Canal RSS

Mägo de Oz: Espadas en alto.

Publicado en
001

“Mägo de Oz somos nosotros, no los que se han ido”.

Unos dicen que las bandas son como matrimonios y otros que son como equipos de fútbol. Pase quien pase… siempre dejará una huella, pero no cambiará el “concepto” de ese compendio. Mägo de Oz vuelven a las andadas con “Hechizos, Pócimas y Brujería” (Warner, 2012) rompiendo absolutamente con todo lo anterior, tanto en sonido como en estructura. José Andrëa salió de la banda y formó Uróboros, pero claro, no entraba en los planes de nadie que tanto Kiskilla (teclados) como Peri (bajo) dejaran también el grupo para unirse al que fuera vocalista de Mägo de Oz. Disputas y dardos verbales aparte, Txus di Fellatio (batería) mantiene el proyecto musical con los restantes componentes a los que se añaden Fernando Mainer al bajo, Javi Díez a los teclados y la parte esencial de todo grupo de Rock, el cantante. El elegido (y seleccionado tras un casting) fue Javier Domínguez “Zeta”, con él defenderán a capa y espada esta nueva patada a la lata del camino con un sonido más alejado del barroquismo al que antes acostumbraban con “Gaia” y sus respectivas partes posteriores. Hay de todo y para todos, Txus lanza piedras en la siguiente entrevista que tuvo también a Mohamed (violines) y al propio Zeta como oradores para hablar sobre el pasado y el presente (básicamente) de Mägo de Oz, sin dejarse en el tintero la sutil influencia de Bürdel King (proyecto de Txus) en esta nueva entrega y las luces y sombras del negocio y prensa especializada.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ.

Publicada en Popular 1 / Nº 470, Diciembre 2012

Temas más cortos, directos… y una producción más seca. Ya que Mägo de Oz cambiaba, ¿buscabais que el sonido lo hiciera también?
Txus: Sí, sí, totalmente. Buscábamos un sonido más en consonancia con lo que queríamos mostrar después de los “Gaia”, que son todo lo contrario; muy de barroquismo y de ver cómo se podía alargar un tema. Queríamos volver a nuestros orígenes. Hay gente que dirá que siempre digo lo mismo, ya lo sé, pero es que a veces lo consigues y otras veces no lo consigues. Luego está también el momento y la forma. Evidentemente, con los “Gaia” (y más con “Gaia III: Atlantia”) no íbamos a hacer un disco que sonara a “Finisterra” porque no iba a tener ningún sentido, entonces ahora era el momento. Además, es un tiempo de renovación porque tenemos un cantante nuevo, un bajista nuevo, un teclista nuevo…así que era el momento. Está todo muy premeditado. Si te das cuenta, no hay una intro en el disco….

No hay intro, de acuerdo, pero ‘A Marcha Das Meigas’ es una canción muy corta que esté en la mitad a modo de división. Al menos esa es la sensación que tengo.
T: No, es una canción instrumental de un minuto y medio, pero no divide el disco. La podíamos haber mezclado, por ejemplo, para que fuera el principio de otro tema, pero es una canción instrumental de gaitas y punto. Está a mitad del disco para que oxigene un poco porque, como te he dicho, todo está premeditado y buscado. Después de cinco canciones cañeras, hay una balada, no queríamos que las dos instrumentales del disco estuvieran muy juntas… pero no, no es para dividir el disco.

Mohamed: Nos apetecía que fuera así. No es un punto de inflexión ni nada por el estilo. La quisimos hacer así y así la compusimos.

Hablas de oxigenar el disco, pero yo te pregunto si esa oxigenación no habría sido mejor para el grupo durante las “vacaciones” que os tomasteis, las cuales debieron ser más largas, bajo mi punto de vista. Igual las cosas habrían sido distintas.
T: Bueno, esa es tu opinión, pero “Hechizos, Pócimas y Brujería” es un discazo para nosotros. O sea, ¿para qué nos vamos a tomar más vacaciones? Esto es como el que dice que nos ha salido un disco mediocre porque no nos hemos tomado más vacaciones.

No lo decía por el disco, sino en general. Igual el grupo habría seguido siendo el mismo, podría haber salido otro “Gaia”…
M: No íbamos a hacer otro “Gaia” ni otro “Finisterra” porque eso ya lo hemos hecho. No. Habríamos hecho lo que hay ahora. ¿Que en lugar de un año podíamos haber estado dos? Pues sí, pero habríamos hecho lo mismo de ahora porque es lo mismo que queríamos hacer.

T: De hecho, hemos estado un año, a nivel discográfico, sacando recopilatorios, aunque no teníamos mucho que ver con eso. Pero desde el último disco de Mägo de Oz han pasado tres años.

Sigue siendo poco. Ese tiempo entra dentro de lo “normal”.
T: Para ti, pero es que yo soy músico y no sé encofrar una pared, por ejemplo. Lo único que sé hacer es música, así que para mí un año es suficiente. Hay bandas que se tiran cuatro años viviendo de las rentas y eso me parece aburrido. Si José hubiera seguido en la banda, es probable que hubiéramos estado más tiempo.

A eso iba…
T: Ya, pero José no está en la banda y nosotros tenemos muchas cosas que mostrar. Ya te digo, si él hubiera seguido… nos habríamos tomado más tiempo porque la banda estaba muy rota, muy cansada… y si hubiera sido bueno para que la gente no se cansara tanto de lo mismo. Pero es que esto no es lo mismo. Entonces, como no es lo mismo, ¿para qué vamos a esperar más si la propuesta musical, el cantante, el bajista y el teclista son nuevos? A ver, ya sé que somos Mägo de Oz y que tampoco es una propuesta muy nueva porque no hemos inventado nada distinto, pero sí que es algo más fresco. Escuchas el disco y te das cuenta de que nos ha sentado bien el descanso. Cuantificar si es mucho o poco… nada. Ten en cuenta que la gira empieza en Marzo y habrá pasado un año y medio desde que nos separamos y dejamos de hacer conciertos. Pero bueno, tampoco nos parece excesivo. Normalmente, los grupos se separan y se toman un descanso para componer porque no hay ideas frescas y lo necesitan, pero es que nosotros no lo necesitamos.

Llegaste a decir que Mägo de Oz se estaba echando la siesta…
T: Sí. Estábamos echándonos la siesta precisamente porque lo necesitábamos. Pero la siesta no es dormir, sino que es un ratito (cuando digo las cosas, las digo por algo), pero el problema que tenía esta banda, que era José, ya no está. Tenemos muchas ganas de salir a la carretera porque el que nos frenaba un poco era él.

Al margen de las declaraciones cruzadas entre vosotros dos, tus declaraciones en Televisa… y demás, el hecho de que una banda tenga a su cantante al 40% tiene que ser muy duro. En este caso son 16 años…
T: Mucho. Es muy duro cuando él no lo sabe… o no lo quiere saber.

M: Era muy complicado porque eran muchos problemas. Él no componía, no ensayaba… sólo daba por culo (Risas). No fue así toda su vida, pero al final era una lacra. ¿Sabes qué pasa? Es lo que dices tú cuando señalas que es el frontman, pero si es un teclista, también daría por culo en el grupo.

Pero ya sería de otra manera, al menos exteriormente hablando.
M: Cierto, a nivel de público sí, pero a nivel del grupo es un problema que genera un mal ambiente dentro. Entonces, al final, ¿qué hemos logrado? Pues que haya muy buen ambiente y muy buena conjunción ya que todo el mundo que está aquí tiene mucha ilusión por seguir en el proyecto.

En ‘H2Oz’ se intuye el problema. Es más, al hablar en plural cuando se dice aquello de “cuando las ratas huyen, el mal olor se va” entiendo que va dirigido ya no sólo a José, sino también a Kiskilla y a Peri. Llamadme retorcido, pero…
T: (Silencio) Vale. Pues ya está. Y aclaro: Kiskilla tendrá en Mägo de Oz su casa siempre que quiera. Entonces, por eliminación… ya sabes a quién va dedicado eso de las ratas.

Por tu lado, Javier [Zeta]… no sé si ser el nuevo cantante de Mägo de Oz te supone estar en un brete, pero posiblemente haya una división entre los fans.
Zeta: Bueno, es encontrarse con una cosa que tenía que ocurrir, ¿no? Al menos eso pienso yo. Después de tanto tiempo… hay gente que identificará al grupo con el cantante, pero ese con el que se identificaban o que les decía las cosas ya no está. Repito: pienso que es una cosa que tenía que ocurrir y se lleva lo mejor que se puede. Espero que día a día se vaya convenciendo más gente de que ahora hay otro cantante que, espero, les guste igual o más. Eso es todo lo que espero de esta división de la que me hablas.

Hombre, es que en España no está acostumbrada la afición a que los grupos de Rock cambien de cantante.
Z: Hombre, si lo pones así, sí. (Risas) Sería un poco eso. Pero para mí, a nivel personal, es realmente un reto llegar a tener esa aceptación que tuvo en su momento el anterior cantante. Y bueno, ya te digo; solamente es eso, pues hay que seguir tirando para adelante y para arriba para estar cada vez más a tope con el grupo y con el proyecto.

¿Tenías un público “fiel” con Al Otro Lado, tu anterior banda? Aunque me consta que sacasteis únicamente dos discos.
Z: Teníamos un público fiel, pero es que eran 100 personas (Risas). Entiéndeme, hacíamos una tirada de 2000 copias y ya está. Evidentemente, no teníamos el nivel que tiene Mägo de Oz, más que nada porque aquello era una cosa más humilde.

Vuelvo al disco porque casi me dejo otra suposición: pensé que el disco iba a ser triple…
T: ¡¿Triple?! ¿¿Por qué??.

Debido a su título. Entiéndase como un disco para “Hechizos”, otro para “Pócimas” y otro para “Brujería”.
T: ¡No estás contento con nada! ¡Qué cabrón! (Risas) Un disco triple hubiera sido lo mismo que hacer un “Gaia”. Si ahora nos desmarcamos con un disco triple, habría sido más de lo mismo.

O no. Si el sonido es distinto…
T: Ya, pero hubiera sido muy barroco todo. Los “Gaia” eran discos dobles, así que hacer un disco triple a estas alturas… nos parecía demasiado y repetitivo. Ahora nos apetecía hacer un disco más rockero, que son discos de 8, 9, 10 u 11 canciones. En ese sentido somos muy ochenteros.

En este caso son 13. Un buen número.
T: Sí, está hecho aposta porque había un tema que no sabíamos si meterlo o no, y decidimos meterlo porque era el número 13. Y lo del disco triple… pues algún día lo haremos. Seguro. Pero este no era el momento de ir de chulos y de vacilones.

Más reto para Zeta si llega a ser un disco triple.
Z: (Risas) Y más tiempo en el estudio.

T: Para eso sí que habríamos necesitado esos dos añitos, porque hace 40 canciones buenas es complicado.

Antes de que se nos vaya el tema… ‘Sácale Brillo A Una Pena’ me suena muy ochentava, por cierto, gracias a los teclados.
T: Totalmente correcto. Es muy Journey, muy Sangre Azul también, por qué no decirlo… Nunca habíamos hecho un tema tan descaradamente AOR, siempre ha habido temas en Mägo en los que nos hemos acercado más al Hard Rock. Nos gusta un poco todo; desde el Power Metal al Hard Rock o al Heavy. Pero es verdad que nunca antes habíamos hecho algo tan evidente o tan Toto. Es una canción con la que estamos muy contentos, pero también es una vacilada porque no es el sello característico de Mägo de Oz. Pero nos gusta mucho.

¿Influyó en ese sonido el hecho de que estuvieras en Bürdel King? Diría que “Quiero Morirme En Ti” es muy Bürdel King.
T: La balada, ¿no? Pues puede ser. Bürdel King ha influido un poco en la producción, sobre todo, porque es una producción muy seca. Las guitarras están muy en primer plano, mientras que en los “Gaia” las guitarras no estaban tan presentes porque convivían con mogollón de teclados, coros, orquestas… Era otro concepto. Por otro lado, sí que tuvimos un poco de ayuda a nivel ideológico.

¿Y los temas de Bürdel King no eran descartes o experimentos de los “Gaia”?
T: No. Jamás. Los descartes de los “Gaia” fueron para “Gaia: Epílogo”. Jamás podría cantar ese tipo de canciones. ¡Ni se me ocurriría!.

Jodido sería tener que cambiar el concepto de una producción a otra…
T: Y es que en ‘Gaia’ no se compusieron temas de Rock and Roll tan evidentes. Los temas de Bürdel King están pensados y hechos en los cinco meses antes de entrar a grabar ‘¡Ladran, Luego Cabalgamos!’. Está todo muy medido para que yo pudiera llegar a esos tonos porque no soy un cantante de Heavy Metal, soy un cantante de Rock and Roll molesto. Bueno, un cantante de Rock and Roll. Y molesto. (Risas)

Otra cosa que nos atañe respecto a los cantantes es que Zeta viene de la escuela de canto de Leo Jiménez. Pero es curioso, Andy Martínez, el cantante que ha ocupado el puesto de Leo en su propia banda (037), también pertenecía a su escuela, al igual que Tete Novoa en Saratoga.
T: Hombre, todos los grandes cantantes, al igual que todos los grandes grupos que consiguen crear una moda o una forma de actuar o de cantar, siempre tienen sus alumnos aventajados (y otros que no). La diferencia del cantante de 037 es que es un clon, personalidad cero. Y todavía le queda mucho que aprender. Zeta tiene mucho de Leo, tiene un poco de José, tiene algo de Tony Sölo de Sangre Azul… Zeta tiene muchísimos matices y es muy rico, por eso está en este grupo. A nosotros no nos vale un cantante todo de manera similar. Como antes has señalado, ‘Sácale Brillo A Una Pena’ no tiene nada que ver con ‘H2Oz’, así que es ahí donde yo creo que Zeta lo ha pasado peor debido a que en cada canción tenía que romper la voz en un momento distinto, y eso es complicado para un cantante.

Pero divertido, ¿no?
Z: Pero divertido, claro. Así también demuestras que eso que pensabas que era muy difícil se puede hacer. Todo lo que se ha podido demostrar está en el disco. En cuanto a voz te hablo.

Efectivamente, en cuanto a voz. ¿Y en general? ¿También se quería demostrar algo?
T: Sí, que Mägo de Oz somos nosotros, no los que se han ido. Es algo que teníamos clarísimo. A ver, hay que discernir: si eres fan de Mägo de Oz te gustará Zeta o el Pato Donald o quien sea. Más o menos. Si eres fan de José Andrëa… coge el disco de Mägo de Oz y lo tiras a la jodida basura para no escucharlo más ya que no te va a gustar y porque no eres fan de Mägo, sino de José. Si eres fan de Eto’o, pues coges tu camiseta del Barça y la tiras. Pero si eres del Barça… vendrá Eto’o o vendrá Messi y seguirás siendo del Barça. Los equipos son como los grupos. En el Madrid se irán Cristiano Ronaldo y Mourinho, y el Madrid seguirá ganando copas de Europa. Pues Mägo de Oz es lo mismo, con José o sin José, con Txus o sin Txus. Mägo de Oz somos una marca que nos ha costado muchísimo trabajo y una forma de entender la música. Y evidentemente, cada cambio es acusado, pero por eso no deja de ser una marca clara. Eso es lo que queríamos que la gente tuviera claro.

Aventuro que serán tiempos duros, no obstante.
T: ¿Lo vaticinas?.

Sí.
T: Pues yo no lo creo.

M: Yo tampoco lo creo. ¿Pero te refieres a la música y con nosotros?.

Sí, me refiero a vosotros con vuestra música.
M: ¿Por qué? Al contrario. Creo que vamos a ir a mejor. Cuando expresas algo de corazón y te dejas los huevos en ello, la gente lo nota. Igual que cuando nos criticaban cuando decían que estábamos un poco acomodados, que sólo hacíamos canciones-single que no eran largas, que a José se le olvidaban las letras… Pues al igual que criticaban todo eso, ahora van a alabar que tengamos una actitud de comernos el mundo y para acrecerles todo el apoyo que nos dan. Y eso lo van a tener que notar porque nosotros vamos a expresarnos así.

T: De todas formas, los tiempos duros en Mägo de Oz han tenido tocapelotas como tú que siempre decían que después de “La Leyenda De La Mancha” o de “Finisterra” nos íbamos a ir a la mierda.

Cuidado, que yo no estoy hablando de que os vayáis a la mierda, ¿eh?
T: Bueno, estás hablando de tiempos duros y me da igual. Mägo de Oz es como el teatro: siempre está en crisis. Somos una banda con 15 discos, ahora tenemos una gira con 56 conciertos en Latinoamérica… ¿Van a ser tiempos duros? Probablemente sean duros al nivel de que tenemos que demostrar cosas.

¡Coño, eso es lo que yo decía!
T: Pero es que eso es bonito. Para mí, la música regalada no se llama Rock, se llama Pop. Una compañía pone a un artista… ¡y hala, a los programas de televisión! El Rock siempre tiene que ser duro, musicalmente hablando y a nivel de actitud. Pero es que a nosotros los retos nos ponen y nos gustan. Como tenemos un buen disco y un buen cantante, estamos confiados y no tenemos miedo. Es que somos un poco chulos en ese sentido de callar bocas, ¿sabes? Como diciendo: ‘ahora nos vais a comer la polla’.

Pero eso es culpa de la prensa especializada en el Heavy, que son como el Marca o La Razón. Un día te ponen arriba… y otro día te ponen abajo. Es más, os dieron palos cuando se anunció el tema del casting para buscar cantante.
T: Sí, ahí estoy totalmente de acuerdo contigo. La verdad es que los que nos criticaron tienen parte de razón porque la otra opción eran las palomas mensajeras… y la verdad, eso nos dio pereza (Risas). Es que es una gilipollez muy grande que la gente nos critique por hacer en internet un casting en el siglo XXI. ¿¿Cómo cojones busco un cantante?? ¡Tendré que hacer un casting! Otra cosa es que hubiera un casting televisado en una cadena…

No eres Ozzy Osbourne como para permitirte el lujo de montar un reality…
T: Claro. Pero cuidado, que lo hace Gene Simmons y no pasa nada. Ahora, si lo hacemos nosotros… las hostias que nos caen pueden ser tremendas. Pero a mí no me importaba, te lo digo sinceramente.

Aquí está el ejemplo, que es Zeta.
T: Eso es. Pero que nos critiquen por montar un casting son ganas de tocar los cojones. [Txus adquiere un tono sarcástico] Me voy a coger el coche y voy a ver locales de ensayo para buscar cantante. Son chorradas, pero bueno, la prensa, los fans… el aburrimiento hace muchas cosas.

Pero los fans empezaron a hacer elucubraciones después de aquella entrevista con Mariskal Romero en el que se insinuaba que Leo iba a ser el cantante. Aún con eso, la prensa sería más peligrosa que los fans por el hecho de ser una especie de altavoz.
T: Pero depende del tipo de prensa, porque no es lo mismo La Heavy que la Kerrang! o The Metal Circus. No es lo mismo. A La Heavy le gusta el ‘rollo corazón’ muchísimo porque a Mariskal Romero le mola eso mucho eso. Y yo lo entiendo y entro en su juego, pero Mariskal es muy amarillista y todos sabemos cómo es. ¡Estamos hablando de una revista que en sus votaciones del año te ponen ‘al mejor vestido’! Por dios, ¿de qué estamos hablando? ¿Y por qué no hablan del mejor single? Que lo ponen, pero es una connotación que va intrínseca a esa marca que es La Heavy (antes Heavy & Rock) de Mariskal Romero. Pero aún así, lo respeto y entro en su juego porque yo doy ese juego. Pero vamos, que no toda la prensa es igual. Está la que se preocupa de lo musical y otra que se ocupa de lo musical y de lo que hay alrededor de lo musical. Y ojo, las dos son igual de buenas y de importantes… siempre y cuando tú entres en el juego. O sea, no me puedo quejar de Mariskal porque entro en su juego, pero nadie te obliga a salir en esas revistas. Sí es verdad que el artista tiene el poder de decidir en cuál quiere salir y en cuál no quiere salir, pero Mägo de Oz no tenemos ningún problema porque entramos al trapo, para desgracia de nuestra compañía.

Dudo que os echen… y menos después de ganar el pleito contra Locomotive Music, vuestra anterior discográfica.
T: Sí, por eso están acojonados. (Risas)

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: