Canal RSS

Lambchop: A media noche.

Publicado en
001

“Necesitaba tomarme un tiempo para saber cómo continuar”.

Son las tantas de la madrugada, y aunque todavía era verano, la noche había bajado algunos grados. No así el whisky que presidía la mesa, justo al lado del ordenador portátil por el que se estaba llevando a cabo la comunicación entre el entrevistador (en España) y el entrevistado (desde algún remoto lugar de Estados Unidos). Kurt Wagner, el espíritu de Lambchop, también estaba dispuesto a no dormir pese al cambio horario. De hecho, “Mr. M” (Merge, 2012) hace que la música no pegue ojo por Vic Chesnutt.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ.

Publicada en Popular 1 / Nº 469, Noviembre 2012

Usted ha dicho que “Mr. M” habla sobre el amor que se descubre después de perderlo. Ya sabe, como el niño que ignora el juguete hasta que lo tiene otra persona.
Bueno, no creo que sea eso exactamente lo que pienso en todo lo relacionado a este disco. La idea es que la pérdida no nos hace “perder” (valga la redundancia), sino que nos une más a todos debido a que apreciamos más a las personas que tenemos cerca. Es lo que hace que nuestros seres queridos permanezcan juntos.

Ya, pero también es cierto que no se habla sobre el amor en sí en discos como “Nixon” o “Thriller”.
Hablo de amor todo el tiempo, siempre lo he hecho. Sólo traté de evitar la palabra en sí misma. ¿Sabes? Todo el mundo la utiliza y está sobrevalorada. De ese modo, pensé que si yo trabajaba un poco más, ahondando en ello, daría con otras palabras y maneras de expresar esa idea.

¿Por qué ahora se habla entonces del amor? ¿Tiene que ver con la experiencia y la edad?
He utilizado la palabra aquí, en este disco, porque nunca antes había intentado realmente construir el significado de esa manera. Fue una oportunidad idónea para probarme a mí mismo.

‘Never My Love’ por ejemplo, es más evidente.
Eso es, veo que lo has entendido. Es una forma más directa de llegar a utilizar la palabra y la idea que trato de exponer. E incluso esa canción se refiere al concepto del no-amor.

Entonces habría que diferenciar los conceptos de amor que hay en “Mr. M” respecto a “Is A Woman” aunque tengan cierta relación. ¿Un nuevo concepto para montar una historia?
Es algo que suele ocurrir a veces cuando haces discos, pues tienes que crear material que de alguna forma se relacione entre sí con algunos aspectos importantes de otros trabajos. Pero cuidado, porque tampoco sucede con todos. Aún así, los discos especiales son algunos de esos oasis en donde las cosas encajan entre sí y parecen estar conectadas.

Y eso que usted quería que este disco sonara a banda. Aunque la composición es toda suya.
En realidad, tampoco me importaba si sonaba o no como una banda de verdad. Se trataba de centrarnos en las canciones y de cómo nos sentíamos para hacerlas sonar. Gracias a eso, en directo suenan a banda.

Por cierto, excepcional contribución de Cortney Tidwell como parte de la banda y en el bonito proyecto de KORT.
Cortney ha sido parte de la escena independiente de Nashville desde hace mucho tiempo. Es una cantante increíble y fue un honor trabajar con alguien con tanto talento como ella. Como bien sabes, ella y yo formamos juntos KORT y sacamos “Invariable Heartache”. Desde entonces es parte de la familia.

Supongo que todo esto le alentó para volver a la música.
Tal vez…

¿La muerte del Vic Chesnutt le hizo cuestionar la música como forma de comunicación?
La verdad, Carlos, es que pasé por un momento muy difícil después de la muerte de Vic. Tuve que lidiar con aquella situación y mil cosas que rondaban por mi cabeza. Sin duda te digo que necesitaba tomarme un tiempo para saber cómo continuar. Tenía que encontrar una nueva manera de proceder. Este disco, “Mr. M”, fue mi camino.

Mark Nevers también tuvo algo que ver, ¿no?
Sí. Mark estaba cerca de Vic, así que era algo que ambos tuvieron que comerse.

¿Quién llamó a quién?
Me llamó para grabar de nuevo, pero realmente no hablamos mucho acerca de esos sentimientos hasta que estuvimos a punto de dar por terminado el disco. Él se salió con la suya, yo también.

Si no me equivoco, Mark quería instaurar el sonido de Sinatra en “Mr. M”.
Correcto. Mark tenía la idea de cómo lograr técnicamente ese sonido. Sólo hacía falta tener las canciones adecuadas.

¿Cuál diría que es la canción que representa mejor ese sonido? Por ahí están ‘Gone Tomorrow’ y ‘Gar’.
Yo diría que el tema que más se ajusta a ese sonido es ‘If Not I’ll Just Die’.

Es que esa canción tiene unos arreglos de cuerda cojonudos, Kurt. Casi de Jazz.
Es cierto que hay un poco de eso ahí, pero éramos conscientes de que tal vez no somos ‘músicos de Jazz’ como tal, por lo que no íbamos a pretender llevar el sonido por ese camino.

Nada como conocer las propias limitaciones de cada uno, ¿eh?
Exacto.

Claro que, las reuniones entre usted y Nevers tenían que ser tremendas. Así, sin pretensiones.
Nos lo hemos pasamos muy bien haciendo este disco, pero no creo que ninguno de nosotros dos jamás se preocupara de experimentar más o menos o de trabajar en el mejor disco que se pudiera hacer.

Bueno, supongo que su pasión por la pintura ha dado forma (de alguna manera) a la creación.
Es que tengo una pasión enorme por la pintura… Es increíble, de verdad. Y sí, has acertado totalmente, pues de alguna forma, la pintura aparece también en este disco.

Aunque me pregunto si no está cansado… pese a todo lo hablado en esta entrevista.
¿Puedo serte franco?.

Por supuesto.
Mira, Carlos, yo hago lo que puedo, pero me gustaría hacer más, la verdad. Espero hacerlo, de hecho.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: