Canal RSS

Vinicio Capossela: De ballenas y marinos.

Publicado en

“Cuando una mujer hiere uno puede buscar otro remedio, pero la única que te puede curar es la misma que te hirió”.

Marinero de cabeza y marinero de corazón. El italiano Vinicio Capossela eligió un precioso castillo en Ischia para estar cerca del mar y utilizarlo como un instrumento más en este “Marinai, Profeti e Balene”, último trabajo de su dilatada colección discográfica personal. Fantasmas y clasicismo instrumental para ahuyentar a los malos espíritus y dar la bienvenida a Poseidón.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.
FOTOS: ELETTRA MALLABY.
Publicada en Cambio 16 / Nº 2104, 30 Abril 2012

Primera pregunta y directa. ¿Es más factible, en estos días, creer en Dios o en Moby Dick?
(Largo silencio) Creo en la leyenda de Moby Dick, pero esa leyenda está construida sobre la leyenda y el lenguaje de Dios para la búsqueda de algo más grande. Como podrás saber, es el hombre contra algo más grande que él, que en este caso es la gran ballena blanca de Moby Dick. Algo de incomprensible es el espacio que llena con su imaginación y su obsesión por el deseo de conocer. El profeta ha hablado (risas).

Este trabajo ha sido grabado en la Catedral de la Asunción, en el Castillo Aragonés, para tener el mar como fondo. ¿Te persiguieron muchos fantasmas del pasado? Observo que es similar a la historia de “El Fantasma de Canterville” o a “Canción de Navidad”.
Interesante y cierto, tienes mucha razón. El mar es muy interesante porque tiene la leyenda de fantasma. Fuimos a la casa del fantasma, por eso, justamente, dimos a parar a un castillo. Estuvimos perseguidos por todo tipo de fantasma, por eso, Egidio Galván, el afinador del piano, lo encontraba todos los días desafinado. ¿Quién fue? El fantasma. Los fantasmas que más persiguen son las sirenas. Todos estos fantasmas son muy vanidosos, pero si uno los ignora desaparecen. Pero claro, si te interesas… van a perseguirte.

¿Como Dios? ¿Si uno lo ignora desaparece?
(Risas) Eso. Pero fíjate, Charly, si empiezas a interesarte en Dios verás que comienza a darte señales. Los fantasmas se personan en muchas cosas distintas: en historias, en libros en personas… Por ejemplo, en la Antigua Grecia, el huésped era como muy respetado porque no se sabía si era un hombre cualquiera o si podía ser un dios. Así que eso sucede también con los fantasmas porque hay que tener respeto a todos prestando atención a lo que pueden ser ya que es posible que el espíritu esté dentro de la persona que pase por la calle.

¿Una posesión?
Sí. Y es más, la atención tiene que crecer cuando se va a la casa del fantasma.

Dentro del disco encontramos una cita de William Shakespeare que dice así: “So foul the sky clears not without a storm”. En castellano sería “la falta de cielo no se elimina con una tormenta”. ¿Hay mucha literatura en “Marinai, Profeti e Balene”?
Sí. Esto daba la llave que abría la puerta al registro del disco. La frase de Shakespeare es un epígrafe de “Nostromo”, obra de Joseph Conrad. Indica la travesía de una historia a través de una tempestad. Digamos que en este disco hemos hecho esa misma travesía pasando tormentas y tempestades a cual más violenta.

¿Como en “La odisea de Homero”?
Exacto.

¿‘Vinocolo’ y ‘I fuochi fatui’ serían las más oscuras olas de esta tempestad en travesía?
Totalmente. Tienen mucho que ver con el vino, su consumo y la leyenda del Cíclope, de ahí su título, haciendo un juego de palabras entre “vino” y “monóculo”. Mientras el hombre civil puede controlar o dominar el vino, el bárbaro viene siendo dominado por el vino. Esta canción tiene una música oscura [Vinicio Capossela hace los coros con eco]. Es muy interesante considerarlo con un fin entre la civilización y la barbarie, porque, mientras Ulises sabe controlar el vino, ya que para tomarlo hay ponerle cuatro partes de agua por una de vino, el Cíclope no sabe nada y lo toma sin más, emborrachándose y volviéndose un bárbaro. El vino se figuraría como el fin y la lucha contra la oscuridad.

Personalmente, encuentro relación con ‘La lancia del Pelide’.
La relación es siempre el mito. Son episodios que vienen de ahí. En “La Divina Comedia” de Dante se habla de esta figura en un pequeño episodio. Pero tiene esa particularidad. De un lado puede matar. Pero el otro te puede curar la herida que te ha hecho. Esto es simbólicamente hablando, claro, pero teniendo presente el amor.

¡Es justamente lo que estaba pensando!
Claro. Cuando una mujer hiere uno puede buscar otro remedio, pero la única que te puede curar es la misma que te hirió. Es la única canción de amor de todo el disco.

¿Las canciones de amor duelen más si se hacen desde la felicidad?
(Risas) Bien, como decía Dante: “No hay mayor dolor que acordarse de los tiempos felices en la desgracia”.

‘Billy Bud’ junto con ‘L’ océano ailalà’ se entonan como canciones marineras. Quiero saber si en esta travesía se te amotinaron los marineros o la tripulación.
¡Se amotinó el armador! (Risas) La casa de discos no se creía este disco porque lo veían muy costoso, pero luego lo escucharon y creyeron estar escuchando una ópera. Yo les dije que no era tampoco un disco de Vinicio Capossela, sino un disco de canciones. En cambio, la tripulación fue muy fiel. Estuvieron desde el primer momento de la botadura. Esto sucede cuando el trabajo es autoproducido y requiere un esfuerzo mayor de elaboración. El factor humano tiene que funcionar como un puente que salga desde tu casa hacia otros lugares remotos. Piensa que hay que buscar un estudio y construírtelo, así que tienes que hacerte una empresa.

¿“Marinai, Profeti e Balene” es un disco que ha sido elaborado para esta época? ¿Le correspondería esta línea de tiempo?
Sí, porque este disco abarca cualquier tiempo.

¿Entonces es un disco atemporal?
¿Atemporal? Sí, exactamente. Cuenta historias que todavía pueden valer para este tiempo debido a que su contenido sigue comprendiendo el tiempo actual en el que hablan. Esa es la fuerza de la historia de los arquetipos clásicos. Son datos de nuestro tiempo.

Del mismo modo en que se hace la revisión o remake de una película, ¿cierto?
Esa es la idea.

Por lo tanto, ¿crees que en la anarquía, por automatismo, debería imperar el caos?
(Largo silencio) Pregunta complicada, amigo. Pero me gusta, me estás haciendo pensar. El caos en la anarquía dependería de lo que conocemos como “anarquía” y lo que entendemos como “caos”. La idea anárquica sería la forma más alta del vivir del hombre si traspasáramos la piel social del hombre. Las leyes ponen remedio al error. Sería buenísimo que el hombre no necesitara de una ley para no robar, no necesitara una ley para no matar… sería maravilloso sentir la necesidad de no tener todo eso. Y la forma del Estado, la forma de las leyes… se produjeron porque el hombre tiene, aparentemente, esta característica y tendencia al error.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: