Canal RSS

La Habitación Roja: Oleadas de electricidad.

Publicado en

“Hemos currado con menos canciones que nunca”.

Todavía unidos y enteros, La Habitación Roja alcanzan el octavo trabajo discográfico de estudio. Y van más allá, pues superan el sonido acústico de Universal para dar paso a la electricidad con Fue eléctrico. Cada una de las piezas contiene una personalidad propia al arrancar la piel del riff característico de cada una. Mucha culpa de esto la tiene Pau Roca, guitarrista de la formación que charla con Charly Hernández en esta entrevista.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.

Publicada en La Casa con Ruedas

Nuevo disco. Éste, “Fue eléctrico”, superior a “Universal”. Aunque aquel se llevó bastantes collejas…
Yo creo que las collejas hacen más ruido que los elogios. Pero en general, quitando un par de collejas importantes, más o menos fue bastante positiva la reacción.

Con ocho discos y con el listón tan alto, superándose… En un grupo de Pop es bastante complicado.
Sí, es bastante difícil mantenerse. Realmente quedamos pocos.

Porque lleváis casi veinte años, ¿verdad?
Sí. Empezamos juntos con quince o dieciséis años.

¿Y os vais sintiendo mayores?
Claro, pero es que no sentirlo sería un poco peligroso (risas). Yo creo que si hay libros que escribieron los griegos hace miles de años y que todavía funcionan… pienso que con una canción puede pasar lo mismo con alguien de cuarenta para alguien de diecisiete. Son sentimientos. Es algo universal, pero también hay que reconocer la edad que uno tiene. De hecho, el día a día te hace crecer.

¿El título [“Fue eléctrico”] es por el sketch de los osos de Muchachada Nui?
Totalmente cierto. Queríamos que tuviera la palabra “eléctrico” porque nos gustaba el concepto. Al final, lo pusimos como broma pero la compañía no sabía de donde venía pero les parecía algo muy chulo. Es un sketch que hemos visto muchísimo. Nos los sabemos de memoria (risas).

¿Había título alternativo?
Bueno, alguien dijo “Será eléctrico”, pero no nos hacía gracia.

Suena incluso pretencioso.
Sí.

Pero aun así promete mostrar realmente lo que hay dentro. “Universal” fue muy acústico, con mucha guitarra acústica. En cambio, en este último, es muy eléctrico, cosa evidente, pero es que cada canción tiene un riff característico.
Correcto. Es todo muy de guitarras con una base muy contundente. De hecho, eso ha ido de la mano por Santi García porque supo sacar provecho a las guitarras y esos riffs con un sonido más contundente. Estaba todo muy bien orquestado.

Es más, este se ha grabado en Gerona y “Universal” se grabó en Gandía.
Eso es. Digamos que “Universal” tuvo más un rollo de ir añadiendo capas y demás. Era menos directo. Y en este, aunque algunas canciones tienen muchas pistas, realmente es con el que más nos constó adaptarlo al directo porque las tocábamos muchas veces y no salían bien. Pero en el ensayo terminaron por salir igual.

Y eso que suele ser más sencillo en acústico por el tema de la simplificación.
Sí, pero como nos pusimos a meter cuerdas, teclados, coros… Luego, a la hora de elegir que hacíamos, teníamos que llevar unas guitarras también al directo. También entro Jordi Sapena para darle esos matices después. Pero en este hay canciones que tienen hasta tres guitarras eléctricas. Da mucho juego.

¿Sigues con la Fender Jaguar?
Sí. Como en el disco había muchas guitarras también he utilizado mi SG y una Stratocaster que queda muy chula.

¿Y pedales? No hay un despliegue brutal de efectos, sino que casi todo el rato es el mismo.
Eso es. También hay mucho delay y muchísima distorsión de ampli. Tenía un par de amplis antiguos que me gusta mucho y los usé a todo volumen. Pero en realidad hay poco pedal de efectos.

Hablamos de “Fue eléctrico” como un disco de evolución. ‘El resplandor’ es una canción que evoluciona de ‘El eje del mal’, del “Nuevos tiempos”. Y también se dice que es un álbum que suena a los primeros trabajos de La Habitación Roja…
Pues la verdad es que no lo acabo de ver. Pero bueno, supongo que el que lo haya dicho tendrá sus motivos. Aunque si te refieres a Nuevos Tiempos sí que lo puedo entender, pero al primer disco no lo veo.

En directo tendrá un punto a favor ya que cualquier corte es candidato a abrir un concierto, ¿verdad?
Es verdad. De hecho, hemos estado barajando empezar igual que en el disco, pero siempre está bien añadir cinco o cuatro canciones más al repertorio del directo que ya tenemos. De esta manera nos podemos plantear hacer conciertos con un nivel más alto. Verdaderamente funcionan bastante este tipo de canciones.

Si además contamos con Dorian haciendo la remezcla de ‘Ayer’, la cosa gana puntos. ¿Cómo fue aquello?
Dorian son muy amigos y a mí me gusta como se toman la música. Es un grupo con el que nos sentimos muy identificados a nivel musical y también a otros niveles, claro. Siempre estábamos hablando de hacer algo y esta es la primera que cuaja. Aunque más que una remezcla habría que decir que han hecho una versión suya y encima la han mejorado.

¿Podría decirse que la han dignificado?
Sí. La han hecho bailable, que es algo que a nosotros nos hace mucha falta.

Hombre, ‘Siberia’ tiene su punto bailable. Al menos así lo creo.
Pues sí. Yo pincho bastante y creo que podría poner una de estas canciones en alguna sesión a las dos de la mañana y no vaciar la pista (risas).

¡Pero vuestros discos restantes no son para vaciar pistas!
No, claro, pero tampoco son para bailar. Son para conciertos y tal. Aunque… bueno, ‘El eje del mal’ y alguna otra así podría ser bailable.

Bueno, también decían que erais unos sosos y que vuestras letras son deprimentes.
Ya, pero eso es depende de cómo se mire (risas).

Pero a pesar de esto… no sé, “Fue eléctrico” me parece que tira hacia el New Wave. Bebe de una fuente muy ochentera del tipo Echo & The Bunnymen.
Desde luego. Acabamos sonando a la música con la que nos hemos criado, que en este caso es esa. Tiene algo de los noventa, ochenta… así como de The Cure. Estética y musicalmente es lo que más nos gusta. Ya sabes; el uso de delays y ese tipo de ritmos contundentes pero con melodías Pop.

Tampoco os veo con un keytar.
Pues no (risas).

Aunque han pasado años mantenéis una filosofía propia, aunque no sé si “estilo propio” sería muy acertado, pero por ahí irían los tiros. Por ejemplo, a los Lori Meyers les llovieron hostias por cambiar en “Cuando el destino nos alcance”.
Es complicado pero es algo que también es inherente al grupo, para bien o para mal. Siempre pretendemos hacer un tema supercañero o uno superlento… y al final suena a lo que siempre ha sonado La Habitación Roja. Si lo analizas más fríamente, ‘Indestructibles’ (como has dicho) o ‘El eje del mal’ podrían no tener que ver, pero luego ves que suenan parecidas. Eso es algo que me parece que está muy bien.

¿Tal vez Jordi Sapena habría cambiado un poco el sonido?
Él era muy fan del grupo. Era técnico de sonido y de ahí pasó a tocar con nosotros, con lo cual, tiene unos referentes muy cercanos a los nuestros.

¿Os han sobrado piezas de “Fue eléctrico”? Aunque más que de “sobras” vosotros sois de caras b.
Nos gustan mucho esos formatos aunque cada vez es más difícil sacar EPs y cosas así. Pero la verdad es que hemos currado con menos canciones que nunca. Se quedaron dos fuera.

¿De cuantas en origen?
Había un montón. Jorge presentó veintialgo, pero de esas curramos con quince. Es que si no al final te diluyes.

¿Cuál recuerdas con más canciones?
Recuerdo que con el anterior había una barbaridad. De hecho, algunas que están en “Fue eléctrico” no cuajaron en su momento porque eran demasiado extrañas para lo que estábamos haciendo. Ahora las hemos vuelto a coger para darle la forma definitiva.

Por lo tanto no iba tan desencaminado cuando he dicho que algunas canciones son evoluciones naturales.
Pues sí, así es. Hay canciones que están en las maquetas de “Universal”, literalmente.


Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: