Canal RSS

Digital Analog Band: Luz solar.

Publicado en

“Hay mucha parte de selección de sonidos y de ambientes para completar el espectro de sonoridad que quieres desarrollar”.

Digital Analog Band (DAB), el tándem formado por Pedro Andreu (Héroes del Silencio) y por Luis Sancho (DJ Positive) lanzan su tercer álbum, titulado “The Best 3” con Blanco & Negro, después de la vida pasada en el prestigioso Café del Mar.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.
FOTO: GUSTAFF CHOOS.
Archivo sin publicar

“The Best” se titulaban los dos primeros trabajos. Aunque normalmente se titula así un álbum cuando recopila lo mejor de un artista.
[Luis]: En el primer álbum fue como un poco broma. Es decir, los “The best” los saca un artista cuando ya ha publicado varios discos y hace una compilación de sus mejores temas o de los más importantes. Cuando estábamos trabajando en el primero decidimos que lo íbamos a llamar así. Un toque cómico o como de broma. A partir de ahí decidimos que esto iba a ser una serie de tres discos.

[Pedro]: Y además siguiendo la misma línea.

¿Seguirá manteniendo este título o subtítulo este tercero por ver la luz?
[Luis]: En principio todo surgió al fichar con Café del Mar. Hicimos un disco que empezamos a mostrar a compañías para ver donde podía encajar o a que sellos les podía interesar este trabajo. Café del Mar apareció y entonces nos ficharon. Fuimos el primer grupo al que fichaban como artistas, porque hasta entonces publicaban recopilatorios. Ahí ya hicimos un proyecto que constaría de tres discos en un periodo de tiempo determinado.

[Pedro]: Ahí se basa la trilogía y el ciclo del que te hablábamos antes. Se completa un ciclo de tres discos.

Si no me equivoco, ya creasteis un sello con anterioridad llamado Music On.
[Luis]: Sí, y lo seguimos teniendo. Está en ‘stand by’ por si surge en algún momento para poder publicar algo, sea de nuestro trabajo o de otros artistas. Esta ahí y en cualquier momento podemos utilizarlo.

[Pedro]: De hecho era una alternativa en el caso de que no hubiese ninguna discográfica con una propuesta interesante. Si no llega a aparecer ninguna nosotros hubiésemos editado con Music On.

Este tercer LP sale con Blanco Y Negro. ¿No se pensó en editarlo con Music On tras la salida de Café del Mar?
[Luis]: Nuestra intención era buscar una compañía que lo editara, porque eso nos libera del trabajo y las responsabilidades de promoción, distribución…, etc. Nosotros nos dedicamos a hacer música, si lo sacamos con Music On nos hubiésemos tenido que meter en el trabajo de una compañía. Entonces, nuestra primera opción era que alguien hiciera ese trabajo de una compañía. […] En este caso con Blanco Y Negro estamos de acuerdo con lo planteado, así que lo hacemos con ellos. Si no hubiese existido una oferta por parte de otra compañía o que no nos convencieran otras ofertas lo habríamos terminado haciendo con nuestro sello.

Pero entonces la trilogía en su totalidad no entra ya en Café del Mar.
[Luis]: Mientras inicialmente trabajábamos en este disco se iba a publicar con Café del Mar, pero llevan dos años con varios problemas internos que nos han afectado sin tener responsabilidad alguna, entonces hemos decidido migrar a otro lugar porque con ellos en este momento no se puede contar ya que no están trabajando como deberían. Están más preocupados por sus peleas internas. Era inviable.

Es evidente que la manera de grabar es diferente a la de un grupo al uso que consta de bajo, guitarra y batería. En vuestro caso, ¿cómo empezáis a darle forma a una canción? ¿Se guarda algún tipo de orden instrumental?
[Luis]: No hay normas, en esto no existe unas pautas a seguir que sirven para todas las cancines por igual. Hay temas que pueden empezar por una línea melódica de piano o de guitarra, alguna que empiece con otro instrumento y hay otras que pueden empezar con una melodía de voz.

[Pedro]: Es algo que aporta al inicio. Luego lo que hacemos es armar el puzzle para que todo lo que viene después de ese inicio encaje bien y nos guste. Hay mucha parte de selección de sonidos y de ambientes para completar el espectro de sonoridad que quieres desarrollar dentro de un tema, partiendo de una base que no siempre tiene que ser la misma.

Una “aventura” sonora porque no sabes como puede terminar un tema aunque lo tengas empezado.
[Luis]: Puede salir un groove de batería que te guste y a partir de ahí ya vas añadiendo una línea de bajo o una armonía del instrumento que sea. Ya te digo, pueden surgirte las líneas melódicas de una voz que ya tengas grabada y después componer algo más partiendo de eso.

¿Se trabaja más fácilmente con los ordenadores?
[Luis]: Yo creo que no, porque en todo lo creativo da igual la herramienta que utilices. Pero para desarrollarla date cuenta que -salvo en temas que aporta algo algún músico como las pistas de guitarra o de bajo- para nosotros igual es mas cómodo porque si tuviésemos que grabar un día la batería, otro día el bajo… tendríamos que estar llamando todo el rato. En ese aspecto si que es más cómodo.

[Pedro]: Yo lo que veo cuando compone una banda es que desde ya suena todo el mundo. Sin embargo en el trabajo de un estudio los sonidos van viniendo paulatinamente. No es tener una canción y que suene todo y luego eliges. En una banda se ponen todos a tocar y ya suenan, aunque luego lo pules. En el caso del trabajo de estudio es un desarrollo más pensado, digamos. Más de paso a paso e incluso más individualista.

[Luis]: En una banda el bajista está pensando en la línea de bajo que tiene que hacer, el batería con lo que tiene que tocar, el guitarrista… mientras que aquí tenemos que pensar cuando programamos la batería, cuando el bajo, quien va a tocarlo… y somos nosotros todo el tiempo, por lo que tenemos que pensar en los componentes. […] Un día eres bajista y al otro eres teclista o guitarra. Entonces yo creo que cuesta más. En cambio en una banda es un, dos, tres… y en marcha.

Habéis nombrado las voces. Me preguntaba si Miriam Brunet y Aimée Ruiz continúan en esta entrega aportando su labor vocal.
[Pedro]: En este trabajo hay voces femeninas que son nuevas. Miriam no está en esta ocasión, pero por otro lado están Elena Rubio, Clara Téllez [Los Peces]… También contamos con otra gente que hemos encontrado por ahí de otros países y que son voces que nos encantan.

[Luis]: Eso es lo que te permite nuestra forma de trabajar y de hacer música., contactar a través de MySpace con cantantes inglesas, americanas… que escuchamos y nos gustan para poder trabajar juntos.

[Pedro]: Al escuchar a estas cantantes ves que te gusta el timbre y piensas que podían aportar algo al tema. Construyes de forma distinta a una banda tradicional, y una banda tiene un baremo estricto de variaciones de voz.

Y supongo que así –aunque en la distancia- pueden grabar desde sus casas.
[Luis]: Lo que hacemos es ponernos en contacto, contarles lo que hacemos, que nos gusta su voz y que para ese tema en particular consideramos que es ideal. Si tiene tiempo y le apetece, pues participa. Si le gusta la idea lo que hacemos es enviar las pistas de música. […] Después graban las voces en sus estudios, no las devuelven, las montamos aquí y ya tenemos el tema hecho. Eso nos ha permitido colaborar con cantantes y artistas de otros lugares que de un modo normal hubiese sido inviable trabajar porque sería complicado traerlos, pagar billetes de avión… etc.

¿Aprovecháis los viajes para grabar con gente que os llama la atención en ese lugar concreto?
[Pedro]: Hasta ahora no ha sucedido, pero es una cosa que me parece interesante. Lo que ocurre es que los viajes que hacemos son muy rápidos y no da tiempo.

[Luis]: Lo hemos planteado, pero no ha surgido todavía.

Siendo una música tipo lounge, chill out o ambient, ¿los títulos tienen que evocar obligatoriamente momentos de relajación?
[Pedro]: Para mí no es imprescindible. De hecho creo que el disco nuevo es bastante pop. Realmente siempre tienen que evocarte algo porque algo tienes que contar. Pero no tienen esa exigencia de que el titulo tenga que estar unido a la típica imagen de la puesta de sol. Pero sí que tienen sensaciones, pues es una música amable y se intenta tener una armonía. No lo intenta, ¡lo es! Es armónico y no hay broncas. Las broncas ya están en la televisión.

Además de contar con las guitarras españolas de Nacho Estévez “El Niño”. Por lo tanto vuestro abanico sonoro es muy amplio y no se os puede encasillar en el chill out.
[Luis]: Claro. Nosotros lo que intentamos desde un principio es coger influencias musicales de los dos, meterlas en una coctelera y ver salía. Con el primer disco salió algo muy interesante. Con el segundo de alguna manera nos consolidábamos con ese estilo propio. Es como dices tú, hacemos una música difícil de catalogar. Cuando me preguntan digo que hacemos música dub, de donde viene nuestro nombre. Si tuvieras que colocarnos en una estantería de una tienda sería complicado. Puede entrar en música electrónica, lounge, trip-hop…

[Pedro]: Y de la misma manera también pueden entrar en el jazz, pop, psychodelic rock…

[Luis]: Yo creo que con esto nos hemos consolidado para llegar a conseguir un sonido propio que nos identifique, y eso no es fácil habiendo tantas influencias, porque puede haber temas de influencia brasileña, reggae, música española, mediterránea… conseguir que todo eso suene mas o menos a nosotros es complicado. Pero cuando algún fan o seguidor ha escuchado una canción nuestra ha sabido identificarnos. Era un reto que teníamos, lo cual yo me siento orgulloso de haber conseguido.

¿Cómo se lleva la música que hacéis al directo? ¿Lleváis algún tipo de samplers o programaciones?
[Luis]: Claro, nosotros somos la banda analógico-digital, como nos llamamos, entonces la parte digital es en la que llevamos bases rítmicas, las cuales son prácticamente imposibles de tocar por un músico. Ciertas partes que si que van programadas y que entran dentro del bloque del digital. […] Por el lado analógico están los cantantes, percusionistas, Pedro a la batería, guitarras… […] No es fácil llevarlo al directo porque además nosotros somos un grupo atípico. Normalmente un grupo está en su local, componen y a la de tres –como antes te dicho- ya están todos sonando. Invertimos el proceso; componemos los temas y luego los llevamos al local.

Cuando tienes un grupo de rock se reconoce por la voz, pero vosotros hacéis una música con una serie de sonidos e instrumentos que para darles una sonoridad característica cuesta.
[Luis]: Si, además cambiamos continuamente de vocalistas. A nosotros lo que nos gusta es hacer un álbum que sea muy variado. Es decir, que no estén todas las canciones dentro del mismo patrón. Y de hecho nos cuesta grabar también, pues si te das cuenta en cada tema la instrumentación es diferente, la batería es diferente, el bajo es distinto, la guitarra es eléctrica en una y española en otra… entonces lo que nos gusta es nutrir los temas y que salgan cosas muy dispares. No queremos que el primer tema te suene igual que el resto de canciones de todo el disco. […] En una banda de rock puede sonar todo muy parecido porque tienen un mismo cantante, aunque tenga varios registros. Aun así me parece muy monótono. Prefiero que haya riqueza y variación dentro del álbum.

Quizá en un país sin mucha tradición electrónica puede costar más abrirse camino.
[Luis]: Lo que pasa es que nosotros tenemos la gran suerte de vivir en un mundo global y que prácticamente todo lo que componemos es en ingles, pues eso nos permite que nuestro mercado no esté limitado solo a España, sino que se abre a todo el mundo. Afortunadamente tenemos repercusión por todo el mundo y nuestros discos llegan a todos los rincones del planeta. Lo sabemos tanto por la distribuidora como por los viajes que hemos hecho para tocar. También por fans a través de las redes sociales. […] También te puedo decir que vendemos más discos en Suiza que en España y eso que Suiza es un país más pequeño, pero tiene más cultura musical dentro de nuestro estilo.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: