Canal RSS

Revólver: Les garçons de la chance

Publicado en

“Nos sentimos honrados de que a tanta gente le guste nuestra música”.

Ambroise Willaume, Maxime Garoute, Christophe Musset y Jérémie Arcache son unos buenos amigos que iniciaron sin más pretensiones un proyecto que ha terminado por darles de comer. Revólver (nada que ver con los valencianos de Carlos Goñi) empezaron una tímida evolución en un pequeño apartamento, de manera que su sonido era tranquilo y sosegado por aquello de no molestar a los vecinos. Pero como buenos jóvenes con las ideas claras, editaron “Music for a while” (2009) para atestiguar que su éxito podía ser mayor con un segundo LP, titulado “Let go” (2012). Christophe Musset, el vocalista, habla para Cambio 16 con la intención de explicar esta subida a los cielos de la música.

TEXTO: CARLOS H. VÁZQUEZ

Publicada en Cambio 16 / Nº 2125, 5 Noviembre 2012

Así, en primer lugar, los críticos os ponen como “banda revelación”. ¿Es eso un cumplido o un obstáculo?
No sé, creo que estamos felices con ello. Nos sentimos honrados de que a tanta gente y a los críticos les guste nuestra música, pero debo decir que no creo mucho en ello. Hoy en día, lo de ser banda revelación está sobrevalorado. Supongo que el objetivo es ser una revelación en todos los discos. Con esto quiero decir que no queremos seguir haciendo la misma cosa una y otra vez, sino que buscamos sorprender.

A pesar de haber firmado por un sello discográfico tan repentinamente…
¡Desde luego que no esperábamos firmar con una multinacional tan rápido! Ni siquiera, creo, que nuestra música pueda hacer que alguien se fijara en nosotros en cualquier momento. ¡Ni siquiera creo que pueda convertirme en un músico a tiempo completo! Era un sueño que todos teníamos, pero nunca esperábamos que sucediera así. Cuando firmamos con EMI estábamos tan emocionados que les dijimos que por supuesto teníamos un montón de canciones, cuando en realidad sólo había 4 o 5 terminadas (risas). Por lo tanto, comenzamos a trabajar mucho. ¡Estábamos muy motivados! Después, vino el vértigo con el disco, la gira…

“Music for a while”, fue un éxito en Francia gracias a ‘Get around town’, vendiendo más de 100.000 copias y ganando dos nominaciones a los Victoires de la Musique en la categoría de Mejor Álbum Debut y Mejor Actuación en Vivo. Difícil de creer, la verdad.
Simplemente, no lo podía creer. Pero como estábamos constantemente en el camino, el éxito de la música -de un tiempo a esta parte- fue una especie de resumen. No se escucha la radio, no se leen periódicos, no se centra uno en lo que se tiene que centrar… Así que lo único que cambia es el número de personas que vienen a vernos a los conciertos. ¡Eso lo hace agradable! Fue ahí cuando empezamos a escribir nuevas canciones. No podíamos evitar lo que se nos venía encima.

Era un primer paso. Había que tomárselo en serio, vaya.
Siempre hemos pensado que los tres juntos tenemos algo especial. Cuando empezamos a trabajar juntos, la gente se sorprendió por el sonido que teníamos. ¡Y eso que no se calculó nada! En un primer momento, yo tocaba con Ambroise con dos guitarras y dos voces, pero cuando Jérémie se unió a nosotros, nos dimos cuenta de que nuestras tres voces y el chelo quedaban muy bien juntos. Pero también estábamos trabajando en otras cosas o estudiando a la vez. Ya te digo, no pensábamos en que nuestras canciones podrían convertirse en populares.

Y todo comenzó con la idea de hacer “música de cámara” en una pequeña habitación. En tiempo de crisis, ¡el talento sale!
¡Exactamente! En París no teníamos ningún sótano o garaje para hacer algo de ruido. Tampoco queríamos hacer ruido en el piso porque eso iba a ser bastante molesto para los vecinos, así que tuvimos que tocar sólo con la guitarra acústica y en voz baja. Esos límites nos ayudaron a crear nuestro propio estilo. Y también, debido a que los clubes y bares de París no eran lo suficientemente fríos como para tocar, empezamos a hacerlo en casas de amigos y tal. Fue así es como empezó nuestra “música de cámara”.

Bueno, también hay que agradecerle algo Elliott Smith, ¿verdad?
Sí, Elliott Smith nos mostró un camino que nos ayudó y nos entusiasmó mucho. Compartíamos las mismas referencias, pero nos enseñó a hacer algo más personal. Él es quién realmente nos inspiró a escribir nuestras propias canciones.

Después vino la gira por Estados Unidos…
Cambia un poco la manera de cantar, eso seguro. Nos quedamos sorprendidos por la reacción de la gente de allí. Estaban alegres y entregadísimos con nuestras canciones.

¿Por qué cantar en inglés y no en francés? ¿Cantar en Inglés abre más puertas (comercialmente hablando)?
Sí, lo hace, pero nunca pensamos en eso. Cantar en inglés es algo natural para lo que queríamos hacer: armonías vocales. Hay un montón de cantantes franceses que amamos, pero siempre cantan en solitario. Las armonías vocales no suenan tan bien en francés. Eso sin contar que todas nuestras influencias son inglesas o americanas.

Bueno, hablemos de “Let go”. ¿Es el resultado de haber viajado tanto?
Si no estábamos haciendo música, estábamos dejando todo parar ir de gira, así que todo lo que hicimos se centró en esos viajes. En primer lugar (y durante dos años) estaba Francia. Luego, un poco más tarde, Alemania. Bélgica, Suiza y, finalmente, Estados Unidos y Canadá. Durante esos años, nuestra música ha cambiado mucho, al igual que nosotros mismos. Es difícil describir todo lo que está pasando en la gira, la atmósfera, lo que se aprende como músico y como persona. En cierto modo no deja de ser una especie de diario de ruta.

Personalmente, había notado mucho ese cambio de sonido tan definido. ¿‘Wind song’ o ‘Losing you’ serían un ejemplo de ese cambio?
Sí, incluso se hizo un vídeo musical con fotos de nuestros viajes por la zona de América del Norte. ‘Losing you’ se publicó por primera vez en un EP acústico, aunque se convirtió en algo muy diferente a lo que sonaba en la gira y luego en el álbum. Me encanta la batería y las partes de bajo. ‘Wind song’ nació como una balada acústica, pero queríamos que tuviera más ritmo en el escenario y así fue como se convirtió en lo que es ahora. Ambas canciones han evolucionado dramáticamente en el escenario. Has acertado de pleno con esos ejemplos.

Aunque ‘The letter’ y ‘My lady’ recuerdan vuestros primeros tiempos.
Estás en lo cierto. ‘My lady’ es muy “Pop de cámara”. Queríamos que el disco tuviera más contrastes que el anterior.

Supongo que el trabajo de Julien Defauld influyó significativamente en el sonido. ¿Por qué él y no otro?
Habíamos trabajado juntos en la música por un tiempo y quería impulsarnos aún más, ya que ambos habíamos cambiado mucho en esto. Por lo tanto, ya sabíamos que podíamos trabajar bien juntos. Era como una nueva reunión. Julien es un productor y una persona increíble. Por cierto, este álbum es el primero que se graba en su propio estudio.

¿Y qué me dices de las contribuciones por Pino Palladino y Maxime Garoute?
Maxime ha estado tocando con nosotros desde el primer álbum. Es un gran amigo e influencia, la gira con él nos enseñó mucho. Por otro lado, él es un gran fan de Pino, a quien había descubierto por “Voodoo” de D’Angelo. Por eso, cuando Julien le ofreció a grabar el bajo, todos se volvieron locos. Pino es uno de los músicos más increíbles que he conocido, y una persona súper agradable. Grabar con él fue una gran experiencia.

Creo que ahora el listón está muy alto. Hoy se puede ser “banda revelación” y mañana “banda decepción”.
Como he dicho antes, es mejor no pensar mucho en ello. Tenemos que hacer lo que realmente queremos hacer, incluso si es arriesgado, aunque sea diferente de lo que te asegure el éxito. La gente reconoce la honestidad, se puede sentir. No estamos asustados, ya estamos cambiando y trabajamos en nuevo material. Tocar demasiadas cosas seguras, manteniendo las cosas de la misma manera y repitiendo la misma fórmula, sería realmente decepcionante. Tenemos mucho por hacer y vamos a estar todo el tiempo que sea necesario para sorprender.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: