Canal RSS

Gary Louris (The Jayhawks): Vuelo raso.

Publicado en

“El futuro de la banda es incierto y no está nada claro”.

Ya ha pasado poco más de un año desde que The Jayhawks se reunieran para editar “Mockingbird Time” (Rounder Records, 2011) y salir a la carretera. La promesa de un regreso estable se hacía más interesante según se desarrollaban los acontecimientos. Parecía que todo estaba correcto entre Gary Louris y Mark Olson, pero después de charlas con Louris, las cosas no quedan tan claras, tanto en las relaciones entre ellos dos como con el futuro de la banda.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ.

Publicada en Popular 1 / Nº 469, Noviembre 2012

“Mockingbird Time”, el primer disco en el que vuelves a coincidir con Mark Olson bajo el nombre de The Jayhawks desde “Tomorrow The Green Grass”, ¿se convirtió en un regreso o en una manera de saldar cuentas?
No, no había cuentas que saldar. Simplemente me apetecía tocar y hacer música con la gente que quiero. Todavía estamos esperando el regreso de ciertas sensaciones, pero otras han vuelto, tal y como esperábamos. Además, parte del encanto de esta vuelta radicó en la espera, ¿no? Pero en fin, esto es arte y no hay nunca una respuesta correcta o incorrecta cuando se trata de colaborar con ello.

¿Qué tal fueron los primeros ensayos y la posterior grabación? Me imagino que sería algo complicado y duro.
Sí, y todavía lo son. Hay una norma no escrita en el negocio de la música que se describe con las siglas G.G.B.B.: Good guys, bad band (buenos chicos, mala banda). Viene a significar que si sus componentes se llevan perfectamente, sería más como un grupo de viajeros que una banda propiamente dicha. Hay una cierta necesidad en provocar algún tipo de tensión para crear música, y en The Jayhawks estamos juntos por el amor y por el respeto.

Habrá que agradecérselo también a vuestros mánagers en España, ¿no?
Definitivamente, tenemos mucho que agradecerle a David Jiménez-Zumalacarregui, Juan Santaner y a Marc Piacanyol por conseguir que la banda volviera a España y por todas las cosas buenas que sucedieron en aquel viaje. Viaje en el que, por cierto, la revista Mondo Sonoro perdió mucho dinero, aunque abrió el mercado a nuestra banda.

Lo cierto es que haber grabado en el mismo local de ensayo (como hacían The Beatles) ha hecho que “Mockingbird Time” sonara bastante compacto.
En cierto modo… sí. Nosotros, al igual que The Beatles, no utilizamos el estudio para grabar lo que traíamos del local, sino que utilizamos el estudio de grabación como si fuera un local de ensayo. Así se concentra todo.

Sin olvidar la producción por tu parte, algo que querías hacer casi por cuestiones personales. ¿La experiencia de haber trabajado con Drakoulias influyó para saber cómo hacer un buen disco?
Totalmente. George me enseñó muchísimas cosas que fueron de vital importancia en el futuro. Al igual que también lo hicieron Brian Paulson, Bob Ezrin y Ethan Jons. Aprendí de los mejores, sin duda alguna.

Tanto Mark como tú habéis grabado en solitario. ¿Crees que es mejor trabajar en equipo o es que las cosas así se ven diferentes?
Bueno, son cosas diferentes. Te diré que hay magia en la combinación de nuestras personalidades y de nuestras voces cuando trabajamos juntos, pero también te diré que hay una pérdida de libertad por parte de los dos, así que es una situación muy complicada. Con el tiempo, eso se ha desarrollado y tanto Mark como yo nos hemos vuelto más independientes como para hacer una colaboración más estable y reflexionar por ello.

Entonces, ¿hay algún tipo de Plan B?
No, hay ningún tipo de Plan B.

Pero la respuesta por parte del público ha sido buena.
Nunca antes hubo una mayor expectación sobre nuestra música por parte del público. Puede que todo haya sido por este nuevo disco, pero también ha influido todo nuestro trabajo anterior.

¿Hablamos de un trabajo que ha sido algo terapéutico?
¿Terapéutico? Yo diría que no. Más bien ha sido una recompensa. Como te decía anteriormente, hay nuevas experiencias que han llegado a la banda, pero claro, eso acarrea más complejidad. Es un poco más difícil que en el pasado, pero no sin sus recompensas.

Pero está claro que no iba a aparecer un disco como “Rainy Day Music” o “Tomorrow The Green Grass”.
No tenemos en cuenta los discos anteriores, si te soy sincero, pero piensa también que esas cosas ya están en nuestro ADN como grupo. Sentimos ciertas cosas como The Jayhawks, pero siempre tratando de buscar una evolución que no se repita. Hechos y no palabras.

Sin duda, los arreglos de cuerda y los pianos han marcado el estilo de este disco (“Hide Your Colours”, por ejemplo). Aunque no sé si Thad Spencer ha tenido su parte de culpa.
Bueno, Thad no ha tenido ‘culpa’. De hecho, sigue siendo un gran seguidor de la banda hasta el día de hoy. Es una persona con mucho éxito dentro de la música comercial que lo único que pretendía era como devolver un favor, así que nos dejó su estudio de manera gratuita para que pudiéramos contar también con los mejores músicos a precios bajos. Hizo todo lo que pudo por ayudar porque sigue siendo un gran seguidor y un buen amigo de la banda.

Eso el sonido, pero es curioso lo que sucede con vuestro trabajo en general, pues no hay término medio: o sois conocidos o tenéis unos seguidores muy fieles. Aunque no creo que necesitéis vender millones de discos para ser reconocidos.
Nos pusieron en la misma categoría que Big Star o The Velvet Underground. Nunca vendieron muchos discos, pero han terminado siendo bandas de culto pese a que no tuvieron un gran éxito en sus comienzos. Algo así sucedería con nosotros, pero nuestro ascenso, aunque lento, es constante con una legión de seguidores muy fieles.

Hace poco pudimos ver fotos de The Jayhawks trabajando con Ed Ackerson en Flowers Studio. Supongo que hay nuevo disco en camino, pero Mark Olson no aparecía en esas imágenes, sino que simultáneamente estaba en Noruega haciéndose fotos con unos centollos.
Ante eso sólo puedo responderte que el futuro de la banda es incierto y que no está nada claro. Todo lo que sabemos es que tuvimos un gran viaje en ese último año y que nuestros ojos están abiertos a nuevas oportunidades y nadie se encontrará las puertas cerradas.

¿Crees que The Jayhawks pueden seguir sin roces o enfrentamientos? Es el mejor momento: o continúan o lo dejan.
Las puertas están abiertas, ya te digo, aunque reconozco que actualmente están más entreabiertas que cerradas. Apreciamos lo que tenemos, si no lo hiciéramos, no alcanzaríamos nunca nuestra propia satisfacción personal.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: