Canal RSS

Mucho: Oda al tiempo.

Publicado en

“Eso de dejar las letras masticadas nos aburre”.

Mucho son un grupo que comienza de cero, el inicio de un sendero. Tal vez es así, y es que en cierta medida lo es. Tras la disolución de The Sunday Drivers, Miguel de Lucas (bajo), Fausto Pérez (guitarra) y Carlos Pinto (batería) se unen con Martí Perarnau, vocalista y guitarra de los Underwater Tea Party, -además de teclista en la última gira de los toledanos- para continuar algo que para ellos es vital, tocar. Sin pretensiones y sin más florituras que la de hacer música. De esta comunión nace su primer disco de título homónimo, bajo el sello Marciano Records, que además ha sido producido por Ricky Falkner para así darle la pincelada sonora necesaria. Suenan frescos y claros, ritmos marcados en un Lp sobresaliente con el que abren una nueva ventana.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.

Publicada en Paisajes Eléctricos

Mientras The Sunday Drivers se separaban, Mucho ya estaba tomando forma…
[Miguel]: Nosotros nos enteramos de la noticia de la separación antes que todo el público en general, evidentemente. Fue una decisión interna que se asume. Lo que no pretendíamos era anunciarlo en seguida, porque no queríamos hacer una gira de separación ya que eso nos disgustaba. […] Entonces como era cierto y estaba asumido que de tal día de tal mes eso se iba a terminar, preguntamos a quien le gustaría seguir en esta movida. Empezamos a montar unos ensayos paralelos a los de la gira para tocar y ver que se nos ocurría. Le propusimos la idea a Martí y aceptó porque el tenía la idea de hacer algún proyecto. […] Lo montamos, y al principio tocábamos algunas versiones, pasar el rato, divertirnos en el local… hasta que poco a poco empiezan a salir temas y nos dimos cuenta que aquello tiraba. Cuando The Sunday Drivers se acabó, nosotros ya teníamos carrerilla para seguir.

¿Eso pudo crear cierto malestar con Jero?
[Carlos]: Que va. Todo lo contrario.

[Miguel]: Lo bueno que teníamos era que como todo estaba tan rodado ensayábamos algún día de la semana, salvo si había que preparar algún concierto especial o acústico. En realidad cada uno estaba en su casa y a su bola.

Con Mucho habéis dicho que esto es para seguir tocando, que es una necesidad.
[Miguel]: Si, es algo que nos ocurre a nivel interno.

Respecto al nombre: fue algo que dio muchas vueltas y cambió bastante. Si no recuerdo mal, se pensaron nombres tales como Los Humos, Los Pérez, Miles… y al final, Mucho.
[Fausto]: Fueron paridas, chorradas, bromas internas… al final nos quedó uno que fuera fácil de decir.

[Miguel]: También está reflejado un poco en el diseño del disco, porque tuvimos la idea de llamarnos Nueve, Gigante o Perro y Gallina…

[Carlos]: Queríamos un nombre directo, sencillo y en castellano, que fuera fácil de pronunciar.

[Martí]: Y que fuera algo nuestro, muy nuestro. Siempre ha sido como una broma interna que teníamos.

[Miguel]: Nos animábamos así, diciendo: “¡Mucho!”

De hecho los títulos de las canciones son bromas internas. Una de ellas es ‘Si quieres, no’, algo que decía muy a menudo vuestro road mánager.
[Miguel]: Si, era una frase que decía siempre y que nos empezaba a cansar [risas].

[Martí]: Aunque eso es originario de Toni Jurado. Por lo visto esa frase es suya, lo que ocurre es que se ha extendido tanto que ya la dice mogollón de gente. Es muy graciosa, porque es como decir que sí con mucho énfasis [risas].

Otro cambio son los textos, los cuales son en castellano.
[Martí]: Sí. Eso ha sido premeditado. Yo tenía muchas ganas, también creo que todos también. Eso nos ha cambiado. No volveré a componer en inglés en mi vida.

[Miguel]: ¡Le ha gustado al chaval! [Carcajada].

[Martí]: No, es que es tu idioma. Cuando haces una canción en inglés no puedes llegar a ese nivel, porque no controlas el lenguaje por mucho que hayas estudiado. Es que no es el idioma que hablo. Hablo castellano, hablo catalán con mis padres… es el idioma con el que te expresas y con el que puedes decir lo que quieres. […] Además, así sientes que estás haciendo algo que es tuyo. Cuando yo cantaba en inglés tenía la sensación de que estaba haciendo la versión de algún grupo.

¿Opináis lo mismo?
[Miguel]: Sí. Todos tuvimos un grupo donde cantábamos en inglés, en su día nos gustó mogollón sintiéndonos súper convencidos. Ahora nos apetece hacer esta otra movida. Es que es lo que dice Martí, te convences más de lo que dices.

[Fausto]: Muchas bandas empezaron cantando en inglés: Deluxe, Standstill, Love of Lesbian, Sidonie… hay como un renacimiento de bandas consagradas que empiezan a cantar en castellano.

[Martí]: Al final eso te pica. Ves que otros músicos lo hacen, y piensas que lo podrías hacer mejor. Aunque luego no sea así, pero te pica el hacerlo.

[Miguel]: Para nuestro gusto, pensamos que se han castellanizado canciones y estilos de música que nos flipan y que son “guiris”. Sin renunciar a tu estilo. Eso no ocurría, era muy difícil.

[Fausto]: Es como el rock and roll británico y americano. Eso nos parece mucho más interesante. Por ejemplo, si cantas en inglés siendo de Toledo, siempre terminas haciendo un género, de alguna manera. Haces pop en inglés y ya entras dentro de una categoría. Y es que la audiencia potencial es la que habla castellano. De alguna manera ha sido como una liberación.

Y así, en castellano, el mensaje llega antes.
[Martí]: Es que te entienden. Mi madre me comenta ahora las letras, cuando antes escuchaba mi música y nunca entendía lo que cantaba.

[Miguel]: Y es que les haces pensar. Hay una parte de la canción ‘Resquemor en la orilla’ que dice: «somos la mancha de tu subdivisión». Cuando dice que somos la mancha, la gente piensa que somos unos idiotas de Toledo que cuentan cosas raras [carcajada]. Eso está muy bien. Que cada uno tenga su propia interpretación de la letra.

Cierto, algo importante con lo que se “juega” es con la interpretación de las letras.
[Martí]: Eso es algo que siempre me ha gustado de la música. Es que eso de dejar las letras masticadas me aburre, ya estoy cansado de eso.

Y eso a la larga quema. El siguiente, el próximo… si todos son así, cansa. Y un músico no puede aburrirse haciendo lo que hace.
[Martí]: Tu escuchas “Ok Computer”, ves que las letras están contra el capitalismo, los hippies, el establishment… llegas a ‘Paranoid android’ y piensas como puedes quedarte con eso, con esa letra y sus lecturas. Es lo que siempre me ha gustado de la música.

[Carlos]: En los primeros discos de REM las letras son marcianísimas, mucho más que las nuestras.

¿Y el sonido? Personalmente lo noto más claro, diría que pop… pero prefiero utilizar el término “fresco”. Incluso las canciones rara vez llegan a los cuatro minutos.
[Miguel]: Yo no creo que sean más pop, yo diría que es más directo. Eso si que es cierto; canciones de tres minutos, concretas… pero lo que hemos pretendido ha sido encrudecernos un poco. Que sea más auténtico.

[Martí]: Yo en los Sunday nunca compuse, pero si que es verdad que en el disco se nota que es fresco, que crudo y que son canciones que puedes tocar con una acústica y que no pasa nada. Son canciones sencillas con los acordes y las armonías. Durante mi vida hice canciones con muchísimos acordes y terminé harto. […] Es crudo, directo… que por eso está grabado de esa forma, en directo. También tiene más cosas encima, pero es que queríamos tocarlo directamente porque luego hay que tocarlo así delante de la gente.

[Fausto]: Refleja el primer disco de una banda que acaba de nacer. Así sin más. Grabamos así, rápido, como salía… sin complicarnos. Nada de florituras u orquestación.

[Martí]: ¡Pero eso no significa que no esté trabajado! Escuchas un disco de los Black Keys y no hay una locura de instrumentación. […] Es lo que hay; directo y bonito. Los arreglos que hay son los justos. Las bandas que trabajan así hacen unos directos flipantes.

[Carlos]: Y si algo se mete, que sea algo que puedas tocar en directo delante de la gente.

También hay cierta urgencia. Primero por las letras en castellano, y segundo por la rapidez de las canciones.
[Miguel]: ¿Tú crees? Bueno, es lo que nos ha salido. Con respecto a eso tampoco te puedo responder algo más concreto. No hay pretensión alguna, salvo la de seguir tocando. Quizá esa sea la urgencia que tenemos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: