Canal RSS

Austin TV: Código alfanumérico.

Publicado en

“Cada instrumento busca hablar por sí solo”.

En México son de sobra conocidos pero en España casi podría decirse que comienzan desde cero. Austin TV son una extraña formación de Rock instrumental con simbolismos y características tan propias, que sus personalidades se esconden tras máscaras y pasamontañas con el objetivo de señalar que lo importante es lo que hay dentro y no su exterior, tal y como demuestra su música, más exactamente en “Caballeros del Albedrío” (Pridisc, 2012), el último trabajo de estos muchachos convertidos en soldados musicales. Carlos H. Vázquez aprovechó la visita de Austin TV a Madrid para entrevistar a Chiosan y Chavo, dos de los integrantes.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ.

Publicada en Cambio 16

Dicen que hacéis música instrumental porque no sabéis tocar…
Chiosan: (Risas) Es lo primero que nos dicen siempre por hacer música instrumental.

¡Entonces va a ser verdad! Es broma…
Chavo: Pues sí, la verdad (risas). Aunque eso no tiene nada que ver. Teníamos ganas de hacer música y de hacer algo distinto a lo que estábamos escuchando hace 10 años, que era la escena Punk-Rock en la Ciudad de México, así que buscábamos algo totalmente contrario: ritmos más lentos y melodías más lindas. Entonces, cuando nos pusimos a buscar un vocalista, nos dimos cuenta de que ya no era necesario porque ya teníamos 5 o 6 piezas (correspondientes al primer EP).

O sea, que se intentó.
Chavo: Llamamos a varias personas aunque nosotros también cantábamos, porque sabíamos cómo hacerlo, pero después de varios intentos decidimos que lo mejor era seguir siendo instrumentales.

Chiosan: Sentíamos que no era necesario. Nos gustaban las piezas tal y como estaban, y en el momento que alguien empezó a cantarlas, Fando hizo la letra para una de las canciones [‘Satélite’] que quedó como un mito o leyenda (risas). De hecho, Xna Yer cantaba en otra banda. Rata tiene un proyecto en solitario donde canta también. Yo canto excelente también… O sea, que cantantes tenemos.

Entonces es más un reto. Me refiero a que es más difícil transmitir sentimientos con música instrumental que con letra. Aparentemente.
Chiosan: Sí, que cada instrumento busca hablar por sí solo, sin necesidad de haber letras. Creo que eso es algo muy interesante para la gente que va alguno de los shows ya que pones más atención a la música. Muchas veces, cuando vas a ver a un grupo, como que no haces mucho caso del que está tocando la guitarra, la batería o el bajo, sino que te centras en el vocalista y en lo que te dice. Por eso pienso que la música instrumental obliga un poco a las personas a darse más cuenta de lo que dice cada instrumento.

¿Como una película subtitulada?
Chiosan: Exactamente. Eso me pasa también. Hace poco estuve en Israel de vacaciones porque mi novio es de allí. Fuimos a ver “El Caballero Oscuro: La leyenda renace” y era subtitulada (risas). Como no prestaba atención a los subtítulos, me fijaba en otros detalles de la película.

Encuentro un nexo hasta con el Rock Progresivo por eso de ir a más. “Caballeros del Albedrío” tiene dos partes: “Séeb”, la más agitada; y “Hán”, la más tranquila.
Chavo: Correcto. La idea era la de crear una doble sensación. Por un lado estaba la idea de querer escuchar algo suave para relajarte, solo o con los amigos. Y la otra, mucho más agresiva, como para ir prendiendo la mecha de la fiesta nocturna. Así somos, de repente estamos muy metidos en pasarla bien pero también con la necesidad de mirar hacia adentro y estar muy tranquilos. Y sí, fue un reto hacer este disco porque Meme (el productor) y nosotros mismos nos vimos obligados a crear una diferencia y una distancia amplia entre ambos discos. El objetivo principal era poner uno de los discos, ver que está bueno, y crear una expectación para el siguiente… para que luego pareciera que era de otra banda. Fue bonito, pero estuvo difícil.

Claro, también ese disco se grabó después de una separación de 6 meses tras 8 años tocando juntos. A la vuelta, cada uno traía distintas ideas.
Chiosan: Justo por eso nos separamos un tiempo. Queríamos tener algo fresco y algo distinto a lo que fue el trabajo pasado [“Fontana Bella”]. Nos había gustado mucho y nos ayudó para salir a tocar fuera. Nunca antes estuvimos en Europa, por ejemplo, pero también estuvimos por toda Latinoamérica y demás. Con este nuevo LP nos dimos tiempo para poder venir acá y para que cada quién estuviera en otras cosas para después poder juntarlas. Había visto películas diferentes al otro, había escuchado bandas distintas al otro… y como que toda esa mezcla entre 5 personas formó algo sabroso.

Hablando de películas, “Viaje a la luna” es el film que inspiró la creación de “Caballeros del Albedrío” gracias al personaje principal; el Caballero del Crisantemo.
Chavo: Nos encantó ese personaje desde que lo vimos. Dentro de las películas mexicanas viejas siempre había momentos de baile con canciones, y esta empieza directamente en ese baile, con una persona así como con traje, con la máscara de El Santo, medio capuchino y árabe… Desde entonces nos atrapó porque era un ser que estaba ahí pero a nadie le importaba quién era realmente. Sentimos que era mucho más fuerte tomar el nombre de Caballero del Crisantemo para cambiarlo a Caballero del Albedrío porque no nos terminaba de dar lo que buscábamos. Nos dimos cuenta también que en México nos escucha gente que tiene una edad de entre 15 y 25 años, mientras que acá son como de 25 a 40, cosa que está muy bien porque tenemos esa edad (risas). Allá los chavos empezaron a escribirnos y a abrirse a nosotros, y la verdad, no sabemos por qué esa sinceridad, pero lo agradecemos mucho porque cada uno es libre de ir hacia donde uno quiera sin cerrarse las puertas. Era un mensaje para nosotros y para los quinceañeros.

Bueno, también es cierto que cada disco anterior contenía un mensaje. En “La última noche del mundo” estaba la niña llamada Ashia. Y en “Fontana Bella” aparece Mario Lupo González en el Bosque del Avándaro. El caso es que en “Caballeros del Albedrío” no hay personaje pero sí mensaje, que en este caso tiene que ver con símbolos numéricos. Vamos, las iniciales de vuestros nombres según el orden de un teclado de teléfono móvil.
Chiosan: Tuvimos que dar una explicación de por qué compusimos así este disco porque era un reto componer las piezas a partir de este alfabeto numérico que nos propusimos. Como estuvimos viviendo juntos unos 4 meses en una casita en el bosque donde compusimos también “Fontana Bella”, no quisimos que volviera a ser lo mismo y por eso nos propusimos esta onda. Veíamos películas por la noche, después de componer, y al siguiente día había a quien se le había quedado alguna frase o momento de la película, entonces ya decidíamos el nombre. En base a eso utilizábamos el celular como si escribiéramos un mensaje, entonces de cada letra equivalía a un número: ABC es 2, DEF es 3… así que si querías poner casa, tenías que poner, por ejemplo, 2272. Al final nos salían unas cosas loquísimas que nos constaron mucho trabajo al principio, pero lo que queríamos lograr era que, aunque fuera algo complejo para nosotros a la hora de tocar, también fuera algo digerible que la gente pudiera recibir sin estar pensando en que es algo tan complejo. Como te digo, nos dio mucho trabajo todo el proceso de composición pero el disco sale cuando tiene que salir.

¿Con cierta presión?
Chiosan: Sí, teníamos esa presión porque hacía mucho que no tocábamos y la gente se podía olvidar de nosotros. También teníamos ganas de salir juntos para sentir esa energía que nos motiva en los shows.

Por lo tanto, las canciones tienen letra, sólo que están cifradas en números que a su vez han sido transformados en música.
Chavo: Podría ser (risas). De hecho, el disco tiene toda la información para que puedas ir escuchándolo y sacando todos los números y letras. No se ve como una letra pero sí como ponerte un destino. Digamos que teníamos una estructura que simplemente vestimos después con notas. Fue una forma bien distinta de trabajar y no sabíamos si Meme lo iba a entender. Afortunadamente lo entendió tanto que nos exigió aún más. No quiso que nos saliéramos del molde porque era una cosa muy loca y sin forma, pero sabemos lo que nos aburre y lo que hemos escuchado. Eso es lo complejo de componer en conjunto puesto que las bandas tienen un compositor. Somos 5 integrantes y eso es lo complicado para ponerte de acuerdo con un equipo así con diversas opiniones. Hay que aprender a entenderlo así. Austin TV ha sido para nosotros una segunda casa y es increíble que sigamos siendo amigos después de 10 años. Es la única premisa: mantener la amistad.

Hombre, en todas las familias hay una oveja negra.
Chavo: Pues todo puede pasar (risas), pero ahora estamos acá logrando lo que siempre quisimos, que es viajar tocando música.

Y a modo de ejército. Lo de salir con máscaras era por el concepto de ser uno mismo sin importar lo de fuera, pero ahora estáis completamente uniformados, con símbolo y todo… a modo de guerrilla.
Chavo: La gente ha ido adaptándose a la idea y de repente llega un público con el nuevo uniforme o también aparecen otros con los viejos disfraces. La idea es generar un ejército de buena onda. No queremos poner a la gente en contra, sino a favor para que se sumen todos para ir a más. En “Caballeros del Albedrío” hemos intentado eso para que se generen cosas buenas, como que la gente participe o suba al escenario con nosotros. Son cosas que no se ven allá afuera. En México como que van a lo suyo, pero nos sorprendió que en Madrid apareciera alguien de la nada como si ya lo conociéramos. Eso no pasa en México y son las cosas que nos gustaría que pasaran.

¿Porque México es más territorial?
Chavo: Yo creo que es porque estamos todos asustados y desconfiados. Y no es porque sea gente mala, sino porque había otra forma de pensar desde el inicio. No queremos que la gente se vaya sin hacer amigos. Hay personas que se han conocido en las filas del concierto o dentro… No son clubs de fans porque no les importa si nos gusta la gelatina o el queso gruyere. Nunca hemos propiciado eso. Tenemos el Facebook de la banda y algunos tenemos nuestros perfiles como personajes de la banda, entonces se hacen amigos pero con otra onda. Eso está padre y ojalá que siga así.

Me sigue sorprendiendo que vuestro público en España sea más mayor mientras que en México es más joven.
Chiosan: Sí, en México pasa algo extraño. Cuando la gente crece deja de ir a los conciertos y de escuchar música nueva, como que se quedan con las cosas que escucharon cuando fueron jóvenes y que ya no les interesa seguir alimentando ese acervo musical. Creo que es por eso por lo que los chavos de la prepa o los que están empezando a ir a la Universidad vienen a nuestros conciertos. Aquí puedes encontrarte en los conciertos a gente joven y a gente adulta. Eso está bien porque así puedes tener otra percepción de cómo reaccionaría ese público. En México también sentimos esa energía, claro, pues a veces hacemos tocadas para menores de edad y se siente súper diferente a las tocadas de mayores porque en unos hay gritos y fervor y en los otros se está más tranquilo. Nos gusta sentir ambas modalidades.

Chavo: Además de lo que dice Chio, yo lo que he visto en México es que somos muy de etapas. Como cuando preguntan de qué trabajo y digo que soy músico. Piensan que soy músico clásico, pero al decirles que no, que soy músico de Rock, todo cambia (risas). Es bien raro y se refleja en lo que haces para divertirte. Es lo que veo con mis amigos y es lo que se siente. Pero sin duda es bueno saber que le tocas a gente de tu generación. Antes de venir a España tenía cierto temor de que no viniera gente de nuestra edad a vernos, pero hemos comprobado que estamos en sintonía.

¡Habrá que ver a vuestro público con 60 años! No sé si sería divertido ir a tocar a un asilo.
Chavo: Por eso nos hemos dado cuenta de esa brecha que hay con el público puesto que si llevamos 10 años tocando, el público de por entonces tenía 15 años, por lo tanto ahora deberían tener 25 años y nos seguirían escuchando. Pero no, no es así. Llegan a los 21 y se convierten en lemmings. Van cayendo y no volemos a verlos. Cambian a otras cosas y gustos, pero es vaya, es normal. Nosotros también hemos cambiado mogollón.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: