Canal RSS

Curioni, Champanier & Lea: Viaje de regreso.

Publicado en

“Si algún tesoro me ha dado el hecho de vivir aquí, es el de la amistad que tenemos”.

Es curioso cómo la historia se repite de manera cíclica. Para unos es un viaje de ida y vuelta, mientras que para otros se queda en viaje sin más. Argentina se ha caracterizado por exportar músicos de diverso pelaje que han terminado recalando en España. Hay quién lo hacía para buscarse la vida únicamente, por placer o por mejorar. Tal es así que los tres protagonistas de esta entrevista conjunta han iniciado sus respectivas carreras musicales, cada uno por su cuenta llegando a coincidir (sin casi conocerse antes) en España para formar una bonita amistad sin precedentes.

Pepe Curioni (Sergio Makaroff, Lucas Masciano, Particulares…), Marcelo Champanier (Impasse, Perros de Burdel, Marcelo Champanier…) y Leandro Aput (Cabezones, Lea…) conversan para relatar sus coincidencias. En próximas semanas, cada uno contará su propia vida personal y musical. De momento, toca conversar con ellos tres en conjunto.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.

Archivo sin publicar

¿Qué os movió a salir desde Argentina para España para haceros escuchar con vuestra música?
[Marcelo]: Yo ya conocía Madrid, vine por primera vez con trece años a visitar a un amigo del colegio que se había tenido que ir con su familia de Argentina durante el gobierno militar.

Pasé un mes aquí y cuando volví a Argentina, siempre supe que volvería para quedarme a vivir. Cuando estuve viviendo en Perú (desde diciembre de 1999 a julio de 2000) lo vi claro y decidí que era el momento. Amo España y mi ciudad, Madrid, incluso a pesar del gobierno actual, al cual aborrezco profundamente, es un país maravilloso. Si eres honesto y trabajador es un lugar donde puedes vivir bien y salir adelante.

[Pepe]: A mí me motivo la idea de conocer mundo. Yo me fui de Argentina en el 2002 cuando el país estaba bastante mal, la verdad. Necesitaba otro lugar donde desarrollar mi carrera musical. Quería vivir de la música. España en ese momento se presentaba como un sitio con un prometedor mercado musical.

[Lea]: Yo pisé Madrid por primera vez a principios de 2009 envuelto en una revolución personal que tenía que empezar a resolver con algunos fantasmas decapitados.

En ese momento mi gran motor era mi disco “Luz Día”, que acababa de editar en Argentina y me tenía renovado y con ganas de apuntarle a cosas nuevas.

Hice un viaje a Madrid para conocer la ciudad y reencontrarme con un viejo amor. Aproveché el viaje para mostrar el disco, tuve varias reuniones, sin demasiada suerte, pero me volví a Buenos Aires convencido de que quería caminar más tiempo por esta ciudad cañera y amigable.

Renuncié a los trabajos que tenía y en septiembre ya estaba de nuevo en Madrid con mi guitarra. La cosa no salió tan mal. Hoy vivo con ambos amores (guitarra y chica) en Lavapiés.

Además, curiosamente, los argentinos os termináis encontrando. ¿Dios [Elvis] os cría y vosotros os juntáis?
[Marcelo]: La santísima trinidad nos cría (Charly/Spinetta/Fito) y nos juntamos por afinidad, cariño, empatía y amistad.

[Pepe]: Siempre nos juntamos porque tenemos amigos en común. A Lea lo conocí por amigos de Argentina; a Marcelo por casualidad… pero es verdad que siempre nos juntamos.

[Lea]: Un amigo en común me pasó el contacto de Pepe. En ese momento él vivía en Barcelona y yo acababa de llegar a Madrid. Al poco tiempo de llegar me fui a Barcelona a pasar una temporada y allí nos conocimos personalmente. Un todo terreno. Pepe fue muy generoso conmigo desde el primer momento y hoy puedo decir que es de mis mejores amigos. Un tiempo después Pepe se vino para Madrid y así es como conocí a Champanier. Si algún tesoro me ha dado el hecho de vivir aquí, es el de la amistad que tenemos.

Lo que realmente me sorprende es que, a pesar de colaborar en directos y demás, todavía no haya un disco entre los tres.
[Marcelo]: Como bien dices, todavía no hay un disco entre los tres, pero como aún estamos vivos y más activos que nunca todo puede pasar…

[Pepe]: Grabar un disco es un lío bastante grande de hacer uno solo, no me imagino de a tres. Creo que debería surgir de manera natural, por eso ya existen las colaboraciones.

[Lea]: A pesar de ser tres propuestas bastante diferentes entre sí hemos hecho muchas cosas juntos. Yo participé en el disco de Particulares y también en el de Marcelo. Sin duda aprendí mucho trabajando con ellos. Además hemos tocado en directo muchísimas veces.

Lo que ocurre es que los tres estamos bien enfocados en nuestros discos, en el desarrollo de nuestras carreras, eso lleva muchísimo trabajo y esfuerzo y tal vez no nos queden energías para afrontar algo en conjunto.

Creo que cada uno cuenta con los otros para lo que necesite. Yo lo vivo así.

Y quién dice un disco… dice una gira entre los tres. Pienso que es un buen momento, pues los tres os encontráis en un momento crucial de vuestras carreras. O todo funciona o todo se hunde.
[Marcelo]: Me encantaría, todo es ponerse. Venimos colaborando desde hace unos años. De hecho en algunos temas de mi nuevo disco la pre-producción la hicimos los tres. Lea toca guitarras acústicas en el disco y Pepe es el co-productor y grabó coros en muchas de las canciones.

[Pepe]: Siempre hacemos conciertos conjuntos. La gira te la debemos Charly.

[Lea]: Eso es más factible. En la fragilidad aparente de nuestros proyectos radica una de sus grandes fortalezas.

Pero ahí quedan las colaboraciones conjuntas, como ‘El ojal’, mano a mano entre Marcelo y Pepe. Además, era de La Salada, si no me equivoco.
[Marcelo]: Me ha encantado que Pepe me pidiera que colaborase en ‘El ojal’, grabé piano y la cantamos juntos. Creo que ha sido una decisión muy acertada de él llamarme para ese Blues. Estoy muy orgulloso del resultado final.

[Pepe]: Verdad. La Salada Blues Band, banda de músicos de Chivilcoy. Pero su pianista [Gustavo Villegas] fue fundador de Memphis la Blusera y productor de Pajarito Zaguri, entre otros.

La Salada fue una gran escuela para mí, el hecho tocar con músicos experimentados me hizo crecer.

Ya lo dice Lea en el libreto de “Sed”: Dedicado a todos los que sienten la sed verdadera, la que los hace sentir vivos. ¿Es necesario tener sed para querer beber agua?
[Marcelo]: Es necesario tener sed y hambre de hacer cosas y de aprender. Sino estás muerto. En cuanto al acto de beber, como ya lo dijo Dylan: “comeré cuando esté hambriento, beberé cuando esté sediento”.

[Pepe]: Para mí la sed de vivir es fundamental.

[Lea]: Se puede beber agua sin tener Sed, yo creo que hay distintos tipos de Sed, susceptibles de ser saciadas de mil formas diferentes. El secreto está en reconocer esa pulsión, ese deseo que todos tenemos dentro, el motor que te empuja a hacer las cosas más trascendentes para nuestra vida.

Esa frase está inspirada en una canción de Luis Alberto Spinetta, llamada justamente ‘La sed verdadera’, y tiene que ver con esa doble búsqueda profunda de saber cuál es la sed verdadera y cuál la forma de complacerla, si es que existe alguna.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: