Canal RSS

Los Evangelistas: Alegorías de Dios.

Publicado en

“Enrique Morente fue una persona cuestionada en muchos aspectos”.

Desde la admiración y el dolor nace este artefacto titulado “Homenaje a Enrique Morente”. Mano a mano entre Los Planetas y Lagartija Nick; J, Eric Jiménez, Antonio Arias y Florent Muñoz (bajo el nombre de Los Evangelistas) realizan y crean un sentido repertorio donde el espíritu de Morente nace y crece en todas y cada una de ellas. ‘Yo, poeta decadente’, ‘Donde pones el alma’ o ‘La estrella’ engullen el aire y escupen estrellas de sangre y dolor.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ

Publicada en Cambio 16 / Nº 2097, 5 Marzo 2012

Se presenta este disco como “algo necesario”…
J: ¿Quién lo presenta así?

La hoja promocional.
J: ¿¿Cómo algo necesario??

Pues sí, por eso hago la siguiente pregunta: ¿es algo necesario para vosotros, para la música o para el recuerdo de Enrique Morente?
Eric: ¡Para el recuerdo de Enrique! Pero si lo dice Rajoy tiene otro carácter. Con lo de la hoja de promo se referirá a que es algo necesario para que prevalezca la gran obra que tenía Enrique y su figura.

J: Es muy necesario. La figura de Enrique va a prevalecer siempre. Con este disco queremos que se ayude un poco a eso.

Florent: Para nosotros sí, desde luego.

Claro, una cosa es el contexto de una hoja promocional y otra cosa la percepción que tengáis vosotros.
Antonio: Está claro. En el momento en el que decidimos hacer esto sentíamos que era una cosa necesaria porque te sale de una forma natural, tanto a Los Planetas como a Lagartija Nick. Es necesario rendirse a este homenaje. Un homenaje a la persona, al artista, al amigo, al genio…

Al principio de montar el proyecto leí una frase proveniente de vuestra voz: “nos corresponde evangelizar como Morente nos evangelizó a nosotros”.
J: Yo no he sido (risas).

Eric: Creo que es mía. No sé, me habría bebido algo (risas). Pero por supuesto. Fue un gran maestro que nos cautivó. Es una manera de enseñar todo lo aprendido y todas las emociones que hemos tenido.

Antonio: Él siempre mostraba su ateísmo. Encima empezamos el disco con una especie de misa, como diciéndole: “vamos a hacerte la misa que tú nunca hubieras querido”. Se la hemos hecho por nuestro carácter laico porque… ¿quién le canta mejor a Dios que Enrique Morente? ¿Por qué Dios lo elige a él?

Eric: ¡Porque Dios es tonto, pero no sordo!

E incluso sirvió de faro para vosotros. Hablo de Enrique, no de Dios.
Florent: Enrique ha sido una persona clave tanto para Lagartija Nick como para Los Planetas. Tan pronto surgió su figura se formó un punto de luz al que te diriges.

¿Existiría este disco sin ‘Omega’ y ‘La leyenda del espacio’?
Eric: Es una pregunta complicada… Todo va unido. Si no hubiéramos hecho esos trabajos con Enrique no habríamos tenido después esos vínculos y esos lazos como para poder llegar a hacer esto de esta manera tan fluida. Es más, creo que tampoco estaríamos tan preparados porque Enrique es una persona que descubres con el paso del tiempo. Tanto su obra como su persona. De primeras es un personaje complicado para saber de qué va, entonces creo que es necesario pasar por una etapa de trabajo y de amistad con él para poder llegar a hacer esto de una manera fluida y no forzada. ¡O desde el exterior! Yo ahora me meto en una obra parecida pero de otra persona que no conozco y no va a salir igual.

Florent: Lo conocíamos como persona porque vivíamos al lado.

Antonio: Es una ruta iniciática. Inicia lo que inicia, pone en marcha a los iniciados.

Por lo tanto, ¿esa influencia más personal que artística ha sido mucho más clave?
J: A mí, personalmente, me influyó más como artista. De manera personal no lo he conocido mucho, aunque he coincidido muchas veces con él. Pero me he centrado más en su obra, sus actuaciones, sus discos… Pero claro, conocerle personalmente te abre un montón de perspectivas que te llevan a conocer otras cosas. Aunque culturalmente seamos distintos, él por el Flamenco y nosotros por el Rock and Roll, teníamos cosas en común. Era sorprendente lo que teníamos en común.

Eric: También influye muchísimo el sitio donde hemos nacido porque es el mismo sitio donde ha nacido él. La percepción de las cosas y la sensibilidad es muy parecida a la que podamos tener nosotros, porque nos hemos criado allí. Hemos visto el mismo cielo, el mismo colorido, las mismas texturas, los mismos olores de la ciudad… Y eso es muy importante.

Antonio: Es un lenguaje común el que había y por coincidencias culturales.

Sin duda alguna, esto es estar en el lugar indicado y en el momento idóneo.
J: Pues sí. Cuando Antonio [Arias] hizo Omega ya era algo muy adelantado porque ha sido un artista de vanguardia. Es ahí cuando uno se encuentra con el momento propicio.

Hablamos de la canonización de Enrique, vaya.
J: Mira, no lo había pensado, pero podría ser. Está claro que esa idea era bastante más underground antes que ahora. En la actualidad, la cultura que Enrique propagaba está más viva que nunca. La cultura andaluza o la cultura granadina, por ejemplo.

Eric: Hombre, si han canonizado a Fray Leopoldo de Alpandeire… ¿por qué no íbamos a canonizar a Enrique Morente?

Voy a ir más allá. El sonido ha sido especial gracias a la mano de Martin “Youth” Glover. Tal vez, sin él, temas como ‘Serrana de Pepe la Matrona’ no habrían quedado así.
Antonio: Es una persona que dibuja muy bien el sonido. Es un tipo que tiene un ambiente especial, por eso lo llamamos. Nos gustaba el sonido de Killing Joke, con The Verve, con Paul McCartney…era la persona más espiritual para ello. Daba la casualidad que ese verano nos enteramos de que él estaba en Granada. Llevábamos ya años sabiendo que estaba por allí, pero era muy difícil que coincidiera. Lo mismo que muchas cosas en este disco, las coincidencias han sido importantes. Le dijimos que queríamos hiciera “las mezclas místicas”. Le encantaros las demos. Y a nosotros nos alegraba tener a alguien con una producción tan distintiva y tan imaginativa como la suya. Es un personaje digno de conocer.

Florent: Es un proyecto que empezó siendo pequeño. Sobretodo el proceso de grabación. La producción es nuestra, llevábamos muchos meses trabajándolo. Está claro que le ha dado un plus más. Ese acabado final es lo que buscábamos con “Youth”.

Bajo mi punto de vista, se ha creado un híbrido mágico de distorsión (que no psicodélia) y el halo folklórico-litúrgico.
Antonio: ¡Puede ser! Date cuenta que habría sonado muy mucho a Una ópera egipcia de haberse grabado en el estudio de Los Planetas. Él, sin buscarlo, lo sacaba del sonido de Los Planetas y de Lagartija Nick.

Florent: Digamos que el dejaba más las cosas en su sitio que nosotros. Había cosas que no veíamos.

Mención especial también a Soleá Morente, con la que habéis contado para los bellísimos coros femeninos. Dato importante, pues le da un cáliz bastante doloroso y sentido a ‘La estrella’.
Eric: Sí, ¿verdad? Ese rollo trágico y andaluz.

Florent: Cierto. Un rollo Joy Division.

Antonio: Totalmente. Y el que pudiera ella estar ahí y cantar le costó mogollón. Escuchar las canciones e interpretarlas de esa manera… Pero sí, se incorporó porque es una continuidad de nuestra relación con Enrique y su familia. Nos conocemos y nos conocen. Entonces no hay nada que nos separe. Ha sido muy natural y quiero que se demuestre en este disco. Yo lo siento por ella, porque aparece en ‘La estrella’, una canción muy ruidosa. Aunque la eligió ella.

¿Y Carmen Linares?
Antonio: En el caso de Carmen, ella quería hacer una interpretación muy emotiva. Creo que lo consigue sobradamente. Carmen Linares es pura sensibilidad. Quién lo sepa, sabrá que es una maravilla.

Había, pues, más lazos de sangre que culturales, por lo que veo.
Eric: Sí. Es que esto es más que un disco. Es algo espiritual.

Florent: Esto es algo espiritual. Lo echamos de menos. Pero como todo, al principio, es reticente. Escuchamos los temas y se abre una ventana. Surgen las cosas y todo fluye de forma natural. A las colaboraciones me refiero.

¿Es posible que este trabajo haya podido molestar a los ortodoxos?
J: Probablemente. Y lo esperamos, estoy seguro.

Florent: Nosotros partimos de la base de que esto es un homenaje a Morente. Esa es la idea principal.

Igual que pasó con ‘La leyenda del tiempo’ de Camarón, puede haber quién se sienta molesto.
Eric: O como pasó con Omega, que tardaron diez años en comprenderlo. Aquellos que se pelearon en las puertas del Teatro Calderón luego decían que ellos eran los artífices y los que se lo habían inventado. Esperamos algo de eso.

J: La polémica está ahí. Enrique Morente fue una persona cuestionada en muchos aspectos, aunque al final se le ha reconocido. Así que…

Así que dentro de diez años este disco será la hostia.
Eric: ¡Exactamente!

¿Es un trabajo a largo plazo?
J: Pues puede ser, pero también tiene que ser bueno y que perdure, como todo lo que haces, tío.

Eric: Claro. Lo que pasa es que ya el resto no depende de nosotros, sino de la percepción de los demás y de lo que les guste.

Hablemos de las rarezas. ‘Encima de las corrientes’, además de ser un tema de Enrique Morente, es un poema de San Juan de la Cruz. Incluso en los directos (Noche Blanca del Flamenco en Córdoba) tocasteis otras que no aparecen en ‘Homenaje a Enrique Morente’, que son ‘Un pastorcito’ y ‘Árboles’.
J: Sí, cierto. Se llegaron a grabar, pero no quedaron tan bien como queríamos. Estuvimos probando muchas canciones y muchas más que son más interesantes. Pero algunas no estaban tan bien como otras.

Florent: También hicimos un repertorio para un directo. Tuvimos que echar mano de una serie de canciones que, al final, no todas terminaron en el disco. O bien porque no quedaron bien o porque otras cuadraban más con el sentido del disco.

Hay una frase que le va como anillo al dedo a este trabajo: “…y por ti resucitaba, que la memoria de ti daba vida y la quitaba”. Pertenece a ‘Encima de las corrientes’, por cierto.
J: Sí, tío. Estoy de acuerdo. Es que son las canciones de Enrique y hablaban de ese tipo de cosas. Es que tiene ese espíritu que lo envuelve todo, de verdad.

Y también está la figura de Manuel Machado (‘Yo, poeta decadente’).
Antonio: Y hay otras que también son de él. Curiosamente, Enrique es de los pocos que lo reivindicaban porque Machado hizo aquella oda a Franco con Al sable del Caudillo. Yo le preguntaba a Enrique si sabía la historia de Manuel Machado, pero aquellas cosas no le importaban. Machado tenía una fama, en aquel momento, terrible. Pero escuchabas o leías ‘Yo, poeta decadente’ y te quedabas flipado. Eso era lo que le hacía también especial. ¿Cómo se le puede cantar a alguien que le escribió la oda a Franco? Pues ahí está esa unión con la música. Si lo oyes, traduces. No se puede reflejar mejor en un directo. Entre el Flamenco y el Rock lo borda.

Antes lo hemos comentado. Enrique Morente, dentro del Flamenco, era el más incomprendido porque se salía de la norma.
J: Sí. Y así lo ha sido durante mucho tiempo. Pero cantaba y se callaba todo el mundo. Todas esas innovaciones que aplicaba y todos esos experimentos que hacían levantaban polémicas entre los más ortodoxos.

Antonio: Era el más purista a la hora de cantar una seguidilla. A todo el mundo le enseñaba. ¡Que venga alguien y me diga que Enrique Morente no le ha enseñado nada!

No creo que venga ninguno…
Antonio: Bueno, alguno habrá. Pero no le importará lo que yo le diga (risas).

Y tan magno trabajo debía tener un magnífico envoltorio. La portada, obra de Aurora Carbonell “La Pelota”. Un arte abstracto pero sangrante.
Antonio: Es muy Joy Division. Aurora se ha enrollado mogollón estando todo tan cercano. Ha pasado un año y pico, pero cuando lo hizo estaba todo mucho más reciente. Ese aplomo de enfrentarse a lo que pasó y poder compartirlo para participar en el mismo homenaje a su marido.

J: Sí. Nos resulta emocionante.

Un disco hecho desde el dolor…
Antonio: ¡O desde el amor! El dolor se pasa, pero el cariño perdura.

Eric: O desde la admiración, también.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: