Canal RSS

Tórtel: Felicidad reversible.

Publicado en

“La canción alegre está infravalorada”.

Tórtel, grupo formado por Jorge Pérez (Ciudadano, Maderita) y por Joaquín Pascual (Surfin’ Bichos, Mercromina, Travolta) grabaron un estupendo trabajo titulado “Lugar nuevo” en 2009. Lo que resultaba curioso es que unas canciones que parecían sencillas conllevaran una armonía y composición tan complejas, por lo que aquel camino tenía que llevar por fuerza a un segundo largo, “Entusiasmo” (Los Enanos Gigantes / El Volcán, 2012). Sin más complejos ni pretensiones, las canciones de Tórtel harán más feliz la vida de todos.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.

Publicada en Cambio 16 / Nº 2119, 17 Septiembre 2012

Tórtel empezó con canciones que no encajaron en Ciudadano, ¿cierto?
Bueno, eran ideas, sí, pero no todas. En el punto de partida eran canciones que yo tenía un poco en la nevera. Eran ideas que tenía y que me gustaban, pero que no las veía en Ciudadano. Algunas eran simples esbozos, pero sirvieron para tirar con el comienzo de Tórtel. Fue coger esas ideas para ver que podía salir. Claro, al ser un instrumentista limitado eché mano de Joaquín [Pascual], también porque él me dio un poco de coba ya que yo no me atrevía a encauzar la historia. Le enseñaba las canciones -en plan confianza- y le preguntaba qué podíamos hacer con ellas. No se planteó dejar Ciudadano, pero cada uno estaba haciendo otras cosas y el proyecto estaba muy parado. Todo eso sirvió para que me tomara en serio lo que hacía, agarrando esas ideas y tirando del hilo para hacer algo con ellas… para intentar acabarlas y grabarlas, finalmente, con Joaquín.

“Lugar nuevo”, en comparación con “Entusiasmo”, tiene un sonido más maquetero.
Sí, es que era lo que teníamos. Si hay algo que me gusta de los dos discos es que suenan tal cual a como me sentía en esos momentos. Después de ver que Ciudadano, el proyecto que inicié con diecisiete años; no iba a tirar más, me agobiaba a nivel personal también. Era un momento de incertidumbre en el que no sabía por dónde tirar. Claro, las canciones me salían y aprovechaba esas ideas que estaban por ahí. Esos esbozos pudieron haber tomado otras formas, pero luego, al tocarlas con Joaquín (por nuestro interés minimalista), terminaron así. Estaban hechas de ese modo.

“Entusiasmo” me pilló en otro momento completamente destinto. Tú lo sabes bien, cuando empezamos con “Lugar nuevo” yo tomé las riendas del proyecto para dar el siguiente paso que era tocar las canciones en directo en otra onda. Ya no era la misma actitud de estar en casa viendo el disco, sino la de estar tocando por ahí. Creo que las canciones son lo suficientemente versátiles como para que den un giro más luminoso y más golfas.

Sinceramente, los conciertos que vinieron después de “Lugar nuevo” ayudaron bastante.
Fue una gira muy divertida. Al defender las canciones en directo me di cuenta de que me encontré con un montón de amigos que me apoyaron ahí. Me gustaba ver como las canciones fueron tomando forma y más cuerpo al estar tocando con más gente como Pau [Roca] (guitarra) o Rafa [Estrela] (batería). En disco era una cosa muy distinta a lo que se veía en los conciertos, las canciones se veían mucho más vivas. A la hora de hacer “Entusiasmo” yo me sentía en un mejor momento personal debido a todos esos amigos que tocaban tan bien y porque Tórtel podía convertirse en algo más sónico y más vitalista. Y con esa onda empecé a hacer las canciones, surgieron así. Era pura vitalidad. Pensaba que era bonito hacer algo así.

Y lo es. Con ese entusiasmo (nunca mejor dicho), desde luego que lo es.
Es que uno hace una canción y no sabe lo que le va a salir, pero cuando de repente reflexionas te das cuenta de que tienes muchas más canciones con ese mismo punto. Todo eso me estaba gustando, ¿sabes? Creo que es necesario. También pienso que la canción alegre u optimista está infravalorada, parece que si no es un drama no tiene poso. Es muy jodido, pero es interesante para mí el reto de expresarme haciendo canciones positivas sin parecer un frívolo o un noño, pero me vi capaz de hacerlo. Me pareció que era muy interesante plantearme ese reto y más en un momento como este. Creo que, para cómo está todo, la actitud más subversiva es estar alegre. Cuando estás triste, estás mal, débil y no tienes fuerzas. Al menos en mi caso. Una muchedumbre de tristes no da miedo, pero una de gente con ganas de divertirse y de hacer cosas, impone.

¿Crees que así será tomado en serio el proyecto? Tórtel, si no me equivoco, empezó como un experimento.
Yo espero que sí se le tome en serio a Tórtel. La reacción con este segundo disco ha sido superbuena, así que la forma para que nos tomen en serio está en las canciones. Más que un proyecto o de una idea, aquí estamos hablando de demostrar entusiasmo. Pudo haber sido un intento fallido, pero ahí están las canciones. He intentado hacerlas lo mejor posible, trabajarlas bien conociendo mis limitaciones como músico, así que me intento rodear de gente que aporte cosas y eche un cable.

Hay gente que sigue, como Rafa Estrela o Pau Roca… pero también se han unido Abel Hernández o mi amigo Vicente Gil. Que por cierto, no quería tocar en un grupo hasta ahora. Es un excelente guitarrista que se ha tirado treinta años en su casa tocando a su rollo. Me siento muy contento. Gracias a eso, el título del disco cobra todavía más sentido.

Tórtel siempre ha tenido ese rollo de banda itinerante. Es más, Joaquín Pascual era el cincuenta por ciento al principio, aunque luego no estaba presente en los directos. Sin embargo, vuelve a estar a la sombra de nuevo.
Sí. Es un cambio natural porque grabamos el primer disco juntos y luego en directo no pudo defender las canciones porque tenía otros proyectos. Es normal, Joaquín es una persona que tiene una gran trayectoria y otro sentimiento vital. Date cuenta que es mayor que nosotros, así que para él, empezar desde cero con una banda, es jodido. Por mi parte, tampoco quería meterlo en este rollo de barco a la deriva… Pero todo coge otro carácter y otra forma después del directo. Joaquín no estaba, pero la amistad está ahí y capta el momento en el que estoy. Ahora se ocupa de las labores de producción y mezcla, aunque la instrumental que cierra el disco es suya.

Ahí quería llegar. “Lugar nuevo” tenía también partes instrumentales. De hecho, el directo se abría con ese mismo tema.
Así es, había tres, pero en “Entusiasmo” hay únicamente una, que es la de Joaquín. Bueno, ha surgido de ese modo. A mí me gusta ese punto instrumental que tenía “Lugar nuevo”, como de interludio. En este caso, como el disto tenía otro rollo, no encajaban tanto. Pero para cerrar me parecía muy divertido para el disco.

Bueno, ‘La guerra fría’ tiene un final tan largo que podría decirse que es instrumental. Lo curioso es que su letra te deja planchado pero sin darte cuenta de lo que dice.
¿Sabes? Tenía la letra con dos frases y no quería alargarla más porque lo decía todo. Es bastante triste, además, pero la tenía ahí. Esto que te voy a contar es algo muy poco glamoroso, pero es la puta verdad. Grabé unas ruedas larguísimas para pasárselas a Abraham Boba y que metiera un acordeón. Lo hice todo igual para que se pudiera hacer el fade-out, ¡pero no veíamos donde! Me metí tanto que se alargó sin saber cómo cortar. Al final, son tres minutos -con un acordeón- en los que no te enteras de lo que ha pasado (risas).

Me pregunto si ‘La guerra fría’ se hizo desde la inmediatez o desde la lejanía.
Bueno, en cierta forma es también una canción positiva porque es una historia de amor a la que no hay que darle más vueltas porque no va a funcionar. Es aceptar lo que hay. Nunca te vas a acercar más a ella, pero tampoco te vas a alejar. Ni siquiera es renunciar al sentimiento. Aunque se haya terminado y esas dos personas se hayan querido, van a seguir queriéndose de alguna manera. Eso está guay. Se acepta la situación y que la otra persona ha sido justa, y si se ha terminado… se ha terminado. Pero hay que estar orgulloso de lo que se ha sentido.

¿Es por algo personal? ¿Se terminó la relación con tu chica?
No, sigo con ella desde hace cinco años. Esta letra la tenía por ahí escrita, pero creo que sería imposible escribir algo así si estuviera en una ruptura. Más bien ha sido por amigos y por gente que le está pasando eso. Sé que es muy jodido decirles que lo acepten cuando no estás en su situación, pero estoy en una situación tan optimista… que tengo que hacerles reflexionar sobre ello.

Vamos, que es una canción sobre la distancia.
Exacto.

“Lugar nuevo” tuvo otras canciones además de las que ya aparecieron en el resultado final, pero en “Entusiasmo” veo que está ‘El héroe del río’, un tema de esa época.
Efectivamente. Cuando yo acabé de componer “Lugar nuevo” hice ‘El héroe del río’ porque me apetecía tener una canción más movida, quizás, también, para el directo. Luego fue tomando forma y me gustó. Pude haberla metido en “Lugar nuevo”, pero decidí no hacerlo porque siempre me tranquiliza tener ahí una canción que marque el camino hacia un nuevo disco. De hecho, tengo ya una canción que se llama ‘Canto claro’ que marca lo que puede ser un siguiente disco.

Hablemos de esos puentes, ahora que han aparecido en la conversación. Hay una frase en ‘Los tres mendigos’ que dice así: “los pobres hacemos bromas de ricos porque así nos sentimos más importantes”. Y cómo no, en “Lugar nuevo” se encontraba ‘Amo el dinero’. Podría decirse que son canciones hermanadas.
Completamente. Me preocupa el no tener un duro, la verdad, pero la posición de dejarlo todo para hacer lo que realmente te gusta es una apuesta muy cañera y muy arriesgada. En realidad, frivolizo sobre eso –y hago un poco de broma- por la gente que me rodea y que pueda pensar en lo que voy a hacer el día de mañana. Pero tampoco me preocupa eso, ¿sabes? Me preocupa por mi novia, por mi padre o por si pago el alquiler. En realidad, no sé, yo hago lo que me gusta, pero ojalá me encontrara una bolsa de dinero tirada por ahí. No me haría más feliz, pero sí que dejaría más tranquila a la gente que tengo alrededor. Y no me cuesta tanto amar el dinero porque no me voy a poner a trabajar en algo que no me gusta.

¿Es posible que exista un prejuicio con “Entusiasmo”? Me refiero a que puedan decir que el disco es otra obra más de un grupo Pop. Aunque imagino que te darán igual las pretensiones, pese a que “Entusiasmo” –bajo mi punto de vista- tiene trasfondo social.
Sí. Desde luego, el disco tiene esa lectura un poco por encima y es un trabajo de Pop optimista, pero tampoco quiero ser mucho más pretencioso. Aun así, puedes mirar mucho más y ver que los textos están muy pensados y elaborados. Son letras de canciones, simplemente. No comulgo con esa literatura del Rock, no vayamos a ponernos místicos, pero ya tenemos una edad, por lo que no estamos para que nos digan cuatro cosas que rimen. Esas cosas no me atrapan, prefiero que me hagan pensar.

Te cuento esto como oyente de canciones, porque alguien que escuche ‘Los tres mendigos’ puede quedarse con la coña del dinero o también puede pensar en la ironía de la letra. Piénsalo, ¿quiénes seríamos esos mendigos? Los mendigos somos todos. ¡Los cantantes somos unos putos mendigos! Al final terminas mendigando a la gente para que vaya a verte, convirtiéndote tú en fan del público. Incluso llegas a reconocer caras.

Podría estar quejándome todo el rato diciendo que la música es una mierda, pero prefiero hacer una canción alegre para reírnos todos de lo que hay.

¿Crees que los músicos han dejado de escuchar canciones? Eso explicaría el por qué de la calidad que hay.
Además de hablarte como oyente de canciones, también te hablo como persona que va al cine o como lector. Quiero que me cuenten algo más que simplemente la típica historia. Nos tenemos que exigir un poco más de trasfondo.

Y de honestidad.
Sí, tío, tú lo has dicho. Y ojo, esto no es una competición para ver quién utiliza la palabra más rara o quién es más profundo, estamos en el siglo que estamos y vivimos donde vivimos. No hace falta ser tan rebuscado.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: