Canal RSS

Chris “Klondike” Masuak: Todas las primeras veces.

Publicado en

“Fue maravilloso volver a trabajar lejos de las tiranías de los egos”.

Chris “Klondike” Masuak es un músico canadiense de origen Australiano que ha sido y es referencia dentro del Punk Rock gracias a bandas como Radio Birdman (formados en 1974), The Hitmen, The New Christs o The Screaming Tribesmen. Después de años en diferentes bandas –pero mismos proyectos- decide girar por cuenta propia hasta recalar en España, donde ahora comparte sonido con Los Eternos. En la siguiente entrevista habla con Carlos H. Vázquez sobre las diferencias que tuvo con su compañero Rob Younger, las otras vidas y también las complejas maneras que de vez en cuando tiene la música.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ.

Publicada en Cambio 16

Se suele decir que los días de gloria siempre quedaron atrás. En tu caso, ¿vives una segunda juventud ahora mismo?
Si alguien ha dicho eso alguna vez es porque tiene envidia de los que sí han tenido esos “días de gloria”. Mi carrera se ha caracterizado por una sucesión de situaciones y varias bandas como Radio Birdman, The Hitmen, The New Christs, The Screaming Tribesmen… ¿Soy infantil por estar siempre con mi guitarra? Si es así… podéis llamarme infantil.

Bueno, también es un hecho que uno puede hacer retrospectiva de su carrera una vez haya cumplido cierta edad, ¿verdad?
Bueno, eso lo dejo en manos de las personas que se permiten el lujo de categorizar, analizar, juzgar o criticar. Estoy muy orgulloso de mis logros, así que, como comprenderás, no tengo tiempo para mirar por el espejo retrovisor.

Pero algún momento habrá destacable, digo yo.
Sí, claro, el nacimiento de mis hijos.

Bajo mi punto de vista, la reunión de Radio Birdman en 1996 también tuvo su cosa. ¿Por qué una reunión a esas alturas de la historia?
Había promotores en Estados Unidos que querían reunirnos desde hacía tiempo. A mí me pareció una buena idea porque, aparte de volver a tocar juntos, curaríamos viejas heridas que no habían cicatrizado.

Tuvo que ser duro…
Tan duro… que se escapa a la mente humana.

¿Se trataba más de una adaptación mental o musical con Rob Younger?
Siempre me ha gustado tocar con Rob, pero eso ya va a ser imposible del todo.

Además, ya coincidiste con él cuando ambos militabais en The New Christs, así que la relación era bastante fuerte… con lo que eso conlleva.
Rob tiene mucho talento para tocar, pero también tiene un gran (y único) talento para dividir y alienar a la gente con la que trabaja.

¿Y por qué Radio Birdman decide romperse de nuevo en 2007? Estabais en lo más alto después de haber entrado en el “Australian Music Hall of Fame”.
Tendrías que preguntarle al propio Rob para obtener la respuesta de esa pregunta. Pero bajo mi punto de vista te diré que él siempre estaba renegando del legado de Radio Birdman. Ese resentimiento le hizo separarse de ello y parar.

¿Crees que es un mecanismo de defensa ante una posible evolución?
No sé, tío. No sé hablarte de evolución, pero puedo decirte que me encanta tocar. Me encanta lo que hago en este momento. Hay mucho por descubrir y disfrutar todavía.

Pero no puedo olvidarme de The Hitmen. Joder, otra gran banda mítica que se trunca. ¿Qué demonios pasa? Siempre que el proyecto funciona… termina truncándose.
Eso tiene fácil respuesta, amigo mío. Cuando Iggy Pop fue a tocar a Australia le preguntó a Rob si quería tocar con él como apoyo y también si le podía “tomar prestada” su banda como acompañamiento en Estados Unidos. Ya ves… Pero durante esa gira, el cantante de The Hitmen tuvo un horrible accidente que mandó al traste toda la carrera de las bandas. Después seguimos con Rob como The New Christs grabando cosas que podrían considerarse arquetípicas. A día de hoy, ¡todavía es considerado como un culmen musical!

Al fin y al cabo no te quedas quieto, como ya has dicho. The Screaming Tribesmen empezaron también de manera potente…
Es que Rob estaba especialmente negativo y cabreado. Fíjate si lo estaba que se olvidó de tratar con respeto y consideración a sus amigos y socios. Ya era suficiente. Todos habíamos tenido suficiente. Así que, cuando me ofrecieron formar parte de The Screaming Tribesmen, no lo dudé ni un momento.

¿Y qué sucedió después? ¿También te cansaste?
Sin el beneficio de la madurez o el de la inteligencia entre los componentes de The Screaming Tribesmen, la banda se vino abajo en su mejor momento. Fue estúpido y trágico a la vez. No obstante, fue divertido volver a tocar con una banda como ellos por Australia y Europa. La verdad es que tengo ganas de más.

Y todo porque te regalaron una guitarra a los 13 años…
Es que ha sido un camino muy largo. Si supieras todo el esfuerzo que he tenido que hacer para llegar hasta aquí… ¡Es increíble!

Si no me equivoco, esa guitarra te la regaló tu padre, ¿verdad?
Así es. Mi padre me entregó una vieja guitarra de cuerpo sólido algo ajada que había pertenecido a su cuñado. Recuerdo que tenía la palabra Kay en el clavijero. No sabía si eso era la marca o simplemente un nombre. Roger Daguet me construyó una guitarra basándose en ese modelo.

¿Todavía la conservas?
No, la perdí hace años. Supongo que ahora habrá caído en buenas manos. Eso o que algún coleccionista la esté restaurando.

¿Qué sentiste cuando estuviste “inactivo”?
¡¿Cuándo estuve yo inactivo?!

Me refiero a que antes de marcharte de Australia dejaste grabado “Workhorse”, el proyecto en solitario con The North 40 como apoyo.
Ah, sí. Fue una alegría absoluta haber grabado ese álbum. Lamentablemente, mi buen amigo e ingeniero de sonido Greg Clarke falleció justo antes de dar por finalizadas las mezclas, por lo tanto, ese disco salió tal cual.

Un disco que salió cuatro años después de tu debut en solitario [“The Straight Patch”] ¿Cómo te veías para emprender una carrera en solitario?
Fue maravilloso volver a trabajar y crear lejos de las tiranías de los egos y sus dramas. También aprendí a confiar en mí mismo y en tener más oportunidades. Todavía estoy aprendiendo, de hecho.

¿Y no pensaste en abandonar?
Dejé The New Christs por The Screaming Tribesmen, nada más, aunque aquella idea persistió con Radio Birdman. A pesar de la horrible “cultura” de la banda, me negué siempre a ser reconocido como un “ex Birdman”.

Como íbamos diciendo, dejaste Sidney y marchaste a Galicia. ¿Viniste a la aventura o tenías algo más o menos planeado?
Ha sido muy divertido estar en constante movimiento y tocando. Estuve girando con las bandas The Outisde y Simon Chainsaw, pero tan pronto como fue posible, volví a Australia para tocar otra vez con The Hitmen y The Screaming Tribesmen. Pero que conste: he venido a Galicia por amor.

Aunque no has traído a tus músicos habituales, has dado con Los Eternos. ¿Cómo fue el encuentro?
Es el mejor ejemplo para demostrar que hay algo muy bueno que gobierna mi destino. Verás; mi esposa y yo fuimos invitados a comer churrasco en un pueblo que se encuentra a una hora de donde vivo. Curiosamente, allí estaban unos chicos que conocían lo que yo hacía y que estaban dispuestos a tocar conmigo.

El caso es que encuentro relación con tu música y la de Los Eternos…
Eso es bueno, tío, muy bueno.

A fin de cuentas, ¿esta etapa con Los Eternos es un Plan B hasta que salga algo por Australia o tiene tintes duraderos?
Los Eternos son una banda que ha encontrado esta ocupación por derecho propio, así que puede que haga algo de cara al futuro. También me encantaría traer a algunos de mis hombres de Australia para que puedan tocar aquí. Tienen una energía única y eso sería fantástico para que pudieran mostrar sus habilidades. Pero tocar con Los Eternos es un placer. Disfruto con su actitud y con su entusiasmo. Nos estamos convirtiendo en buenos amigos con este proceso… y eso es realmente lo que importa.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: