Canal RSS

Aina Clotet: Mismos planes, distintas estrategias

Publicado en

“Cuanto más ves y más aprendes, más puedes comunicar. Y eso, en el mundo del actor, es esencial”.

La actriz Aina Clotet es más que una revelación dentro del séptimo arte. Después de triunfar con “Jóvenes” o “Elisa K”, la joven evoluciona hacia otras disciplinas y campos dentro del género. En la actualidad presenta el largometraje “Les Infidèles” y la serie “Grand Nord”, sin olvidar su papel en “Los niños salvajes”.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.

Publicada en Cambio 16

¿Es la juventud una ventaja o una absolución de los errores?
Hombre, yo no diría que es una ventaja. Creo que es una condición que dura un tiempo que está muy bien, pero después vienen otras etapas que están muy bien también. Siento que soy joven, pero tengo veintinueve años y veo cercanos los treinta. Y sí que es verdad eso de que primero crees que lo puedes hacer todo, pero sigo pensando que la juventud no es de edad sino de corazón. Hay personas de setenta años que parece que tengan veinte.

Digamos que, cuando eres anciano, puedes hacer balance de lo vivido y resumir tu obra, ¿no?
Y es verdad. Te hablo de lo que pasa en general y no sólo en mi trabajo, porque cuanto más ves y más aprendes, más puedes comunicar. Y eso, en el mundo del actor, es esencial. Según vas sabiendo de la condición humana más puedes interpretar personajes con más niveles y más complejos… entendiendo más los colores de la actitud de una personalidad.

Son prácticamente diez años trabajando en el cine.
Sí, la verdad. Llevo bastante tiempo porque hará diez años, creo, que empecé en el cine. Aunque será el año que viene cuando se cumplan. Pero sí, trabajando como actriz comencé en una serie catalana que se llamaba “Estació D’enllaç”, yo por entonces tenía doce años. Así que si echamos cuentas son unos… ¿diecisiete? (Risas).

Si no estoy en un error… esto fue por el año 94. Una pronta aparición.
Sí. Empezó muy pronto y por casualidad porque me hicieron una prueba sin que yo la buscara para entrar en una serie. Descubrí que me gustaba mucho el teatro. Después lo dejé un tiempo, digamos la parte profesional, para poder formarme. A los diecinueve o veinte volví. Estoy muy feliz por dedicarme a esto.

Parece que hayas hecho el camino inverso. Normalmente los actores comienzan en teatro y después acaban en cine o televisión. Tu debut en el teatro fue en el 2002 en “Toda una señora”.
Es verdad. Aunque empezar en teatro a los doce años debe ser muy difícil (risas). No creo que sea muy posible o muy viable a nivel legal. Pero sí, después hice teatro, aunque hace ya un par de años que no hago y tengo muchísimas ganas. Realmente es ahí donde está la escuela y donde se aprende más.

La mili del actor, ¿verdad?
Totalmente. Ahí puedes crecer porque tienes más espacio para investigar y probar. Quieras o no el cine y la televisión tienen un ritmo que te pide un resultado muy inmediato. En cambio, en el teatro, puedes investigar y probar cosas. Es un proceso que no se rompe durante la obra porque el personaje evoluciona contigo. En el cine están las tomas, se corta… Son temas muy diferentes. Me gustan todos los campos, pero sí es cierto que el teatro te permite expandir, arriesgarte, repetir, equivocarte… cosas que en el cine o en la tele están más acotadas.

¿Piensas que en la actualidad tiene más prestigio haber trabajado antes en televisión?
No creo mucho en las normas ni en que haya una ley que funcione por lo que hayas hecho. Yo creo que cada actor tiene su carrera y que además es totalmente independiente a lo demás. Si haces las cosas lo mejor que puedes y lo haces… cualquier sistema va a salir bien, empieces por donde empieces.

¿Y los cortos? Has trabajado en varios y una cuestión apareció en mi cabeza. ¿Se puede decir mucho en una filmación de un tiempo tan reducido?
Bueno, siempre he pensado que debería haber como más espacios para los cortos. Son un modelo que debería funcionar más. Me encantan. Pero también pienso que un buen corto es increíble aunque difícil de hacer porque se tiene tan poco tiempo para contar algo… Yo he visto cortos muy buenos pero no muchos. Al igual que películas. Creo que todo puede estar bien contado sin depender de lo que dure o del guión. He hecho cortos de los que estoy muy contenta, de hecho me encantaría escribir uno y dirigirlo porque es una forma fantástica de contar algo. Requiere que estés prestando atención constantemente.

¡Puedes perderte todo en un pestañeo!
Claro. Te das cuenta de que tienes un tiempo de ver una historia.

En tu caso, los premios no llegaron hasta 2007 y 2008. Es más, cuando llegaron fue por “53 días de invierno”. ¿Valen más los premios o el reconocimiento personal?
La verdad es que antes tuve un premio Gaudí por mejor actriz gracias a la película “Jóvenes”. Pero los premios son sólo premios, son como una palmada en la espalda que te hacen ver que vas por el buen camino y que además hay gente a la que le haya gustado… aunque haya otra a la que no (risas). Anima y da coraje, pero intento no darle más significado del que tiene.

“La juventud no es de edad sino de corazón”.

Por todos es sabido que esta profesión es más de contactos y de darse a conocer.
Cierto. Además, nadie te garantiza nada, tengas un premio o no. Lo importante es trabajar bien y a gusto con la gente que quieras y con la que quieras comunicar algo. Lo importante es que tenga un significado para ti. Puede ser divertida la noche en la que te den un premio, pero al día siguiente nadie se acuerda. No le quito valor, pero tampoco me gusta darle un valor añadido a algo que realmente ya lo tenga.

Entonces, habría que prestarle más atención a la intuición que al talento.
No sé, creo que va muy ligado. Ser intuitivo es muy importante. Creo que me muevo mucho por la intuición a la hora de interpretar un personaje. Del talento no te puedo decir, porque no tengo (risas), pero no sé que vale más. Talento se tiene que tener, pero es algo que puede tenerla mucha gente. Más bien la intuición se trabaja… y es algo en lo que creo; en el trabajo.

En tu caso, sin ser una cara muy mediática logras trabajar con equipos internacionales, como con el equipo de “The Artist” en “Les Infidèles”.
Así es. He hecho mucha televisión en Catalunya, entonces es posible que aquí me conozcan un poco más que en el resto de España porque lo que hace conocido hoy en día a los actores es la televisión. La verdad es que he tenido la suerte de trabajar con ellos en esta película. Hice el casting porque tengo representante en Francia y es una secuencia de dos páginas bastante cortita mano a mano con Jean Dujardin y dirigida por Michel Hazanavicius. Es una película que más bien es un cortometraje, curiosamente, porque está dirigida por varios directores como Michel Hazanavicius, Gilles Lellouche… Fue muy divertido. Realmente yo trabajé con ellos antes de ver “The Artist”. Fueron a Cannes el verano pasado, así que despertaron mucho interés. Aunque nadie habría imaginado lo que iba a suceder después.

Tienes muchos registros, pero sueles mostrar un cambio que se aprecia entre la juventud y la madurez. En “Elisa K” y en “Los niños salvajes” puede verse así. Pero es en realidad un cambio brusco el que sufren estos personajes. No son nada graduales.
Tienes toda la razón. En “Elisa K” el cambio era muy bestia. Supongo que también he tenido la suerte de hacer personajes con una evolución bastante clara durante la película. En “Jóvenes” también pasaba eso… pero en “Elisa K” es posible que sea más bestia por ese ataque de cólera y de locura. Más que la madurez diría renacimiento, Elisa es un personaje que renace. En “Los niños salvajes” no sería tan evidente y tan claro, pero el personaje de la educadora social (a quién interpreto) pasa una serie de cosas que le hace pensar que tiene mucho que aprender aún porque uno no se puede despistar ni medio minuto.

¿Se podría decir que son personajes más emocionales?
Sí, siempre tienen una profundidad emocional bastante fuerte.

Aunque has hecho bastantes comedias también.
Claro (risas). Pero es verdad que en cine, casi siempre, he hecho cosas más dramáticas.

Bueno, dicen que es más complicado hacer reír que hacer llorar.
Creo que es difícil hacerlo todo. Lo mejor es cuando puedes juntar todo eso en un personaje. La vida es esto, un día haces reír y al otro haces llorar… y en una misma situación te ríes y lloras, es cuando lo pasas genial.

¿Y en tu vida qué hay más allá de la risa y del llanto?
Pues tengo algunas cosas por cerrar, pero algo inmediato o seguro no puedo adelantar nada. Se estrenan en España “Los niños salvajes” y “Les Infidèles”, y también la serie “Grand Nord”, que es la historia de una chica policía a la que castigan en un pueblo que está medio de una montaña. Tipo “Doctor en Alaska” o “Bienvenidos al Norte”. Hemos disfrutado mucho haciéndola.

Oye, Aina, ¿es verdad que en este oficio se está más pendiente del teléfono?
(Carcajada) Bueno, estamos todos muy pendientes y más hoy en día, aunque ya es en todos los oficios. Dependes totalmente de que te llamen. Pero también soy partidaria de hacer mis cosas por otro lado, como escribir el guión de “Positivos” junto a Álex Mañas. Además, empecé otro guión. Y eso que yo estudié Comunicación Audiovisual…

…y también ibas para médico.
Sí, bueno (risas), me gustaba mucho. Vengo de cinco generaciones de médicos y eso está en los genes. Te influye. Me gustan mucho las ciencias, pero al final me decidí por esto otro y me encanta.


Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: