Canal RSS

Sethler: Cartas desde la trinchera.

Publicado en
001

“Siempre se mezclan tus personalidades en un tipo tan bipolar como yo”.

¿Quién sería Sethler Daniels y quién Hugo Martín Cuervo? Ambos son la misma persona, pero como en toda relación, mantienen las distancias y pueden comportarse de manera distinta según los acontecimientos. Hugo es un cineasta que resultó ser el director más joven nominado a los Goya. Por su lado, Sethler es un músico bipolar que acaba de grabar “Batalla” (EMI, 2012), el primer disco de una trilogía que continuará con “Negociación” y “Tregua”… desde el exilio o en las trincheras.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ.
FOTO: NICOLE SAN MARTÍN.

Bueno, caballero, hábleme usted de cómo un joven cineasta decide que la música puede dar sentido a su vida, a su dinero y a su tiempo.
Pues lo cierto es que desde pequeño pienso que ambas cosas pueden dar sentido a mi vida. Quizá para la gente sea raro que cambie de rumbo justo después de haberme ido bien con los cortos, pero lo cierto es que llevaba 6 y mi intención era saltar al largometraje. Asomé la cabeza y me di cuenta de que eso, en los tiempos que corren, es muy difícil. Entre tanto compuse muchas canciones y decidí inventarme a este personaje llamado Sethler para “salir a Internet” a mostrarlas.

¿Fue antes el huevo o la gallina? Vaya, que si vino antes la música o el cine. Me consta que esta faceta musical no es nueva pues ya formaste parte de Ciudad Dormitorio.
Recuerdo más la sensación de estar viendo “La guerra de las galaxias” con 6 años y decir: ‘quiero hacer algo así’, pero al poco me apunté a piano y comprendí que aunque son doctrinas diferentes, para mí todo forma parte de contar algo, de sacar lo que llevo y de intentar provocar alguna emoción. Quizás la clave sea que mi padre hace música para cine y ahí confluye todo.

Pero vayamos al pan, pues “Batalla” es el primer disco de una trilogía. ¿Cómo puede hacer uno un disco con la idea presuntuosa de completar ese trabajo de trilogía con dos LPs más?
Es un plan, una forma de pensar en un proyecto que va revestido de muchas cosas más allá de las canciones. Aunque estas sean lo más importante para mí, siento que hoy en día no basta con ofrecer eso. Así que el personaje, la trilogía, los videos… todo va encaminado a un épico final aún por revelar.

¿Y si te cansas o te da pereza hacer los siguientes? También cabría preguntarse si las canciones de “Negociación” y “Tregua” están ya compuestas o a medio hacer… Es más, creo que tuviste una muy buena época entre 2009 y 2011 que dio fruto a unas 30 canciones.
Imposible. Lo primero porque no me puedo cansar de hacer canciones y de acabar discos. Queda casi un año y ya le doy vueltas a como grabaré “Negociación” y dónde. Y lo segundo por las canciones que están medio compuestas y maquetadas. Ambos discos están aun muy abiertos a las cosas que van naciendo, pero ya hay esbozos.

El disco se grabó en 2010, pero supongo que ahora no ves las canciones con los mismos ojos que antes. Diría que ahora prefieres que suenen más eléctricas…
Sí, he ido evolucionando hasta ir buscando un sonido más contundente. Empecé yo solo con mi acústica y cuando se sumó la banda sentí que debíamos subir el nivel de intensidad. Ya empiezo a hacer acústicos colgándome una eléctrica y hacía allí vamos, aunque esto cambia de la noche a la mañana.

La temática bélica es más que evidente, tanto en esta trilogía como en las canciones de “Batalla”. De hecho, en el libreto reza lo siguiente: “Está empezando la batalla. No aguantamos nada”. Primero voy a preguntarte, ¿por qué dice esa frase que “no aguantamos nada”?
La portada del libreto es de hecho la letra de la introducción ‘Llamada a filas’. ‘Batalla’ es la canción que más establece el paralelismo entre una guerra y una discusión de pareja. Y en mi experiencia he sentido siempre que las discusiones (y las guerras) estallan por un montón de mierda acumulada que se va concentrando y envenenando. Así que el día en el que las tropas marchan es el día en el que dejaste de aguantar.

Y lo segundo es evidente, pues las canciones pueden parecer que hablen de una temática militar. No obstante, no es así debido a que se hace un símil entre relaciones y guerras. ‘Míranos’ puede ser la más representativa, ¿no?
‘Míranos’ es quizás más nostálgica, menos guerrera. Hay momentos en la guerra en los que te miras atrás y te preguntas cómo demonios llegamos hasta aquí si un día estábamos sentados a la misma mesa riéndonos de cualquier tontería. ‘Míranos’ es ese mirar atrás.

Pero no todo son guerras ni rupturas. ‘No te vayas’ es una bonita canción dedicada a tu abuela, ¿verdad?
Sí. Con ese tema sucede algo curioso. Yo quería descaradamente hacer un tema moñas, en el que se notase que la letra era simple, rimando infinitivos, y diciendo más bien poco. Quería que fuese una especie de carta de un niño a su abuela. Y todo es porque amo a mi abuela como a nadie en este mundo. Ella es luz y es vitalidad. He aprendido todo de ella, o eso quiero, aprenderlo todo. Lo que hicimos luego mientras grabábamos fue ensuciar ese tema moñas con 6 o 7 guitarras haciendo ruido y una batería repartiendo golpes. Somos un poco turroneros.

O una canción “sobre morirnos” en ‘Aunque’. Vaya, que además de bélico-romántico también te pones algo sombrío.
Siempre he sido bastante sombrío, sí. 3 de mis cortos (que forman también una trilogía, voy dejando círculos) hablan de algún modo sobre la muerte. Y esta canción nace de la muerte repentina de un familiar cercano paralelamente a la muerte de Antonio Vega. Intenté conjugar ese tipo de arpegios que Antonio hacía con el sentimiento de afrontar la perdida y quedó este ‘Aunque’, uno de mis temas favoritos.

Y bajo mi punto de vista hay mucho de “norteño” también. Es evidente sabiendo tus raíces y tu residencia (Gijón), pero ‘Dueña del otoño’ y ‘Non para de llover’ son dos canciones que te obligan a sacar el paraguas aunque afuera haga sol.
Bueno, ahora he tenido que abandonar la tierrina por Madrid, que es una ciudad que también me gusta, pero la morriña es constante. Quizás por eso es ‘Non para de llover’ la única canción que sigo escuchando (ya sabes que después de publicar no nos solemos escuchar a nosotros mismos). Ambas canciones tienen mucho de la naturaleza. Fuera de las grandes ciudades creo que se cultiva mucho el amor por la tierra y lo que te da, y en Asturias especialmente. Gijón es para mí la ciudad en la que siempre es otoño y esa melancolía me encanta y me invade.

De todas formas, el disco se abre con ‘Llamada a filas’ y ‘Batalla’, mientras que se cierra con ‘Conteo de bajas’. No dejas de lado ese sentimiento, vaya.
Es un poco el esqueleto del disco, como la negociación será el leitmotiv del segundo. En medio hay más cosas, pero siempre con la melancolía que da la guerra, o la nostalgia de estar en las trincheras.

No sé cómo habrán sido tus relaciones (¡miedo me dan!) pero si lo que encontramos dentro de “Batalla” puede aplicarse a la autobiografía, ¿podemos decir que el amor es para ti un tiempo de guerra y la ruptura una búsqueda de trincheras?
En realidad mis relaciones han sido normales. El problema es que no sé componer feliz. No me sale. No sé cómo diablos lo hacen los que llenan estadios y tiran fuegos artificiales pero yo no soy capaz. ¡Y mira que lo intento! Así que las canciones son como cuando a tu madre le cuentas sólo lo malo de tu pareja y ella acaba odiándola. Pero las relaciones tienen muchas cosas buenas y yo he llegado a ser feliz en ellas, ¡En serio!

Luego, sobre el soporte del libreto, aparece otra frase: “Ha empezado la batalla… y no nos dimos cuenta”. ¿Cuán ignorante puede ser el ser humano para no darse cuenta del detonante de una batalla?
Sí, es también parte de la letra de ‘Llamada a filas’. Es un juego que hago con ese coleccionista (o periodista) que tiene el disco entre las manos. Me gustan ese tipo de juegos. ¡Pero uno puede ignorar, y mucho, que se ha metido en una guerra! Ahora por ejemplo estamos inmersos en una guerra. Hay dos bandos, lo que pasa es que las guerras ya no se hacen con armas. Yo la hago con canciones, y hay unos deliciosos bandidos que la hacen con dinero, y más concretamente, con deuda. Esto es la guerra y no nos hemos dado cuenta.

Un disco conceptual, lógicamente, pero muy cinematográfico, pues en los créditos podemos leer “dirigido por Sethler Daniels y Toni Brunet con guión de Hugo Martín Cuervo”. ¿“Batalla” iba a ser una película antes que un disco?
Bueno, es otro juego para el lector. Siempre se mezclan tus personalidades en un tipo tan bipolar como yo. Tengo cortos que parecen videoclips y canciones que te cuentan un cortometraje. Sigo pensando que ambas cosas forman parte de lo mismo. Y el mundo puede dar gracias de que no me de por pintar porque soy un patán con el pincel, pero quizá…o teatro o vete tú a saber.

‘De miedo y de dolor’ está escrita por Toni Brunet, pero cantas con Boza en ‘Acaba tú mis frases’. Amén de toda la banda que toca en el álbum… ¿tú te tomas la búsqueda de músicos como un reclutamiento para dirigirlos o cada “soldado” pone en prácticas su propias tácticas independientemente de lo que tú decidas?
Pues me hace mucha gracia que el eje central de mi banda, Jorge García, me llame siempre Comandante, o General o según le da. Pero me escribe mensajes del tipo “tus soldados están listos”. Me gusta dejar libertad a los músicos de la banda porque para eso elegí a los más creativos que he conocido en mi vida. Son incontenibles y es maravilloso. Jamás haremos dos conciertos iguales. Y no puede ser de otra forma. Ellos son genios y yo sólo un tío con suerte.

También me resulta curioso que utilices el pseudónimo de Sethler Daniels como personaje del disco (y en la dirección) pero tu nombre real aparece como guionista. O sea, tu “yo” escocés frente a tu otro “yo”. ¿No es así?
Sí. Aunque el trasfondo de eso es un poco más triste. Legalmente debo firmar las canciones como una persona real. Pero Sethler es el músico y Hugo el director. Y se tratan lo justo.

Por otro lado, le pones música a la obra teatral titulada “Roma”. Pues parece que el momento prolífico continúa…
En realidad son las canciones de “Batalla”. Un amigo de la infancia escribió una historia sobre la ruptura de una pareja (la suya) y se dio cuenta de que había estado escuchando mi disco durante todo el proceso. Nos juntamos y todo encajo a la perfección dada la temática de mis canciones. Es “Batalla” (bueno, cuatro canciones) llevada al teatro.

Roma… ciudad que también invita a pensar en batallas, amigo mío. ¡Al final todo va a estar hilado!
Pues muy seguramente. Es la forma de los círculos sin fin, que decía Antonio Vega.

No te pregunto por el “melancopop” porque me parece etiquetar de manera-coñazo un trabajo, pero sí que me gustaría saber cómo sería tu estilo de vida, si melancólico o Pop. Que igual también puede ser una manera-coñazo de etiquetar una vida, no digo yo que no.
Pues mira, muy seguramente igual que mi música. Soy un tipo pop si esto lo entendemos por feliz. Me gustan muchos los ratos con mis amigos y soy muy de divertirse. Pero a la vez cuando estoy solo me invade una melancolía tremenda, mezclada con soledad y un montón de cosas más que me sumen en otro tipo de oscuridad. Así que me paso la vida saltando de un estado a otro llevando al máximo mi elasticidad emocional. A lo mejor, un día de estos eso me pasa factura. Pero hasta entonces, me encanta mi vida.

Por cierto, normalmente, en las entrevistas, sueles ser a veces Sethler Daniels y otras sueles ser Hugo Martín Cuervo. Como soy un tipo curioso, ¿con quién he tenido el gusto de hablar?
Pues mayormente con Sethler, que es quién nos ocupa. A veces, si se habla de cine, él no tiene ni idea y sale Hugo como si fuera Gollum. Pero ahora y por un tiempo, seré más Sethler.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: