Canal RSS

David Fonseca: El circo luso.

Publicado en
001

“Un pequeño detalle puede convertirse en una gran canción”.

David Fonseca (Leiria, Portugal, 1974) es un ídolo en Portugal y más después de haber formado parte de Silence 4. Pero su carrera en solitario ha sido, sin duda, la culpable de tener un éxito más allá de las bandas colectivas. El luso habló con Carlos H. Vázquez en Madrid, cuando la primavera florecía, para hablar de “Seasons: Rising” (Universal, 2012). Pero ambos conversadores sabían que la segunda cita era segura al conocerse la segunda parte del proyecto: “Seasons: Falling” (Universal, 2012). Pero eso sería en otoño e invierno, cuando el naranja se empieza a confundir con el blanco.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ.

Publicada en Cambio 16

“Seasons” es en sí un todo. O sea, se compone de dos partes: “Rising” y “Falling”.
Así es. Cuando empecé a componer el disco y los temas, vi que había demasiadas canciones, ¡muchísimas! Por eso mismo decidí separarlo.

¿Pero se grabaron todas a la vez?
No. Al ver que tenía tantos temas, preferí grabar unos para sacar “Rising” y dejar los otros para el futuro, siguiendo una especie de time-line entre uno y otro.

Los títulos… ¿tienen que ver con los estados de ánimo?
Sí, por supuesto. Cuando grabas un disco por primera vez, de alguna manera, te entusiasmas y emocionas mucho más. Así me pasó con mi primer disco, por lo que “Rising” muestra una cierta ansiedad y ganas por sacar algo nuevo. Por otro lado, grabé las canciones entre la primavera y el verano mientras estaba de gira. Igual es también por eso por lo que te pueden dar esa sensación.

Se grabó en gira, pero me pregunto si también se compuso en ese tiempo.
Lo compuse en casa de manera tranquila.

Entonces imagino que “Falling” será distinto.
Es mucho más relajado e introspectivo que “Rising”, desde luego. Mientras que uno de los discos está visto desde el lado feliz de la vida, el otro tiene ese punto más interiorizado.

002Ya que estamos hablando de interiorizar… En el libreto vienen las fechas en las que se compusieron las canciones, pero es curioso que ninguna se compusiera en tu cumpleaños, que es el 14 de Junio. ‘Heavy heart’ es del 8 de Junio y ‘Armageddon’ del 26 de Junio.
(Risas) Muy buena pregunta. Es cierto que no grabé nada el día de mi cumpleaños, pero la verdad es que no elijo cuándo voy a grabar una canción. Ojalá pudiera hacerlo. Igual estoy mucho tiempo con ideas y lo mismo estoy otro sin que me vengan ideas a la cabeza. Es posible que el hecho de no haber grabado nada en mi cumpleaños sea algo casual, pero también es casual que me venga la inspiración ya que siempre estoy abierto a ella. Y bueno, en mi cumpleaños estoy reunido con mis amigos de fiesta o tomando algo, así que no es el momento más adecuado para grabar.

¿Conoces “Alta fidelidad” o “31 Canciones” de Nick Hornby?
¡Claro!

Es que encuentro cierta relación con “Seasons”…
Puede ser ya que hay similitudes entre el personaje del libro (y de la película) conmigo. Me identifico muchísimo con el personaje de Rob Gordon, con su entorno, la música que forma parte de su vida y el significado que tiene para él, las letras, las canciones… Cualquier músico que ame la música se debería de sentir identificado con lo que sucede en esa historia. Y siéndote sincero, paso más tiempo escuchando música que haciéndola.

¿Tiene eso que ver con que ‘What life is for’ sea tan diferente a sus hermanas?
Bueno, la elección de ‘What life is for’ como single es debido a que hacía muchísimo tiempo que no componía un disco entero. Normalmente grababa y elegía el single para después terminar el disco. En este caso no ha sido así. Probablemente la elección del single ha sido más difícil que en anteriores ocasiones. Hubo muchas opiniones a la hora de hacer la selección aunque al final la elección corrió de mi cuenta. Suena tan diferente…

¿Querías que te vieran de otra manera?
Totalmente, sobre todo en Portugal. Buscaba diferenciarme de alguna manera, incluso no quería ser esclavo de mi imagen. La intención era hacer algo que sorprendiera. ‘What life is for’ es también el primer tema que hago en los conciertos y, sorprendentemente ha tenido mucho éxito. Eso demuestra que no siempre tienes que hacer algo esperado por todos, sino que lo conveniente es sorprender con algo que no conocen de ti. Se puede ser innovador y tener éxito.

‘Under the willow’ es, por su parte, la canción que abre “Rising”. De hecho, es el segundo single. Una primera canción en un LP debería ser también rompedora.
Fue una casualidad porque, como bien has dicho antes con las fechas, ‘Under the willow’ fue la primera canción que hice. Pero ciertamente, cuando hago canciones nunca pienso en si van a ser singles potenciales o no. Además, creo que son dos cosas totalmente diferentes; primero hay que hacerlo y luego tomar las decisiones comerciales. También te diré que es una canción más alegre y convencional, con mucha facilidad para quedarse en la memoria de la gente. Realmente quería empezar el disco de una manera positiva ya que suelo ser más pesimista y melancólico… a nivel musical, claro.

Algunas canciones son animadas, ¿pero es posible que exista algún incidente en esas vivencias? ‘Armageddon’ parece indicarlo, aunque ‘Every time we kiss’ lo señala mejor. La situaría mejor en “Falling”.
Tienes razón, pero no sé muy bien por qué hay canciones que no me terminaron de gustar para el disco. Es una balada que no termina de serlo, ¿sabes? Empieza de manera lenta pero luego toma otra dirección que encaja mejor en la línea musical del álbum. Me encanta jugar con ese tipo de cosas y con el universo que recrean. Reconozco que ‘Every time we kiss’ puede ser triste y depresiva.

¿Hay guitarras de 12 cuerdas o alguna Rickenbacker en esa canción? Tiene un sonido muy de los 80, muy Simple Minds…
Efectivamente, hay guitarras de 12 cuerdas, aunque no soy yo el que las toca, sino mi guitarrista, el cual tuvo la idea de tocarlas para llevar el sonido de la canción a otra década. Una idea que me entusiasmó, por cierto.

¿Quedaron versiones alternativas de todas las canciones?
Te pondré el ejemplo de la última canción, ‘I would have gone and loved you anyway’. Es una canción con muchas guitarras, pero al compuse al piano. Cada tema empieza de la nada y yo trabajo solo. Entonces, si yo tuviera una banda a mi alrededor es posible que hubiera otro tipo de sonido desde el primer momento. Pero como te digo, todo empieza conmigo en solitario al piano o a la guitarra. Desde ahí tengo que dirigir la canción, pero es algo que muchas veces resulta complicado de hacer. Suelo tenerlo claro, en ese sentido, así que las canciones evolucionan mucho desde que empiezan hasta que quedan en el disco.

¿Hay algún tema más?
Sí, el single se hizo con el piano.

Y ‘The beating of the drums’ termina con caos, como el ‘A day in the life’ de The Beatles.
La referencia a The Beatles es acertada aunque no pensé en esa canción exactamente. Diría que tiene un ritmo muy del estilo de Paul McCartney. Es una canción también muy distinta a las del resto del disco. Normalmente el piano está en un segundo lugar, pero esta vez pasa a un primer plano para permanecer constante. Ha evolucionado mucho hasta su final, sobre todo en la parte más extraña, esa que dices, y me encanta que las canciones convencionales tengan siempre algún defecto que sorprenda. Imaginé la canción en el directo y cómo podría sorprender para que la gente estuviera en otra dimensión.

¿‘Go dance all night’ es una canción para olvidar, como hace el alcohol?
(Risas) No, todo lo contrario. Si escribo canciones es para recordar. Tengo una memoria terrible y acabo olvidando cosas muy importantes, así que al hacer las canciones memorizo mucho mejor las cosas. Las canciones me sirven constantemente para hacer de los recuerdos algo más vívidos.

Eso me lleva a pensar que tus discos se nutren de la memoria selectiva.
(Risas) En cierto modo todos somos selectivos en la vida. Yo hablo de las cosas de manera muy personal, que es lo que tengo que hacer. Así veo mejor todo y lo selecciono para centrarme muchísimo mejor en lo que hago. Creo que es importante ser conciso y ser detallista: los detalles lo son todos y un pequeño detalle puede convertirse en una gran canción. En mis letras no hablo de cosas muy grandes porque en realidad no hace falta hablar tanto de ellas, sino que lo importante de verdad está en las cosas pequeñas. Ya sabes, esas cositas que pasan de largo cada día… y que no contemplamos.

003Si “Rising” muestra la avidez por hacer nuevas canciones, ¿“Falling” muestra la pesadumbre al poner fin a las canciones?
Supongo que la emoción de hacer canciones es siempre la misma a través de todo el proyecto. Las razones que me llevaron a cada álbum eran diferentes y tal vez por eso son tan diferentes de muchas maneras. “Rising” es un aventura, iniciarse en la vida, como empezar algo por primera vez, la emoción de todo. “Falling”, en cambio y como te decía, es mucho más acerca de mirar hacia adentro y la búsqueda de respuestas; echar un vistazo a lo que ha fallado.

¿Has vuelto a grabar en la gira? “Falling” fue grabado en gira, aunque las canciones fueron compuestas en tu casa.
Sí, fue muy difícil, pero lo logré. En las demos, la mayoría de las canciones estaban muy cerca de lo que iban a sonar al final, así que no fue un complicado llegar allí.

Antes lo has dicho, pero quiero remarcarlo y profundizar. ¿Un pequeño detalle puede convertirse en una gran canción?
Por supuesto. Realmente creo que los pequeños detalles y sucesos de menor importancia son grandes potenciadores para escribir y lograr un buen sonido, sobre todo porque permanecen más escondidos y silenciosos en el tiempo. Hacer una canción sobre las cosas simples de la vida puede ser una tarea enorme, pero realmente creo que la verdadera belleza siempre se encuentra en los pequeños detalles.

‘Armageddon’ y ‘Every time we kiss’ (“Rising”) encajan mejor en “Falling”, pero ‘Queen of the golden sounds’ y ‘It means I love you’ suenan muy felices. ¿Son esas dos canciones un puente entre “Rising” y “Falling”?
Nunca lo vi de esa manera. Quiero decir, los álbumes fueron escritos en secuencia, como un diario, así que nunca sabía realmente lo que vendría después. Las canciones terminan yendo de un lugar a otro en cuestión de segundos, de acuerdo con mis estados de ánimo y los pequeños dramas y alegrías de mi vida cotidiana.

Por cierto, grandiosas voces femeninas las de ‘Monday, Tuesday, Wednesday…’ y ‘It shall pass’. Creo que le dan un toque melancólico al álbum.
Sí, creo que Mallu Magalhães y Sobral Luisa son dos compositoras y cantantes increíbles. Es un honor tenerlas en este disco. Dan voz a la contraparte de estas historias, algo que realmente me gusta hacer en mis canciones.

¿Crees que este LP es demasiado pesimista?
No, en absoluto. Creo que tiene algunos altibajos, pero yo no lo consideraría sombrío. Creo que hay mucho de nostalgia en “Falling” y un montón de emoción en “Rising”. Hay algo de equilibrio en todo ello.

Pero creo que ‘I’ll see you in my dreams’ es perfecta. Refleja perfectamente el otoño, el color de las hojas, el tiempo y… ¿las sensaciones de la música?
Es la última canción del proyecto y también una de las canciones más duras de todo el proyecto puesto que se ocupa de hablar sobre la ausencia y la pérdida. Nunca tuve la intención de hacer que sonara dentro de una temporada específica, pero creo que podría estar influenciada por los fríos días de invierno.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: