Canal RSS

Jero Romero: Valiente corazón.

Publicado en

“Tenemos un compromiso con los mecenas”.

Jero Romero, quién fuese líder de los extintos The Sunday Drivers, se tiró a la piscina para buscar su propia paz. Al salto se le unió Charlie Bautista como apoyo, dando a conocer uno de los mejores trabajos del año “Cabeza de léon”. Gracias al crowdfunding, los mecenas de este arte lograron financiar un proyecto con corazón.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.
FOTO: JUAN PÉREZ-FAJARDO.
Publicada en Cambio 16 / Nº 2114, 9 Julio 2012

No sé si lo de “Cabeza de león” es por el rollo valiente o por cabezón y constante.
[Jero]: No hay pretensión de mandar ningún mensaje con el título. Era un juego de palabras. La verdad es que tiene sentido en la canción. Lo que pasó es que la lista de títulos era corta y ese era uno de ellos y fue el menos malo (risas). No teníamos más y esta me gustó por la sonoridad y porque puede dar a interpretaciones. Pero no va por el significado real de la expresión o aquello de cola de ratón y cabeza de león. Habla más de llevar la iniciativa, de estar a la espera… Pero como título es una cuestión más visual y sonora.

Hay doce canciones en total, pero ya había nueve compuestas y trabajadas desde la época de The Sunday Drivers.
[Jero]: Sí, son canciones que se fueron haciendo a lo largo de un largo periodo de tiempo. Como en ningún momento hubo una idea de hacer un disco y tampoco de tener presiones por entregar temas fui haciendo las canciones en mi casa sin ninguna prisa ni ninguna pretensión. Pasado un año juntamos todo el material. Alguna debe de tener dos años o dos años y medio, mientras que otras tienen ocho meses, así que abarcan mucho tiempo.

Tanto tú como tus compañeros anteriores en The Sunday Drivers sacasteis vuestros proyectos casi de manera paralela, por lo que creo que las canciones estaban ya mascadas por ambos bandos.
[Jero]: Bueno, por ellos no puedo hablar, pero yo creo que es una traducción de nuestra inquietud y de nuestra pasión. Entonces, parado o quieto podemos estar cierto tiempo, pero para nosotros la música es una necesidad además de algo que nos encanta. Unos antes, otros después, otros más tarde… seguir en activo me parece un proceso lógico.

Y además en castellano.
[Jero]: Sí. Es otra coincidencia casual (risas). Yo sé que ni ellos ni yo teníamos pensado un proyecto antes de disolver la banda, fue todo después de terminar el grupo y por la necesidad de la que te hablo de seguir haciendo cosas.

Ayudó bastante Charlie Bautista. Digamos que dio el empujón necesario.
[Jero]: Sí. Quería enseñar esas canciones, y una de las personas a las que se las enseñé fue a Charlie. Las escuchó, le gustaron y básicamente fue el que me animó a sacarlas de mi casa para hacer algo con ella. Juntarnos, probarlas, hacer maquetas… evolucionar el proceso de hacer canciones. Ahí surgió todo de una manera muy natural.

Suele pasar que el músico, cuando tiene algo íntimo, tiene cierto reparo para mostrarlo.
[Charlie]: Hombre, es algo muy difícil. Al final, cualquier persona que hace un tipo de arte, está contando algo que le sale de dentro, por lo que está desnudándose ante los demás. Eso es lo que pasó en este caso. Tuvo un tiempo de duda y de reticencia.

[Jero]: Sí, pero me dura un tiempo. De hecho, nuestro acercamiento, no fue tanto por hacer algo con esto, sino por el simple acto de compartir. Yo creo que todo el mundo que crea algo, sea un libro, un cuadro o canción, necesita compartirlo. Ahí surgió el juntarnos. Luego, obviamente, sin plazos. No iba a llamarlo para decirle que quería sacar un disco tal día o tal año. Además de que nos entendemos en lo musical, también nos entendemos en lo extramusical, por eso elegí enseñarle mi trabajo. Al final se nota mucho en el disco.

Yo lo noto en la instrumentación, especialmente en ‘Correcto’ o ‘Túmbate’.
[Jero]: Totalmente. Está muy bien tocado porque lo ha tocado casi todo él (risas). Nuestra visión es que se nota cómo somos, cómo nos llevamos, cómo nos gusta la música, lo que nos apetece hacer… Todo con mucha calma y pensando en nosotros. Por eso estamos tan contentos. No hemos dudado ni discutido, además.

[Charlie]: Y que es todo lo que ha pasado en estos años y desde que pusimos juntas las ideas…

Es curioso, pues normalmente suele haber algún tipo de discusión en este tipo de proyectos.
[Jero]: ¡Nosotros somos los primeros sorprendidos! (Risas). Él y yo habíamos trabajado juntos, pero no de una manera tan intensa llevando el peso de todo. La verdad es que durante el proceso nosotros mismos lo hablábamos, no nos lo podíamos creer, no era normal (risas).

[Charlie]: Tiene que ver de dónde veníamos cada uno. Necesitábamos algo distinto. No siempre se puede ser sincero, así que en la vida hay que aprender a decir las cosas, por lo que cuando los dos aprendimos a ser sinceros con las canciones decidimos quedar para escucharlas y montar algo. Podía gustar o no gustar. Igual se pudieron quedar en el cajón sin ver la luz o podían haberse quedado en cualquiera de los procesos, pero como hubo unas metas a corto plazo se fueron consiguiendo.

Posiblemente llegó a salir el disco por ese motivo. No había una única meta a largo plazo pero sí pequeños objetivos a corto plazo. Vamos, que tampoco se buscaba algo demasiado ambicioso.
[Jero]: Pues en parte. Queríamos hacer algo bien porque al final sabes que alguien lo va a escuchar, aunque sea una persona. Aunque personalmente, tanto yo como Charlie, creo que hemos logrado una capacidad de abstracción en que lo importante sea llegar a casa cada día después del estudio satisfecho al cien por cien, siendo esa tu única meta, sin pensar en nada más.

Es la primera vez que me pasa y es una cosa que estamos intentando aplicar a todo, incluso a esto de hacer promoción. Hacer las cosas conforme van surgiendo sin mirar más allá. Muchas veces, cuando tienes proyectos con más recorridos, tienes fechas, plazos, conciertos contratados… y todo eso te va marcando la manera de actuar porque te mete prisa. En este caso ha sido al contrario.

[Charlie]: Yo creo que los dos queríamos hacer algo. Hemos intentado que, todo el cariño que hay en el disco, se aplique a todo lo demás. O sea, que no nos condicione el contenido.

Incluso algo que pudo hacer condicionado fue el crowdfunding. Después de la brutal ayuda y respuesta de la gente puedo decir que eres el primer colector precoz.
[Jero]: (Carcajada) ¡Me encanta! Mientras sea precoz en eso… Pero sí, la respuesta fue impresionante. Una cosa alucinante. De todas maneras, el crowdfunding ayuda a esta manera de ver las cosas porque nosotros tenemos un compromiso con los mecenas. Pero no es un compromiso de tiempo, sino de trabajo. El crowdfunding nos ha permitido una libertad de tiempo que no he conocido de otras maneras. El proyecto se lanzó en la web un día y varios meses después seguía creciendo cuando el disco todavía no estaba fabricado. Mientras tanto nosotros íbamos informando a nuestros mecenas sobre la evolución del proyecto porque tenían todo el derecho.

Por ejemplo, nosotros hemos grabado en un mes, pero espaciado en tres meses. Hemos mezclado después de un mes de oír el disco con mucha tranquilidad. Masterizamos quince días o veinte días después… O sea, lo hemos hecho todo eligiendo nuestro momento.

¿Se le han dado muchas vueltas a este proyecto?
[Jero]: Bueno, precisamente nos hemos permitido el lujo y la responsabilidad de poder hacer las cosas como queríamos sin que hubiera nadie. Aun así había una responsabilidad muy grande por toda la gente que estaba apoyando esto sin haber escuchado nada. De ahí viene ese agradecimiento tan grande, que a la vez, es sincero entre las dos partes. Tú no ofreces el mejor disco, ofreces un proyecto. No garantizamos que el disco vaya a gustar, pero sí garantizamos que si se consigue el dinero vamos a hacerlo lo mejor que sepamos. Es cierto que eso al final crea cierta responsabilidad, pero la adquieres con gente más cercana de lo normal. No es un nick en una web, es que sé hasta dónde vive la gante que nos ha ayudado. Se crea una relación muy bonita aunque crea una cierta responsabilidad, pero positiva.

Mira que si en lugar de Charlie Bautista colocas a Carlos Baute…
[Jero]: (Risas) ¿Te imaginas? Oye, mira… que se me olvidó contaros un detalle… (Risas).

¿Crees que un músico se puede sentir desdichado por tener que producirse de esa manera sin el respaldo de la industria?
[Jero]: Lo que no sirve de mucho es quejarse o hipotetizar sobre cómo podrían ser las cosas, porque así llevamos quince años. Nuestra actitud es activa y positiva. ¿Podrían ser las cosas de otra manera e ir a mejor? Sí. Pero por suerte tenemos ciertas herramientas a nuestro alcance. Nosotros hemos optado más por lo que se puede hacer que por lo que no nos dejan hacer. El crowdfunding es una evolución de lo que se hacía hace cincuenta años; juntar el dinero entre amigos y familiares.

Muchas veces me preguntan si hago esto porque estoy harto de la Industria. Pero esto no se hace en contra de nadie, sino a favor nuestro. Tenemos una serie de necesidades y cosas que nos gustaría hacer a nuestra manera. Igual que con el título, con esto no pretendemos lanzar un mensaje.

¿En el problema está la solución?
[Jero]: Claro. El problema te fuerza a buscar alternativas. También creo que es un modo ideal. Por nuestra experiencia lo hemos comprobar. Si es factible y duradero en el tiempo, si es aplicable a todos los grupos y proyectos… eso ya no lo sé. Lo que sé es que hemos sido unos tipos afortunados porque esto ha sido algo poco normal. Se financian obras de teatro, otros discos, circo… Pero ya veremos si es viable, ojalá.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: