Canal RSS

Trogloditas: Caballeros de la leyenda.

Publicado en

“Al final, aguanté con Loquillo y Trogloditas por la pasta”.

Como un animal salvaje que se levanta herido después de la lucha, Jordi Vila y Simón Ramírez decidieron recomponer Trogloditas con el peso de la historia después de haber sido la banda que capitaneó Loquillo durante toda su carrera, prácticamente. A día de hoy, a Vila (batería) y a Simón (bajo) se le han unido nuevos músicos, sangre renovada, que ya eran amigos en otras batallas: Diego García (guitarra y voz), Toni Retamosa (guitarra) y Andreu Montaner “Lobo” (voz). Bajo el lema “el regreso de una banda”, Trogloditas vuelven a darle a vida a canciones como ‘Barcelona ciudad’, ‘El ritmo del garaje’, ‘Rock suave’ o ‘Cádillac solitario’. Jordi Vila y Lobo hicieron acopio de experiencia en esta siguiente entrevista donde hay sinceridad y Rock and Roll en grandes dosis.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ.

Publicada en Cambio 16

Se dice que esto es el regreso de una banda. ¿No sería más bien un renacimiento?
Vila: Lo puedes llamar como prefieras, aunque el regreso es por parte de Simón [Ramírez] y mía. Pero sí, tienes razón, es más bien un renacimiento en el que hemos tenido que echar mano de colegas para que nos echaran un cable. Ellos, claro, están encantados.

Entonces sería una recomposición.
Vila: Sí, totalmente. Por mi parte, casi prefiero que estén los que están antes que contar con alguno que no estuviera a gusto.

Me consta que había miembros que no quisieron participar.
Vila: Quisimos que estuvieran también Xabi Tacker y Ricard Puigdomènech, aunque fue Simón el que se ocupó de proponérselo [se refiere a Puigdomènech], pero no le interesó.

Al igual que a Sabino Méndez, ¿no?
Vila: Yo sabía que Sabino no estaba dispuesto a colaborar, así que simplemente le llamé para preguntarle si había algún problema puesto que íbamos a tocar sus temas. No tuvo problema alguno. Lo único, antes de preguntarle si quería colaborar en algún momento puntual, ya me dijo que no lo haría. Claro, estando con El Loco…

Claro, es ponerle entre la espada y la pared.
Vila: El Loco es así: “o estás conmigo o estás contra mí”.

Me da la sensación de que estos Trogloditas de hoy son los que tenían que haber sido en un principio. Me refiero a que tenía que haber sido una banda de Rock y no un cantante con una banda detrás. No sé si me explico.
Vila: Es que al principio era un grupo de Rock. Todos teníamos la misma capacidad de opinión… y todos estábamos igualados en ese sentido. Pero eso fue degenerando con el tiempo para terminar convertido en una dictadura, pura y dura. Al final, aguanté con Loquillo y Trogloditas por la pasta.

Jordi, eso son muchos año, tío.
Vila: Lo sé, pero ya era desde el año 2000. Como te he dicho, al principio, eso era una banda, y ahora hemos vuelto a lo que tenía que ser: una banda de Rock, tal y como la veo yo.

Lobo, dudo que te sucediera, pero me pregunto si te daba reparo tener que enfrentarte a una facción muy fundamentalista de seguidores que te señalaran como el que iba a suplantar a Loquillo, de algún modo.
Lobo: No me daba ningún reparo, pero sabía que eso iba a pasar. Aún así, no me preocupaba. También tengo una parte muy profesional sobre el asunto, lo que pasa es que se ha juntado todo y que esto es con una banda que ha tocado con él [se refiere a Loquillo] durante años, así que todo suma. Yo estoy muy seguro de lo que puedo hacer, de lo que quiero hacer y de lo que ellos querían. ¡Tampoco le estoy quitando el sitio a nadie!

En eso estamos de acuerdo, desde luego.
Lobo: Pero la verdad es que sabía que iba a pasar algo de esto… y de hecho, pasó.

¿Qué sucedió?
Lobo: Bueno, se colgó un vídeo con un sonido malo. La gente, entonces, empezó a criticarme a mí a saco. Luego, mucha de esta gente ha venido a vernos en directo para después pasar al camerino y disculparse.

Por lo menos se disculparon…
Lobo: Sí, sí. Y cara a cara, nada de nicks ni e-mails, sino que venían 3 o 4 cuatro de los más cañeros reconociendo lo que habían escrito. Es algo que me parece bastante leal, tío.

Vila: Es que la gente, cuando nos ve en directo, viene a divertirse. Todo el mundo sale contento después de vernos.

Sois una banda de Rock and Roll que se divierte, ¡qué cojones!
Vila: Tenemos la seguridad de que esto suena bien. Hemos hecho los deberes y hemos currado mucho.

Y todo esto nació después de un “Ráscale Guille”.
Vila: Sí, efectivamente.

¿Pero en el que se hizo por primera vez en Zaragoza en 2007?
Vila: No. Ahí yo no estuve y no sé si había algún Troglodita. Yo desde luego no. Pero estuve en el último (aunque este año no se ha hecho) con Simón y con la ayuda de gente como Diego [Diego García, guitarra] para que nos echara una mano. Él estaba encantado, claro, porque es fan de Guille. Preparamos algunos temas, quedaron bien, la gente los recibió de manera entusiasta y nos hicimos la pregunta: ‘¿Por qué no juntamos Trogloditas otra vez y seguimos?’. Y eso ha sido.

¿Una forma de rejuvenecer algo que no tenía que haber muerto de esa manera?
Vila: Exactamente. Está la sangre la sangre antigua que llevamos Simón y yo, que además es la base rítmica del sonido Trogloditas. Y por otro lado, está la sangre nueva que han aportado Lobo, Toni Retamosa y Diego García. Además, teníamos muy claro que no queríamos hacer ninguna copia, sino que cada uno aportara lo suyo, su sello.

Estaría la etiqueta (por parte del público poco receptivo) de “banda tributo” por ahí, ¿verdad?
Vila: Claro, era un comentario muy frecuente cuando montamos esto. La gente lo decía.

Si se hacían las canciones de manera similar al pasado, dirán que seguís jugando con el cadáver del pasado. En cambio, si las transformáis, os tildarán de sacrílegos.
Lobo: Hemos cogido temas que estaban grabados pero que ellos no habían tocado nunca en directo. Entonces, hemos dado la vuelta a esas canciones adaptándolas a nuestro rollo… y son, para mí, de las que más me gustan del repertorio.

Vila: Hay canciones que en su momento no cuajaron y no se tocaron en directo, así que con esto nos hemos quitado la espina.

Ahí está ‘El país te necesita’, por ejemplo.
Vila: En el disco había quedado fatal y no se tocó en directo. No sé por qué.

Esa canción pertenece a “La mafia del baile”, pero la decadencia se acercaba (como en “Hombres”) y Sabino ya no estaba, ni en la banda ni en la composición.
Vila: Date cuenta que Sabino mantenía alto el nivel de las composiciones, así que la cosa bajó cuando se fue.

Por eso antes te preguntaba sobre la decadencia y tu aguante.
Vila: Al principio fue cuestión de aguantar, pero luego se convirtió en una lucha. Al final era tocar y esperar que me pagaran. En mi caso, llegué a un punto en el que tenía dos opciones: marcharme o bajarme los pantalones para que me dieran por el culo directamente.

Y eso que el Loco dejó después la banda…
Vila: Eso es. De manera maquiavélica. Por entonces, quedaba Simón en el grupo. De hecho, era quién tenía registrado el nombre de Trogloditas, pero el Loco se montó la película esa de que dejaba los Trogloditas para empezar una nueva etapa. Era la forma de echar a Simón.

Punto interesante el de los derechos y el nombre.
Vila: Los derechos los teníamos Simón, Puigdomènech y yo. Lo que pasa es que, según íbamos dejando el grupo, se iba dejando de lado ese tema, un poco presionados por el Loco. Recuerdo que Simón me llamaba agobiadísimo diciendo: ‘Tío, cédeme el nombre porque el Loco me está haciendo la vida imposible’.

¿Y la especie de boicot que hay en la prensa de Barcelona con vosotros?
Vila: No sé si es que tienen algo con el Loco, pero sí que hay una parte de la prensa de Barcelona que nos ignora.

Bueno, lo que no mata…
Lobo: No sé si alguien tiene tanto tiempo como para llamar a alguien y decirle que nos ignore. Si lo hace, es que tiene un problema. Eso sí, nosotros no tenemos ninguno.

La publicidad, aunque mala, siempre es buena.
Vila: Sí. Y eso el Loco lo sabe. Está al tanto de todo lo que hacemos, pero no dice ni mú.

Es posible que se lo esté guardando dentro.
Vila: Conociéndole, seguro.

¿Pensáis que los periodistas que os entrevistan sufren algún tipo de veto después?
Vila: No creo que llegue a ese punto. Pero vamos, me parecería muy fuerte si lo hiciera.

Cosas peores se han visto…
Vila: Cierto. Y el Loco juega mucho con ese rollo…

Lobo: Yo creo que no hay que darle mayor importancia. Si está pasando, pues que pase. Y si no está pasando, pues mejor todavía.

Vamos a centrarnos ahora en vuestro primer concierto en Gandía, después del “Ráscale Guille”. Un importante punto de inflexión. ¿Qué sensación había?
Vila: Hombre, había porque era el primer concierto y la cosa arrancaba. Diría que era una presión buena.

Lobo: Recuerdo estar en el escenario y verme a cuatro roquetas, serios y desafiantes (risas). Pero ahora ya no pasa eso, al contrario, aunque en los primeros bolos pasaba.

¿Y si después de esto quieres montar algo por tu cuenta, Lobo? ¿Te harán la cruz?
Lobo: Es su problema. Yo soy músico, soy cantante… y hay cosas mucho más importantes en la vida, como hacer buenas canciones y tocar bien, antes que fijarse en lo que está haciendo otra persona.

Grabar canciones. Se ha pensado en grabar un disco, ¿verdad?
Vila: Exacto. Pero queremos hacerlo bien, sin prisas.

¿Basándose con las referencias anteriores o con una nueva estructura?
Lobo: Bueno, las referencias son Simón y Jordi, que es lo que nos “ata” al sonido Trogloditas. Y en el nivel de composición es donde tenemos el listón.

¿Y hay material?
Vila: Hay cositas por ahí. Daría para un EP. Pero tenemos que juntarnos todos y prepararlos. Lo ideal sería colgar un par de temas en Internet para mostrar un adelanto y, más adelante, a la larga, grabar un LP. Pero vamos, que puede ser mañana o dentro de un año.

Prisa no hay ninguna, desde luego.
Lobo: Eso está claro. Quiero tener 50 temas para elegir 10.

Vila: Yo con 20 me conformaba para tirar…

Lobo: Bueno, si son 50… mejor. Compuestos por nosotros mismos. Tener muchas opciones para poder hilar muy fino y hacer un disco de Rock and Roll a la altura del nombre.

Y superarlo, incluso.
Lobo: Hombre, en eso estamos.

Vila: Y siempre se podrá superar.

¿Más si se trata de la época en la que no estaba Sabino?
Vila: Sí. Hay algún disco por ahí infumable, como “Mientras respiremos” o “Cuero español”.

Bueno, “Cuero español” es un gran disco. Fue el comienzo de una buena era de Loquillo.
Vila: Es que ahí tengo cierta espina clavada. Empecé ensayando ese disco y a los 15 días hubo un desencuentro con Jaime Stinus y con el Loco y al final me salí de la grabación. Me propusieron grabar 6 temas y el resto Enric Illa, un tipo que iba a hacer lo que le dijeran, así que o grababa yo todo el disco o nada.

Te mostraste íntegro y constante, veo.
Vila: Claro, es que yo lo vi así, pero tuve presiones por todos lados. El resto de los Trogloditas me aconsejaban que me bajara del burro porque tenían miedo de que los echaran. O sea, los Trogloditas tenemos un sonido, ¿por qué cojones tenía que venir alguien de fuera a cambiarlo? Acepto que me sugieran cosas, pero no que me impongan lo que tengo que hacer. Creo que un productor tiene que coger el sonido de un grupo y trabajar con eso, no venir con otro sonido para ningunear al grupo de esa manera. En ese momento, los Trogloditas tenían que haberse puesto de mi lado, pero me quedé solo. Pero mira, estoy orgulloso de no haberme bajado los pantalones.

Realmente, estabas en tierra de nadie.
Vila: Sí, incluso después de esto, el Loco intentó echarme cuando un año antes fue el primero en apoyarme para volver a entrar. No me lo esperaba, la verdad.

Me consta que el Loco se mosqueó contigo cuando decidiste montar Romeo 13.
Vila: Al Loco nunca le ha gustado que tuviéramos bandas paralelas cuando yo he tenido muchas bandas paralelas: Corazones Negros, Romeo 13… Yo soy un tío muy abierto con eso, pero él no me daba el derecho a tener mis bandas.

No había contratos de por medio, ¿no?
Vila: No, en esos momentos ya sólo quería que tocáramos en exclusiva. El Loco es muy posesivo, o estabas con él o estabas en su contra. El hecho de que uno estuviera en otras bandas le tocaba muchísimo los cojones.

Es duro que después de toda una vida pasaran estas cosas.
Vila: La situación era ya inaguantable, al menos por mi parte.

Lobo, ¿cómo se pasa de ser seguidor a cantar con Trogloditas?
Lobo: Desde luego yo tuve una época, cuando estaba montando mi primer grupo (Més Renou), en la que después de ensayar con los colegas nos poníamos a tocar todos aquellos temas. Luego tuve una temporada en la que eso desapareció de mi vida.

¿De golpe?
Lobo: Sí. Empecé a cambiar de gente, a montar grupos de Heavy y tal. Ahí ya dejé de escuchar según qué cosas, pero también la música que hacían ellos también cambió. Todo vino después del “¡A por ellos…! que son pocos y cobardes”.

Vila: Es que esa época coincidió con que Sabino dejó de componer para nosotros y empezó el bajón a nivel compositivo.

Pero mira ahora…
Lobo: Al cabo de varios años, entró Simón con Toni Retamosa al estudio y me dijeron: ‘son los Trogloditas, ¿quieres cantar?’. (Risas) Pero Vila y yo ya habíamos hablado. También me ofrecí en caso de que buscaran cantante. Me hacía mucha ilusión.

Si no me equivoco, la voz fue una de las cosas más complicadas a la hora de montar Trogloditas.
Vila: Todo fue complicado. Además, estaba la presión por meter a algún troglodita más, pero cuando me lo dijo Lobo, tampoco tomé nota ni le dije nada… hasta que pasaron unos días y me acordé de él. Estaba todo tan complicado, que Simón y yo estábamos desmoralizados. Los originales decían que no, Tacker no podía… y no teníamos ni cantante, así que fue el reactivo que nos hizo tomar carrerilla. Simón hablaba de un cantante qua él conocía en Vic, pero le convencí para que viniera a escuchar a Lobo.

Lobo: En una banda así, el cantante es necesario.

Y sin dudas. Nadie se lo pensó.
Lobo: Ni por su parte ni por mi parte. Además, en el primer ensayo quedó todo claro.

¡Como para decir que no!
Lobo: Hombre, igual llegas y descubres que no es la gente que dice ser (risas). Pueden tocar de puta madre y caerte fatal. Pero llevo cantando 25 años y te aseguro que el aguantar con una gente que no quieres no funciona.

Vila: Cambian mucho las cosas con la edad, pero ahora mismo estoy muy bien como estoy.

Se podría ver todo con perspectiva, pero es que no lleváis ni un año.
Vila: En Febrero hará un año. Pero todo va tomando forma.

Lobo: Todo ha pasado tan rápido. Hemos hecho tantos bolos y tantos ensayos, que esto ha sido como una nebulosa. Ahora los conciertos son muy cañeros, pero en los primeros tenía que llevar un atril con las letras. Recuerdo empezar los primeros ensayos y a los dos semanas tener el primer concierto de Gandía. Tuve dos semanas para aprenderme todo el repertorio, ¡y eran 26 temas! Y es que hablamos de letras de 6 estrofas sin estribillos. Me volvía loco. Aunque mira, por llevar el atril también me criticaban.

¡Qué raro! (Estoy siendo sarcástico).
Lobo: Si alguien te quiere criticar, te critica. Y si alguien va a verte porque le molas, le dará igual que lleves un atril. ¡Como si vas en bolas! Pero no contesté a ninguna de esas movidas, leí un par y fuera. Que le dieran por culo. Es que soy yo el que está ahí cantando porque me han elegido estos señores. Tenemos que remar todos para el mismo lado.

Vila: Tenemos la seguridad de que la banda es la que tiene que ser y no le sobra ni le falta ningún componente. Hay buena sintonía entre todos. Tocaremos madera para que no se rompa, aunque no tiene por qué.

¿Y si ahora se anima algún otro Troglodita? ¿Podría entrar?
Vila: Eso lo hablamos y dijimos que ya no iba a entrar ninguno más. Esta banda es la que es. Los Trogloditas es esto y no hay posibles cambios. Podrá haber invitados, pero en la banda estamos los que somos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: