Canal RSS

Dayna Kurtz: Aventuras en la gran ciudad.

Publicado en

“El Jazz es música que puedes poner para cenar y luego para follar”.

Dayna Kurtz ha edificado una bonita discografía sin parangón que va desde la música de raíces americana hasta el Blues, el Rock and Roll y el Jazz hermanado con New Orleans. Su impresionante voz ha conmovido tanto que cada canción tiene la alta probabilidad de ser parte de la banda sonora de cada uno, como ha sucedido con “Secret Canon Vol. 1” (Kismet Records, 2012), el último disco de la misteriosa cantante de New Jersey, quien ha conformado una selecta colección del Jazz más escondido con la intención de ser feliz haciendo lo que hace. Un verdadero trabajo de arqueología, bello y cálido a la vez.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ.
FOTO: MERRI CYR.

Publicada en Popular 1 / Nº 468, Octubre 2012

Así, de primeras; tengo que decirte que estas preciosa con el pelo alisado.
(Risas) ¡Gracias!.

De hecho, entre el nuevo look y los vestidos, me has recordado a… ¡Rayos! ¿Cómo se llamaba el personaje femenino de “Who Framed Roger Rabbit”?
¿Jessica Rabbit?

¡Eso es!
¡Oh, Dios mío!. (Risas)

Bueno, al grano. ¿Crees que el Jazz y el Soul son para los amantes?
Si, son géneros que están hechos para los amantes. Es música que puedes poner para cenar y luego para follar sin tener que cambiar el disco. En realidad, ese era mi objetivo.

Hay dos canciones que destaco especialmente: “If Yesterday Could Only Be Tomorrow” y “Come in Out of the Rain” de Nat King Cole. ¿Sabes?, mi abuelo conoció a mi abuela por una canción llamada “Quizás, quizás, quizás” que Nat King Cole cantaba en español…
¿En serio? ¡Qué bien! Conozco esa canción. He estado buscando canciones en español que me encantan, pero todavía no he hecho nada con ellas…

De hecho, Nat King Cole tiene muchos boleros, canciones que hablan de amor o de sentimientos… ¿Buscas tú el amor en las canciones?
No, yo busco la música, pero la buena música está escrita con amor así que…

Pero “I’ll Close My Eyes” se la dedicas a tu marido, ¿verdad?
Sí…

Y ¿cual es la historia?
¿Te refieres a la historia de la canción o de mí cantando esta canción?

El por qué de la canción cantada por ti.
Ya decía yo. De todas las canciones del disco, esta es probablemente la más famosa aunque no es realmente conocida. Mis músicos son músicos de Jazz y hacen un millón de bolos de Jazz al año, pero puesto que esa canción no es puro Jazz, no conocían el tema. No es para nada una canción estándar, así que por eso quizá sea poco conocida, pero rompí una de mis reglas buscando canciones para un disco porque Dinah Washington la cantaba. Incluso un par más de famosos artistas la han cantado también.

No suelen ser la norma, ¿verdad?
Claro. Habitualmente no tengo consideración por este tipo de canciones, pero es tan bonita… que me recordaba a algo tan hermoso como mi romance, así que encajaba en los parámetros del buen Jazz. No sé, pensé que era preciosa; suelo huir de los clichés, ¿sabes? Tengo que sentir que quien escribe estaba escribiendo algo real, ¿sabes a que me refiero?

¡Claro!
Tienes que sentir que estás verdaderamente enamorado o pensando en ello. Quiero decir que esas canciones te pueden conmover, pues algunas son realmente bonitas.

¿Hablamos de una verdad que uno tenga que creerse para cantar lo que realmente se siente?
No me malinterpretes, pero tengo que tener la sensación de que existe un sentimiento real, y eso que ni siquiera pensé mucho sobre de qué iba a ir la canción hasta que la estaba cantando durante una noche (ya tarde) después de una sesión de seis, siete… ocho temas en una misma grabación. Eran sesiones muy largas, y mientras la estaba cantando, me di cuenta de que la canción trataba de estar lejos de la persona que amas. Ahí fue cuando lo vi… y lo sentí. Resultó verdaderamente gracioso porque se me resquebrajó la voz. Era en plan ‘don’t you know I’ll close my eyes…’ [tararea la canción], pero yo no podía porque es un tono muy alto y estaba tan conmovida que casi me pongo a llorar; se oye perfectamente -hacia el final de la canción- como de rota está mi voz y también cuando me eché a llorar. ¡No podía creerlo! ¡Casi me la cargo! De verdad, casi echo a perder la canción y hacia al final del tema me doy cuenta: ‘Oh, Dios mío. Ya sé de que va’. Se nota perfectamente, puedes sentir como mi voz tiembla al final de la canción.

Ya lo dice la frase: “Women who behave rarely make the history” (las mujeres con raros comportamientos hacen historia)…
Sí, es una magnifica cita. Y creo que me pega. (Risas)

Además, creo que las mujeres que cantan Soul, Jazz o Blues, son mujeres fuertes…
Sí, probablemente.

Me refiero además a que son más fuertes que las rockeras…
Bueno, yo creo que lo que hacen las mujeres… Mira, a menudo, los hombres se dedican al Rock and Roll o a la música porque es la única manera de tener sexo. Es la excusa para tener chicas y ser guay y todas esas cosas… ya sabes. Pero para las mujeres es exactamente lo contrario. Apartamos esas cosas cuando entramos en la música porque es algo muy potente estar encima de un escenario, y eso, para nosotras, tiene el efecto contrario. Pero para los hombres, estar en el escenario y que las mujeres sean la audiencia, es lo normal. En cambio, para una mujer, estar en el escenario… bueno, los hombres pueden pensar ‘está buena’ o ‘me la tiraría’… pero no pueden, no podrían nunca. El poder del dinamismo es incómodo, ¿sabes a que me refiero?

Es una situación incómoda, supongo.
Es que cuando eres mujer y eres música… No sé, podría contar con los dedos de una mano las veces que un hombre me ha entrado después de un concierto en todos mis años de carrera. Mis colegas masculinos pueden ser feos o incluso estúpidos, pero si son guitarristas ya tienen el camino hecho… y no me parece justo (Risas). Los hombres, y con eso no digo todos, pueden llegar a ser brillantes, pero entran en este mundo porque mola. Lo de las mujeres es más una llamada espiritual. Desde luego que para muchos artistas hombres también, pero ya me entiendes, las mujeres tenemos que pelear más para entrar y que se nos tome en serio.

Pues fíjate, lo relaciono un poco con el título de “Don´t Fuck Aroud With Love”, aunque la primera versión se llamaba “Don´t Play Around With Love”. ¿Fue el cambio de la palabra una especie de broma o algo así?
Sí, así aparecía en la original que grabaron. Aunque bueno, no sé muy bien como fue la broma, pero sé que la hicieron en 1953 para los deejays de la radio. La historia es que tiraron la toalla con los bolos y en su lugar hicieron todo lo que pudieron para que el disco sonara, así que cuando salió el tema con el título de ‘Don´t Play Around With Love’ –probablemente- alguien hizo la broma de ‘¡hey! vamos a hacer un single diciendo ‘joder’ en vez de ‘jugar’’. Además tenemos espacio de sobra porqué no lo grabamos como tal’. Pero ellos lo hicieron (Risas). Me imagino a los ingenieros de sonido y a los coleccionistas de música… De hecho, puedes oír a la banda intentando no reírse. Creo que es adorable. Ya sabes, en esa época decir ‘joder’ era escandaloso.

Bueno, “joder” suena más… ¿fuerte?
Sí, se supone que nunca lo dices hasta que lo dices. Yo lo digo todo el rato, y en realidad ‘Don´t Fuck Around With Love’ suena para mí mucho más natural que ‘Don´t Play Around With Love’. Me refiero a que hoy en día, hacerlo así, tenía sentido.

Has hablado de coleccionistas y de músicos… me gustaría hablar de tu amigo Jack Williams.
Bueno, él realmente no es que sea coleccionista, pero es uno de esos músicos que puede tocar absolutamente cualquier cosa que jamás se haya escuchado. Ha pasado por todas las eras del Rock and Roll; tocaba en los 50, en los 60… Es como si tú empiezas a cantar o tararear cualquier canción por antigua que sea, y él recuerda perfectamente cada palabra, cada acorde… Aparte de que es un guitarritas maravilloso, toca verdaderamente genial. Más que un coleccionista, es básicamente una jukebox andante.

Me imagino que tenerle cerca será una garantía. Como tener una enciclopedia siempre a mano.
“Lo recuerda absolutamente todo. Además, ha pasado por muchos estilos; desde el sonido sureño de Carolina del Sur (es un jefe en esa área en concreto), hasta mezclarlo con el Blues, Rock and Roll, Jazz, Country… De hecho, recurren mucho a él como consejero. Es un amigo muy querido y uno de mis primeros mentores. Cuando empecé a girar en América yo sola, él ya llevaba años haciéndolo y me enseñó mucho. Me ayudaba a organizar los shows, me daba pistas y consejos de cómo funcionaba la carretera… Imagínate, simplemente el hecho de ver a alguien que empezó en los 40 y 50, con más de cincuenta años a sus espaldas; que probablemente mucha gente ni ha oído hablar de él y que ha vivido de ir en su furgoneta por todo el país… es algo gratificante. Es todo un personaje.

Sin palabras me hallo. Realmente es una inspiración para ti. Además, he visto en tu perfil de Facebook fotos vuestras haciendo pequeñas actuaciones.
¿Sabias que es observador de pájaros? Siempre lleva consigo sus prismáticos y busca los pájaros y especies más extrañas. Es un coleccionista de pájaros que incluso a veces se organiza las giras de conciertos en función de los calendarios de anidación para así poder encontrar más pájaros. Si la oca de panza amarilla emigra al norte de Michigan en Abril, se asegura de cerrar un concierto en el norte de Michigan en Abril para tener la oportunidad de estudiarla.

¿Y tú?
Yo me organizo en función de la comida, ya sabes; un sitio estupendo de barbacoa aquí o allí… en cambio, Jack lo hace todo en función de los pájaros. Todos tenemos esas cosas que nos mantienen tanto tiempo girando haciendo que valga la pena lo que hacemos, y para él, en el caso de Jack, la motivación son sus pájaros.

Siento desviar el vuelo (nunca mejor dicho) que ha tomado la conversación, pero me consta que “Call Me Darling”, el tema que cantas con Jack, es una canción que tiene que ver con Josh White.
Bueno, en realidad no sé si Josh White la escribió. No creo que lo hiciera en realidad, pero la primera vez que la oí era por la versión de Josh White. Y claro, ha sido una influencia importante para Jack.

Por cierto, hace tiempo se habló de un proyecto llamado “Re-treads And Hand Me Downs”. No te digo nada…
¡Oh, Dios mío! (Risas) Sí, de vez en cuando me acuerdo y me digo: ‘es verdad, nunca sacaste esto’. Probablemente lo sacaré on-line, no sé si me apetece sacarlo en CD porque de hecho es un EP. Rehice buenas canciones, pero no es algo que me vuelva loca, principalmente porque quiero coger las mejores de mis viejas canciones y porque las que me parecieron suficientemente buenas ya las puse en ‘Postcards From Downtown’, así que hay una parte de mí que duda en sacarlas o moverlas de donde están.

¿Pero son buenas?
Bueno, en realidad no son tan buenas. Creo que no fui una buena letrista hasta casi los treinta, ni tampoco había encontrado mi verdadera voz hasta los veintinueve o treinta. Hasta ese momento, simplemente, trataba de ser otra persona y eso no es honesto. De hecho, es un poco embarazoso. Ya sabes, como releer un viejo diario, vuelves a eso y ves la mierda que solía ser…

Recuerdo también las cassettes de “Dayna B. Kurtz” y “Footprints”. Joder, hablamos de los años… ¿1990 y 1995, respectivamente?
Sí, sí… ¡Joder, era muy mala… realmente mala! Tengo como una obligación moral de no enseñar eso al mundo. No creo que a nadie le importe. (Risas)

Bueno, pero ha sido una etapa de tu vida, así que la pregunta de si las canciones de “Secret Canon Vol. 1” formaron parte de la banda sonora de tu vida se presenta en mi cabeza.
Sí, de alguna manera lo son puesto que he estado escarbando e indagando entre viejos temas para encontrar estas canciones. Pero vamos, siempre busco entre viejas canciones. ¡¡¡Tengo montones!!!

Creo que tus discos se mueven entre el Soul, el Jazz y el Rock and Roll, pero en “Beautiful Yesterday” el Jazz y el Soul son más importantes. ¿Se trataba de un disco de transición?
Pues no sé. A veces trato de entender donde está el arte, ¿sabes? Respecto a los discos, me refiero, de uno a otro. Es como los amantes; rompes con tu novia la cual era, no sé… digamos muy dependiente, así que tu próxima novia va a ser todo lo contrario porque… bueno, es como una especie de reacción a algo, así que a veces, creo, que si siento la necesidad de explorar algo es porque lo siento como complementario. Es como que eso es parte de mí y no lo he explorado en mucho tiempo, por eso creo que ‘American Standard’ es de todo menos Jazz. Hice ‘Do I Love You’ mientras preparaba ‘American Standard’.

Ahora entiendo por qué “Do I Love You” abría los últimos conciertos de “American Standard”…
Date cuenta que es la primera canción de ‘Secret Canon Vol. 1’ simplemente porque encontré la canción que verdaderamente quería hacer ¿sabes? Tenía a los chicos en el estudio y mi voz estaba preparada después de haber cantado ‘Lou Lou Knows’. Sonaba realmente trágica después de grabar aquella canción. Verdaderamente, ese era un buen momento para cantarla porque la voz estaba tan embarrada… pero claro, no era un tema para ‘American Standard’. La verdad es que ‘Do I Love You’ fue tan fácil, tan fluida… que fue como una toma después de otra toma, sin necesidad de repetir nada. Simplemente, era como hacer un disco improvisado de Jazz. Después de grabar la canción nos quedamos todos mirándonos y me dijeron: ‘esto ha estado de puta madre, ¿tienes más de estas viejas canciones?’. Ha sido genial. No había escuchado esta jodida canción en mi vida y mira lo que ha salido…

Algo nacido desde la víscera, vaya. ¿Pero eso hizo que “American Standard” cambiara de rumbo?
Hicimos un par más y luego decidimos concentrarnos en ‘American Standard’ después de esa sesión totalmente desenfocada de lo que estábamos haciendo de puro Jazz. Si hubiéramos seguido con aquello, la cosa se habría parecido más bien a un disco de Miles Davis. Ya sabes, una o dos noches, dos tomas, dos versiones de cada tema y directo a la siguiente canción sin mirar atrás…

Muy abstracto. ¿Podríamos decir que “American Standard” es el día y “Secret Canon Vol. 1” la noche?
Sí, totalmente. ‘American Standard’ es el disco más ‘happy’ que he hecho jamás.

¿Cuántas canciones tienes para este proyecto?
Pues mira, hasta ahora creo que debo tener unas diecinueve o veinte, pero en mi lista de reproducción tengo casi cincuenta canciones para considerar. Podría estar haciendo esto siempre, podría estar haciendo ‘Secret Canon’ de manera constante. O sea, si alguien dice que ‘Secret Canon Vol. 1’ es bueno, explota y se convierte en algo grande para demostrar que eso es lo que soy, podría estar haciéndolo el resto de mi vida y sería feliz. Luego escucharía en secreto las versiones originales en mi iTunes, claro (Risas). En serio, sería feliz. Me resulta tan divertido… Bueno, también digo esto ahora porque estoy realmente inquieta, pero tengo todavía mucho dentro de mí. La búsqueda y hacer de las canciones algo mío es tan reconfortante como escribirlas. ¡¡Es muy divertido!!.

Puedes hacer diez o veinte discos…
Podría perfectamente, por eso lo he llamado así.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: