Canal RSS

Archivo mensual: abril 2012

Aina Clotet: Mismos planes, distintas estrategias

Publicado en

“Cuanto más ves y más aprendes, más puedes comunicar. Y eso, en el mundo del actor, es esencial”.

La actriz Aina Clotet es más que una revelación dentro del séptimo arte. Después de triunfar con “Jóvenes” o “Elisa K”, la joven evoluciona hacia otras disciplinas y campos dentro del género. En la actualidad presenta el largometraje “Les Infidèles” y la serie “Grand Nord”, sin olvidar su papel en “Los niños salvajes”.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.

Publicada en Cambio 16

¿Es la juventud una ventaja o una absolución de los errores?
Hombre, yo no diría que es una ventaja. Creo que es una condición que dura un tiempo que está muy bien, pero después vienen otras etapas que están muy bien también. Siento que soy joven, pero tengo veintinueve años y veo cercanos los treinta. Y sí que es verdad eso de que primero crees que lo puedes hacer todo, pero sigo pensando que la juventud no es de edad sino de corazón. Hay personas de setenta años que parece que tengan veinte.

Digamos que, cuando eres anciano, puedes hacer balance de lo vivido y resumir tu obra, ¿no?
Y es verdad. Te hablo de lo que pasa en general y no sólo en mi trabajo, porque cuanto más ves y más aprendes, más puedes comunicar. Y eso, en el mundo del actor, es esencial. Según vas sabiendo de la condición humana más puedes interpretar personajes con más niveles y más complejos… entendiendo más los colores de la actitud de una personalidad.

Son prácticamente diez años trabajando en el cine.
Sí, la verdad. Llevo bastante tiempo porque hará diez años, creo, que empecé en el cine. Aunque será el año que viene cuando se cumplan. Pero sí, trabajando como actriz comencé en una serie catalana que se llamaba “Estació D’enllaç”, yo por entonces tenía doce años. Así que si echamos cuentas son unos… ¿diecisiete? (Risas).

Si no estoy en un error… esto fue por el año 94. Una pronta aparición.
Sí. Empezó muy pronto y por casualidad porque me hicieron una prueba sin que yo la buscara para entrar en una serie. Descubrí que me gustaba mucho el teatro. Después lo dejé un tiempo, digamos la parte profesional, para poder formarme. A los diecinueve o veinte volví. Estoy muy feliz por dedicarme a esto.

Parece que hayas hecho el camino inverso. Normalmente los actores comienzan en teatro y después acaban en cine o televisión. Tu debut en el teatro fue en el 2002 en “Toda una señora”.
Es verdad. Aunque empezar en teatro a los doce años debe ser muy difícil (risas). No creo que sea muy posible o muy viable a nivel legal. Pero sí, después hice teatro, aunque hace ya un par de años que no hago y tengo muchísimas ganas. Realmente es ahí donde está la escuela y donde se aprende más.

La mili del actor, ¿verdad?
Totalmente. Ahí puedes crecer porque tienes más espacio para investigar y probar. Quieras o no el cine y la televisión tienen un ritmo que te pide un resultado muy inmediato. En cambio, en el teatro, puedes investigar y probar cosas. Es un proceso que no se rompe durante la obra porque el personaje evoluciona contigo. En el cine están las tomas, se corta… Son temas muy diferentes. Me gustan todos los campos, pero sí es cierto que el teatro te permite expandir, arriesgarte, repetir, equivocarte… cosas que en el cine o en la tele están más acotadas.

¿Piensas que en la actualidad tiene más prestigio haber trabajado antes en televisión?
No creo mucho en las normas ni en que haya una ley que funcione por lo que hayas hecho. Yo creo que cada actor tiene su carrera y que además es totalmente independiente a lo demás. Si haces las cosas lo mejor que puedes y lo haces… cualquier sistema va a salir bien, empieces por donde empieces.

¿Y los cortos? Has trabajado en varios y una cuestión apareció en mi cabeza. ¿Se puede decir mucho en una filmación de un tiempo tan reducido?
Bueno, siempre he pensado que debería haber como más espacios para los cortos. Son un modelo que debería funcionar más. Me encantan. Pero también pienso que un buen corto es increíble aunque difícil de hacer porque se tiene tan poco tiempo para contar algo… Yo he visto cortos muy buenos pero no muchos. Al igual que películas. Creo que todo puede estar bien contado sin depender de lo que dure o del guión. He hecho cortos de los que estoy muy contenta, de hecho me encantaría escribir uno y dirigirlo porque es una forma fantástica de contar algo. Requiere que estés prestando atención constantemente.

¡Puedes perderte todo en un pestañeo!
Claro. Te das cuenta de que tienes un tiempo de ver una historia.

En tu caso, los premios no llegaron hasta 2007 y 2008. Es más, cuando llegaron fue por “53 días de invierno”. ¿Valen más los premios o el reconocimiento personal?
La verdad es que antes tuve un premio Gaudí por mejor actriz gracias a la película “Jóvenes”. Pero los premios son sólo premios, son como una palmada en la espalda que te hacen ver que vas por el buen camino y que además hay gente a la que le haya gustado… aunque haya otra a la que no (risas). Anima y da coraje, pero intento no darle más significado del que tiene.

“La juventud no es de edad sino de corazón”.

Por todos es sabido que esta profesión es más de contactos y de darse a conocer.
Cierto. Además, nadie te garantiza nada, tengas un premio o no. Lo importante es trabajar bien y a gusto con la gente que quieras y con la que quieras comunicar algo. Lo importante es que tenga un significado para ti. Puede ser divertida la noche en la que te den un premio, pero al día siguiente nadie se acuerda. No le quito valor, pero tampoco me gusta darle un valor añadido a algo que realmente ya lo tenga.

Entonces, habría que prestarle más atención a la intuición que al talento.
No sé, creo que va muy ligado. Ser intuitivo es muy importante. Creo que me muevo mucho por la intuición a la hora de interpretar un personaje. Del talento no te puedo decir, porque no tengo (risas), pero no sé que vale más. Talento se tiene que tener, pero es algo que puede tenerla mucha gente. Más bien la intuición se trabaja… y es algo en lo que creo; en el trabajo.

En tu caso, sin ser una cara muy mediática logras trabajar con equipos internacionales, como con el equipo de “The Artist” en “Les Infidèles”.
Así es. He hecho mucha televisión en Catalunya, entonces es posible que aquí me conozcan un poco más que en el resto de España porque lo que hace conocido hoy en día a los actores es la televisión. La verdad es que he tenido la suerte de trabajar con ellos en esta película. Hice el casting porque tengo representante en Francia y es una secuencia de dos páginas bastante cortita mano a mano con Jean Dujardin y dirigida por Michel Hazanavicius. Es una película que más bien es un cortometraje, curiosamente, porque está dirigida por varios directores como Michel Hazanavicius, Gilles Lellouche… Fue muy divertido. Realmente yo trabajé con ellos antes de ver “The Artist”. Fueron a Cannes el verano pasado, así que despertaron mucho interés. Aunque nadie habría imaginado lo que iba a suceder después.

Tienes muchos registros, pero sueles mostrar un cambio que se aprecia entre la juventud y la madurez. En “Elisa K” y en “Los niños salvajes” puede verse así. Pero es en realidad un cambio brusco el que sufren estos personajes. No son nada graduales.
Tienes toda la razón. En “Elisa K” el cambio era muy bestia. Supongo que también he tenido la suerte de hacer personajes con una evolución bastante clara durante la película. En “Jóvenes” también pasaba eso… pero en “Elisa K” es posible que sea más bestia por ese ataque de cólera y de locura. Más que la madurez diría renacimiento, Elisa es un personaje que renace. En “Los niños salvajes” no sería tan evidente y tan claro, pero el personaje de la educadora social (a quién interpreto) pasa una serie de cosas que le hace pensar que tiene mucho que aprender aún porque uno no se puede despistar ni medio minuto.

¿Se podría decir que son personajes más emocionales?
Sí, siempre tienen una profundidad emocional bastante fuerte.

Aunque has hecho bastantes comedias también.
Claro (risas). Pero es verdad que en cine, casi siempre, he hecho cosas más dramáticas.

Bueno, dicen que es más complicado hacer reír que hacer llorar.
Creo que es difícil hacerlo todo. Lo mejor es cuando puedes juntar todo eso en un personaje. La vida es esto, un día haces reír y al otro haces llorar… y en una misma situación te ríes y lloras, es cuando lo pasas genial.

¿Y en tu vida qué hay más allá de la risa y del llanto?
Pues tengo algunas cosas por cerrar, pero algo inmediato o seguro no puedo adelantar nada. Se estrenan en España “Los niños salvajes” y “Les Infidèles”, y también la serie “Grand Nord”, que es la historia de una chica policía a la que castigan en un pueblo que está medio de una montaña. Tipo “Doctor en Alaska” o “Bienvenidos al Norte”. Hemos disfrutado mucho haciéndola.

Oye, Aina, ¿es verdad que en este oficio se está más pendiente del teléfono?
(Carcajada) Bueno, estamos todos muy pendientes y más hoy en día, aunque ya es en todos los oficios. Dependes totalmente de que te llamen. Pero también soy partidaria de hacer mis cosas por otro lado, como escribir el guión de “Positivos” junto a Álex Mañas. Además, empecé otro guión. Y eso que yo estudié Comunicación Audiovisual…

…y también ibas para médico.
Sí, bueno (risas), me gustaba mucho. Vengo de cinco generaciones de médicos y eso está en los genes. Te influye. Me gustan mucho las ciencias, pero al final me decidí por esto otro y me encanta.


Anuncios

Sex Museum: Balas de cristal.

Publicado en

“El panorama es igual de apestoso que hace veinte años”.

Míticos y ruidosos, tanto o más como las generaciones de jóvenes que tanto lucharon pro su libertad y por el rock and roll en una época en la que Madrid, y España en general, vivían en un blanco y negro constante. Sex Museum eran (y son) de esa clase de jóvenes, que, con el tiempo y la veteranía, han logrado mantenerse en el ring sin besar la lona. Fernando Pardo, guitarrista del grupo, protagoniza la siguiente entrevista donde el último disco, “Again & again” (Tritone, 2011), y las complicaciones durante la grabación son el punto de partida hacia un viaje retrospectivo.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.
FOTOS: PAOLA BRAGADO.

Publicada en Cambio 16 / Nº 2084, 28 Noviembre 2011

El “adelantamiento” de Los Coronas y la inflexión del tiempo han demorado la salida de “Again & again”. No obstante, ¿este tiempo de espera ha hecho que Sex Museum fueran más deseados?
Para cierta gente sí. Con los que conectamos o con los que tenemos una relación más allá de lo musical imagino que estaban esperando a ver que éramos capaces de hacer a estas alturas. Nuestros clásicos compañeros de viaje son algo muy distinto al fan musical al uso. Para otra hemos pasado al punto del olvido o simplemente nos movemos en una dimensión paralela sin posibilidad de acercamiento. Espero que para otra seamos algo nuevo, pero que lleva mucho tiempo rockeando y tiene algo diferente y atractivo. Nuestras referencias son un poco oscuras y fuera de las corrientes actuales, eso nos hace estar un poco fuera del punto de mira de cualquier persona que quiera conectar con el momento por medio de la música.

Aunque –personalmente- me sorprende en parte que Sex Museum llegara a sacar el disco sin haber acabado a hostias. Una maquina que se vuelve a poner en marcha con cinco voces diciendo como ponerla en marcha pero sin que nadie diera una solución concreta. Uno ha compuesto tal tema y al otro le parece que no encaja, ergo se tira a la papelera, vaya.
Nuestro momento óptimo de popularidad pasó hace ya mucho y somos conscientes, así que los discos los sacamos por una mezcla de la necesidad de seguir moviéndonos, de seguir creciendo musicalmente y a la vez como una especie de terapia de grupo. Lo de la terapia es importante. Seguir con un grupo como Sex Museum es tener claro que te dedicas a la música por algo diferente a la fama o el dinero. Esto ayuda a dar importancia a lo que la tiene y te obliga a dejarte de pequeñeces, agobios y tensiones que no vienen a cuento. Todos somos conscientes de eso y aunque haya momentos en los que estamos a hostias, se nos pasa rápido y entendemos que intentar tener razón e imponerla en un grupo como el nuestro es una falta de respeto al resto. Esto evidentemente no funciona con todo el mundo, por lo que tratamos de disfrutar de los momentos en los que hay buena relación entre todos los miembros.

Los ensayos tuvieron que ser un auténtico show. Me atrevería a decir que Sex Museum pueden dar a veces mayor espectáculo en el local que en algunos conciertos…
Mucha tensión, pero por suerte o por desgracia se nos olvida todo pronto. Lo bueno de ser tan olvidadizo es que al día siguiente es como si no hubiera pasado nada, pero lo malo es que caeremos en los mismos errores cuando lleguemos al siguiente disco.

¿Fueron muchos los temas que se quedaron fuera?
Un disco entero, unas ocho o diez canciones. Decidimos que no valía lo que teníamos y volvimos a empezar de nuevo con otra actitud y otra idea. Fue una tocada de huevos y nos hizo empezar otra vez con el disco, pero teníamos que enfocarnos, no dejar nada sin hablar y lo menos posible al azar.

Y lo último que necesitabais era que apareciese Steve Van Zandt para tocar las narices… ¿crees que rechazar una oferta así puede condicionaros?
Si nos hubiera permitido seguir siendo libres no hubiéramos tenido problema en aceptar su oferta, pero el contrato que nos dio era del tipo del de una multinacional. No queremos tener ese tipo de relaciones con nadie, nunca las hemos tenido y no creo que las tengamos mientras no podamos imponer nosotros algunos de los términos de la relación. Lo hacemos todo a nuestro aire y a nuestro ritmo y no nos importa ni ser grandes ni ganar más dinero, preferimos tener un control total sobre todo lo que hacemos.

Al final y sinceramente, pese a que aquello de “este es nuestro mejor disco” está muy mascado… ¿puede merecer la pena tanta piedra en el camino viendo como está el panorama?
El panorama es igual de apestoso que hace veinte años, en eso no notamos diferencia y aunque llevemos los suficientes años para saber como funciona el negocio discográfico, estamos tan desubicados ahora como cuando empezamos. Lo que logras con cada disco es placentero por el tiempo y el trabajo que pones en él, es como escribir un libro o sacar adelante un negocio, y eso ya nos parece suficiente. Los tiempos cambian y los gustos cambian, el público es olvidadizo y el camino al éxito es muchas veces como una carrera con el diablo y cuanto más lejos estés de todo eso, más satisfecho te sientes a la larga. Eso lo tenemos comprobado por experiencia propia y viendo lo que pasa alrededor. Es cierto que no todos los músicos del grupo pensamos lo mismo y que cada cierto tiempo nos dejan los bajistas o los baterías, pero cada formación vale la pena mientras dura.

Quizá así sea la mejor manera de seguir: batallando.
Sí, entre otras cosas porque es divertido. Y mejor luchar que autoengañarse y morir y ser absorbido por la nada, lentamente, sobretodo si te dedicas a alguna forma de expresión artística. El rock and roll perdió ya hace años el peso que tenía y no creo que jamás lo recupere, ni en lo musical ni en lo extramusical, como representante de un espíritu contestatario. Ahora es como disfrutar de algo desfasado que parece que sólo tenía sentido unido a los excesos con las drogas y las giras de grandes estadios. Lo nuestro no tiene nada que ver con cualquier documental de Scorsese sobre los Stones, Dylan o George Harrison, es mas bien una road movie sobre un grupo de alegres perdedores. Es un puro ejercicio de mitomanía.

Pero francamente este es un disco que anda a caballo entre lo más tradicional de Sex Museum y el aventurarse a cambiar algunos registros. Eso sí, teniendo el rock de los setenta como bandera tipo Bad Company en ‘Some other band’. ¿Algo más experimental habría terminado por minar la vida del grupo? Por cierto, brutal solo.
Va por épocas, hemos tenido tiempos mas experimentales y otros menos, depende de nuestro humor, nuestro ánimo o de las movidas en las que estemos metidos. Nos gusta mucho la crudeza que tiene el rock and roll de finales de los sesenta y principio de los setenta, un sonido muy natural, lo más parecido a una banda en el local y así es como tratamos de sonar. De alguna manera el buen rock and roll murió entonces y después todo han sido revivals o repeticiones. La originalidad consiste en encontrar la inspiración o la influencia en algo diferente o que no haya sido revisado, pero básicamente las bandas de rock and roll llevamos mezclando los mismos elementos, cada uno a su manera, desde hace casi cuarenta años. Lo que más valoro ahora en una banda es lo extramusical o la capacidad que tienen algunos músicos de ser ellos mismos por encima de todo.

Y ya que mento ‘Some other band’ y estamos hablando de esto… ¿es el principio de un epitafio que no encuentra momento de una muerte anunciada (musicalmente hablando)?
Es más bien un pequeño homenaje al final de una época, de un tipo de gente y de el Madrid en el que crecimos, entre el final de una España y el principio de otra. Los bares y la gente que iba a ellos cuando teníamos entre los trece y los veintipico años ya no son más que un recuerdo en blanco y negro, con sus historias y su olor a otro tiempo. Es una reivindicación a una generación a la que dimos por culo sin parar, pero que con el tiempo valoramos e incluso echamos de menos. Fueron nuestros maestros, muy castizos y sobrados, pero se ganaron nuestro respeto y siempre mereció la pena oír lo que contaban o aconsejaban. Ese Madrid ya no existe y queríamos reivindicarlo con todos sus claro-oscuros en una canción como esta.

El hammond copa el papel principal del sonido, prácticamente está en todo el disco, sin excepción. Incluso en ‘Masterplan’ es donde es el protagonista total. ¿Cuál es el motivo de esta decisión de que el teclado fuese tan omnipresente? ¿Tal ver por el motivo de que Marta Ruiz se encargue también de componer?
De alguna manera Marta es la jefa de Sex Museum y para que las cosas suenen a Sex Museum y se respiren como Sex Museum es necesario que el órgano mande. En el pasado ha podido haber mas equilibrio, pero los Sex Museum reales hacia el futuro son con una Marta omnipresente, es lo realmente característico y diferente. Creo que ella es la personalidad más característica del grupo y girando alrededor suyo todo suena más personal. Yo, por ejemplo, no soy otra cosa que un digno actualizador de mis referencias y gustos.

Y ya que estamos con el recuerdo, ¿es posible que esté totalmente “diseñado” para el formato vinilo? Sé que ha salido en ese formato, pero me pregunto si era la idea principal obviando el CD.
El CD es una mierda, una de las grandes estafas de los últimos años y lo que me hizo perder totalmente la fe en el negocio de la música. Antes de que pasemos definitivamente al disco duro y a las canciones sueltas, nos damos el gusto de hacer las cosas al viejo estilo, en vinilo y con un orden de escucha diseñado por nosotros, con una cara A y otra cara B.

Ciertamente, Barry Sage ha tenido que ser muy culpable (en el buen sentido) del sonido. ¿Delegar la responsabilidad de la producción a Barry en lugar de continuar haciéndolo Fernando os ha dado un mayor respiro?
Barry más que producirlo, lo ha mezclado y le ha dado un aire más asequible, con menos rugido de la guitarra. Si lo hubiera hecho yo hubiera sido más crudo y rasposo, pero hubiera sido menos placido de escuchar.

Eso por un lado. Luego ‘Keep running’ dejaría mostrar una faceta algo más… ¿intimista? Espero que no os llovieran “collejas” por parte de los talibanes más acérrimos.
Los talibanes están lejos de nuestro camino desde hace muchos años. Este tipo de canciones son de las que nos sirven para ponernos a prueba y tratar de superar nuestras limitaciones. Es parte del juego de superación y disfrute en el que a veces se convierte el estar en un grupo cuando no tienes presión, ni de la compañía discográfica ni del mercado discográfico.

Pero oye, nada mejor que –como diría Dylan- ser un expedicionario musical. ¿Tan vital es ir armado de machete para cortar la maleza y que le resbalen a uno lo que opinen los demás?
Sinceramente lo que opinen los demás me la suda bastante, ya he tenido mis épocas en las que estaba más atento de lo que pasaba en el mundo, o al menos a mi alrededor, y lo único que he conseguido ha sido alterarme y cabrearme, así que prefiero ir a mi bola. Los ochenta, por ejemplo, nos los saltamos y los aprovechamos para vivir como si fueran los sesenta. Mientras triunfaban U2, Michael Jackson o Prince, nosotros estábamos redescubriendo a la Creedence o los Who y en lugar de los Dire Straits nos dio por los Stooges, los Sonics o Music Machine. Lo extraño en nosotros no es nuestro camino, sino más bien que sigamos pretendiendo que se nos tenga en cuenta con una propuesta tan distinta. Básicamente somos unos frikis con ansias de notoriedad y con ganas de poner nuestro granito de arena para desmontar la gran farsa en la que se ha convertido la música popular en general y el rock en particular.


León Larregui (Zoé): Ginebra seca.

Publicado en

“Nos gusta más que se nos relacione igual con el rock en español”.

Los mexicanos Zoé visitaban por quinta vez España, país que acaba de reconocerlos como nuevos ídolos del gran público. ¿Reconocerlos? Si, así es. A pesar de que la banda mexicana lleve una carrera que ya le ocupa más de una década, el público español empieza a dar buena cuenta de su música grácias al recopilatorio titulado “01-10” que se editó hace prácticamente un año en eeste bendito país y donde se podían encontrar las colaboraciones de Vetusta Morla, Enrique Bunbury, Dorian y Annie B. Sweet. A raíz de ese artefacto, se descubrirían grandes trabajos como “Reptilectric” (Emi, 2009) o “Memo Rex Commander y el Corazón Atómico de la Vía Láctea” (Noiselab Records / Emi, 2006), donde grandes las grandes canciones fluían cual humo de incienso. Pero sin duda alguna Zoé ya estaban más que consolidados en Latinoamérica, además de ser unos trabajadores natos que comenzaron autogestionándose en el submundo underground desde que se formaron en 1997, hasta que lograron grabar -por su cuenta y riesgo- en 2001 un primer long-play titulado de manera homónima. Sin contar el material inédito que se registró en 1999 bajo el título de “Olmos“.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.

Publicada en Musicópolis

Los cambios en la formación (exactamente en la batería) no fueron grandes obstáculos para estos mexicanos que presentan en estos días un unplugged grabado para Mtv y que se llama “Música de fondo“, donde ofrecen su mejor repertorio, solo que de manera acústica y nuevamente acompañados de amigos y colegas de profesion. Todo un experimento para la voz de León Larregui, la guitarra de Sergio Acosta, el bajo de Ángel Mosqueda y la línea rítmica de Jesús Baez y Rodrigo Guardiola a los teclados y batería, respectivamente. Todos ellos -como antes se ha anunciado- estuvieron visitando España para promocionar este nuevo artefacto y ofrecer un showcase en la madrileña Joy Eslava el pasado 9 de Marzo. Tras la resaca del calor recibido por el público español y mexicano que allí se citaron, León Larregui mostraba su faceta de orador. “¿Hace frío hoy, ¿no?“, espetó el vocalista antes de sentarse en la mesa de cierto emplazamiento de la calle Alcalá para desgranar lo que ha sido esta visita y lo que será el nuevo trabajo.

¿Frío? En el concierto de Joy Eslava tuvisteis calor de sobra, incluso gente de México.
¿Tú no tienes frío? [Risas]. Si, si. En el concierto había bastante mezcla de gente.

Tras ver la afluencia de gente, ¿cómo estáis viendo –en retrospectiva- la respuesta del público español en este caso?
Lo que pasó en el concierto fue muy positivo porque había entre un treinta o un cuarenta por ciento de españoles. Esta es la cuarta vez que tocamos aquí, la anterior fue en Rock in Río, aunque eso es diferente porque no fue exactamente en la ciudad de Madrid. Poco a poco sale más gente española que canta las canciones y que va entendiendo a la banda. Estamos muy contentos por eso. Obviamente sabemos que estamos todavía en el “tira y afloja”, pero cada vez aparece más gente y estamos muy contentos por eso.

De hecho lleváis más de diez años tocando y en España se os conoce de manera general desde hace relativamente poco gracias al recopilatorio “01-10”.
Exacto. Esa también es la cuestión. Llevamos una carrera larga de más de diez años, pero en España realmente el primer disco que se editó fue el “Memo Rex Commander y el Corazón Atómico de la Vía Láctea”, que es el penúltimo. Posteriormente fue “Reptilectric” y ahora se editará el “Mtv Unplugged”. Entonces si, la carrera de Zoé en España es corta. Pero ya te digo, es la cuarta o quinta visita, tampoco es que vengamos de manera tan seguida, también somos conscientes de que si queremos armar una carrera más sólida en España tendríamos que venir más seguido. Ese sería el plan. En verano haremos una gira más extensa, haremos alianzas con bandas de acá de la misma manera que nosotros ofrecemos alianza con bandas de México, como un intercambio.

Y evitáis a toda costa que se os denomine como ‘latin music’, que se tiende a relacionar con la música más comercial, tipo Shakira y demás.
Claro, exactamente. Fuera de Latinoamérica, incluso en Estados Unidos, con ‘latin music’ la gente tiene ese concepto de que de alguna forma va a tener un sonido de conga o algo relacionado con folclor latinoamericano. No nos gusta, nos gusta más que se nos relacione igual con el rock en español o con el rock en castellano.

Además que el término ‘independiente’ también se ha desvirtuado bastante.
Totalmente, porque no es un género, se convirtió en un género, pero no es así. Es como en su época el ‘alternativo’, que tampoco es un género. En el caso de ‘independiente’ es una forma de trabajar.

Vosotros lo sabéis bien, comenzasteis trabajando de manera autogestionada.
Exacto.

En general, ¿Qué habéis aprendido en todo este tiempo tanto con la gente con la que habéis colaborado como en vuestra carrera?
Yo creo que cada intervención de algún artista con el que trabajas te deja muchísimo. Hemos tenido la suerte de trabajar con artistas que admiramos mucho. Como también con artistas que son muy jóvenes pero son talentosos, como los que aparecen en el unplugged. Nos sentimos afortunados porque por ejemplo en “Memo Rex Commander y el Corazón Atómico de la Vía Láctea” tuvimos el privilegio de cantar con Tim Burgess, que es el cantante de The Charlatans, y en aquel momento The Charlatans era una de las bandas que más influenciaron a Zoé. Que cantara en una canción era como un sueño hecho realidad.

Luego, en el pasado disco (“Reptilectric”), nuestro amigo Nick McCarthy tocó en ‘Nada’. Así que esa canción ya tiene la guitarra de Nick [McCarthy] y la voz de Enrique [Bunbury]. Enrique es un idolazo en toda Latinoamérica, al cual admiramos mucho desde Héroes del Silencio. Al igual que Babasónicos, que es una banda de una generación distinta a la de Zoé, pero que también admiramos muchísimo y con los que hacemos muchísimas giras. También con Saúl Hernández, vocalista de Caifanes, que cantó en el primer disco de Zoé… Siempre ha habido colaboraciones muy importantes que han dejado huella.

Y con todo lo vivido, os ofrecen hacer un unplugged para Mtv, cosa que solo dan a los grupos más asentados, por así decirlo. Pero es que además pasáis vuestro repertorio eléctrico (y electrónico) al acústico. ¿Fue difícil adaptarse al sonido de este formato?
Fue complicado, pero también fue un reto muy interesante. El explorar para llegar a esa meta fue lo que nos impulsó a hacerlo. Hacer las canciones tal cual, agarrando la guitarra acústica nos daba ‘flojera’. Eso nos dio la pauta para explorar y para meternos en un viaje que nunca habíamos vivido. Fue muy interesante. Para empezar, trabajar con la formación básica (nosotros cinco) junto a otros cuatro músicos, se convirtió como en un grupo nuevo, éramos nueve personas ensayando todo el tiempo, eso nos dio más ímpetu. Aparte que son personajes y amigos muy queridos y muy talentosos. Chetes, Andrés Sánchez, Denise “Lo Blondo” (Hello Seahorse!), Yamil Rezc, que es productor de todas estas bandas nuevas en México… Todo aquello fue increíble, además de poder trabajar con Phil Vinall, productor de toda la vida. Phil es el que guía, es de ese tipo de personas que si te lleva a un cuarto oscuro el va delante con una linterna abriendo camino. Digamos que es el líder de la exploración [risas].

Expedicionario musical, como diría Dylan.
Exacto [risas].

La mejor muestra está en ‘Soñé’, que es el corte que se ha presentado como single de este unplugged. En formato acústico presenta un aire más tranquilo, como balada, además del toque que le da la voz de Denise Gutiérrez “Lo Blondo”. ¿Os gustó este resultado final?
Si, el resultado de estas cosas fue surgiendo por la exploración. Por ejemplo, Denise solo iba a cantar la canción ‘Luna’, pero al final se quedó casi en todas. Canta en nueve canciones del unplugged. Se convirtió en un emblema del show porque le da una dulzura a todo, vino a endulzar con su voz, que es preciosa. Y así fueron sucediendo “accidentes” de ese tipo que fueron marcando la dirección y el concepto de este unplugged. Cuando se publique verán que la batería de Rodrigo [Guardiola] parece un puesto de mercado de pulgas, porque hay una maleta, charolas, cacharros, hay también una jaula de pájaros como si fueran platillos, un bombo de no se cuantas pulgadas, una silla… fue una locura. Es que siempre estábamos acostumbrados a buscar “sónicamente” a través de la manipulación del sonido a través de máquinas, procesar el sonido. Y en este caso como era la exploración acústica, que más bien era la búsqueda de algo que sonara interesante y que no tenían que ser necesariamente instrumentos musicales, cualquier cosa era válida. ¡También hay una máquina de escribir de hace percusión! Son muchas cosas las que jugaron un papel interesante en la percusión.

¿Algo así como volver a los inicios?
Más bien como desnudarse y jugar como un niño con cualquier cosa que hiciera ruido. Encontrar una forma de expresión.

Incluso hay una canción inédita, ‘Labios rotos’.
Si. ‘Labios rotos’ es una canción que estaba en el baúl de las canciones nuevas y como tiene un tinte así como de bolero quedaba perfecta para quemarla dentro del unplugged.

Me consta que la gira de presentación será prácticamente igual a como se muestra en el unplugged.
Haremos una gira que será única y donde solo haremos esto. Ahora vendrá México y un trozo de California. Se sumarán también Centroamérica y Suramérica. El formato será con todos los músicos que estuvieron en el programa del unplugged, obviamente será sin Enrique [Bunbury] y sin Adrián [Dárgelos] (Babasónicos) que tienen sus agendas llenas de proyectos. Pero todos los demás van a estar. Incluso andaremos de arriba para abajo con el circo. Digo que será único porque no se va a volver a repetir. Va a ser una gira que se acaba y no se va a repetir.

Entonces para el siguiente disco (que todavía queda) seguirá sonando la electricidad y la electrónica que lleváis.
¡El siguiente disco! [Carcajada]. Si, será así, aunque te puedo decir que todo este viaje del desenchufado nos ha dejado muchísimo como músicos y seguramente dejará huella y se notará en el nuevo disco. Nos hizo cambiar y crecer como músicos.

Estrictamente acústica, dejarás aparcada la Rickenbacker…
Estrictamente, va a ser duplicar lo que pasó ese día. Bueno, duplicar no sería correcto porque serán muchísimos conciertos [risas], replicar –más bien- lo que pasó ese día. Ahí toco la guitarra acústica, la verdad es que la toco muy mal…

¿Crees que tocas mal la guitarra?
Si, porque soy más compositor que instrumentista. Pero la toco como en dos canciones y ya.

Pero hay quién la lleva aunque sea para posar o para… ¿ligar? No creo que te metieras para eso.
¿Para ligar? No, no, para nada [risas]. Igual el ingeniero me pone el volumen bajito [carcajada].

Queda claro que Zoé tendrá más miras al futuro.
Si. Antes de que nos ofrecieran hacer el unplugged, nosotros llevábamos desde el año pasado trabajando en el nuevo disco. Se interrumpió porque nos parecía que valía la pena hacer esto y que nos podía dejar mucho. Pero ahora reanudaremos el trabajo con el nuevo disco que pensamos sacar en Marzo de 2012. Entonces estamos enfocados a hacer primero esta gira y después eso, acabar y meternos de lleno al nuevo disco.

Y ya sin duda alguna, la repercusión será infinitamente mayor, porque se os conoce más.
Pues eso esperamos. Es por esa razón por la que aceptamos hacer este “Mtv Unplugged” porque pensamos que de alguna forma nos podía ayudar a homogenizar lo que pasa en México con otros lugares. Es un buen vehículo de promoción.


Jonny Kaplan: En el arcén.

Publicado en

“Siempre he encontrado más apoyo a mi música en Europa”.

Hablar de Jonny Kaplan es hablar de las míticas historias de carretera. Esas de asfalto interminable y áridos parajes por doquier. Nacido en Philadelphia pero residente en California, Kaplan atesora el espíritu expedicionario que lo ha llevado por todo el continente norteamericano -así como por Europa- con su compañía de carretera, The Lazy Stars. En su haber cuenta con tres artefactos: el country de “California Heart” (Ripe Records, 1999), el rock and roll de “Ride Free” (Ripe Records, 2002) y su último trabajo de estudio, titulado “Seasons” (Ripe Records, 2007). Pero ni las vicisitudes del tiempo ni las de la carretera le impiden continuar entregando material, pues “Sparkle And Shine” promete ser lo mejor que ha podido hacer este motero de la legua hasta la fecha.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.

Publicada en Popular 1 / Nº 451, Mayo 2011

Ha pasado mucho tiempo desde tu último disco (“Seasons”), si no me equivoco editado en 2007. De todos modos, eres una persona que se toma bastante tiempo entre uno y otro trabajo, ya que normalmente hay un promedio de cuatro o cinco años en sacar nuevo material.
Cierto, es verdad. Siempre he tenido mucho tiempo entre disco y disco. Pero… no trabajo así por gusto. Todo se reduce a varios motivos: al ser un artista verdaderamente independiente, el dinero es a veces un factor, como es el hecho de que se pasa mucho tiempo de viaje, especialmente en los últimos años. Y en cuanto a este último año… bueno, ha habido algunos problemas.

Pero en cambio, estás constantemente de gira. Siempre se puede leer el nombre de Jonny Kaplan anunciando un nuevo espectáculo.
Sí, a todos nos gusta actuar todo lo que podamos. Aun cuando no estoy de gira con mi banda (The Lazy Stars), voy yo solo y siempre se encuentra algún escenario para continuar tocando. Está en la sangre.

Entonces, tocar sin parar sería la mejor manera de ganarse la vida con la música.
Hemos estado haciendo nuestra vida con la música durante cinco años más o menos. Es una lucha, pero lo hacemos. He sido muy afortunado en los últimos años porque que mi música ha sido utilizada series muy famosas de televisión. Así que sin duda eso ayuda un poco. Aunque es un camino difícil. Pero, ¿qué alternativa hay? Esto es lo que hacemos.

¿Es difícil tocar en los Estados Unidos? Quiero decir, si los promotores ofrecen muchas facilidades.
En mi opinión, primeramente es más difícil en los Estados Unidos, porque es un mercado mucho más grande que hace las cosas más difíciles y costosas. Y también porque es un mercado “inestable”. Siempre he encontrado más apoyo a mi música en Europa, ¡pero parece que ahora eso está cambiando! Nuestra presencia aquí en los Estados Unidos va siendo poco a poco, y constantemente, cada vez más grande. ¡Creo que es porque no quieren que no nos vayamos!

También es cierto que para ti, España es tu segundo hogar. Que yo sepa, siempre se te ha tratado bien cuando vienes a tocar.
España ha sido un segundo hogar para mí durante años. La primera vez que estuve fue para presentar “Ride Free”, y encontré un apoyo increíble. La cultura es increíble, la gente increíble, e incluso hice unos maravillosos nuevos amigos para toda la vida. También conocí a un compañero musical que entró a formar parte de The Lazy Stars en Madrid, ¡un hippie llamado Jokin Salaverría que es de Bilbao! Él y yo hemos estado juntos alrededor del mundo. Es como de la familia para mí.

Sin embargo, este periodo se ha alargado debido a un accidente de motocicleta. ¿Qué sucedió?
Sí, aquello alargó mucho el tiempo de espera. El accidente ocurrió un día antes de que yo fuera a tomar un avión para tocar en Italia y España. He estado viajando toda mi vida y nunca antes he tenido un accidente. Acababa de terminar los shows del cuatro de Julio con The Lazy Stars, en un famoso bar de California llamado The Iron Door Saloon. Naturalmente, fui en motocicleta hasta allí durante el fin de semana. Pero al volver a casa, pisé una mancha de aceite en la carretera y… ¡BANG!, me fui al suelo. Fue bastante malo, y me siento muy afortunado de poder estar vivo, además de que no he tenido daños permanentes. Me rompí seis costillas, una clavícula y un omóplato. Incluso una costilla atravesó uno de los pulmones. Fue algo muy aterrador. Cuando estaba en un lado de la carretera, cubierto de sangre, le dije al de la ambulancia: «¡Espera! ¡Que mañana me voy de gira a España!» Pero me dijeron que eso no iba a ser posible.

¿Éste hecho te ha cambiado la perspectiva de las cosas? Recordemos aquel mítico accidente de motocicleta que tuvo Dylan y que cambió su punto de vista sobre el negocio de la música.
Creo que sí. Me ha servido para darme cuenta de lo rápido y lejos a lo que pueden llegar las cosas. Mientras me curaba, pensaba que ya no iba a poder volver a andar y que tampoco iba a poder tocar la guitarra. Horrible. También me hizo querer aun más las cosas que siempre he querido. En cierto modo, creo que esta experiencia ha servido como base de inspiración para el nuevo disco. Las nuevas canciones son muy densas y emocionales.

Me consta que durante aquel descanso para recuperarte del accidente estuviste componiendo. Supongo que alguna canción compondrías sobre la historia del accidente. Pero aparte de eso, tengo una pregunta. ¿Recibiste algún tipo de compensación económica o algún tipo de ayuda?
No hay canciones sobre el accidente, pero como antes te he dicho, las canciones van muy cargadas, emocionalmente hablando. Sobre todo hablan del amor, amor que sentía, o sea, sentía que necesitaba. Ahora debemos mucho dinero a los hospitales que me ayudaron. Este es un gran problema político aquí en los Estados Unidos, un problema del que seguro todos ustedes han oído hablar. Y la verdad es triste. Si tú no tienes dinero en los Estados Unidos, no recibes una atención médica adecuada. Es, en mi opinión, un crimen contra el pueblo.

¿Dedicas todo tu tiempo a la música? Aunque la pregunta sería, ¿puedes vivir de la música?
Si tú trabajas muchísimo, podrás. En mi caso y en el de The Lazy Stars, no tenemos otra opción. Es lo que somos y lo que hacemos.

Pero a tenor de todo esto, estás casi recuperado, aunque ¡ahora has vuelto a montar en motocicleta! Es evidente que no le has cogido miedo.
Me he recuperado bien, aunque nunca puedo estar recuperado por completo. Me hice algún daño muy serio a mí mismo. Pasé un par de semanas buscando la destrozada moto, y comencé a repararla. Después llegó el momento de probarla. Pero sí, estaba un poco nervioso. Pero ya sabes el dicho de América: «Cuando te caes del caballo, tienes que volver a montarlo». Las primeras veces pasé un poco de miedo, pero ya no. Tengo cuidado, aunque siempre he sido cuidadoso. Pero ahora me vuelvo a divertir de nuevo. Tengo una sensación increíble de libertad y claridad durante la conducción. Está en mi sangre.

En esta aventura de carretera también te ha acompañado Rami Jaffee. Gran amigo y un gran músico, que además de ser parte de tu banda, trabajó en el último disco de Lucinda Williams. ¿Cuan importante es para ti que exista una conexión entre los músicos fuera del estudio?
¡Rami es como un hermano! De hecho, él es mi compañero cuando montamos en motocicleta. La conexión que tengo con los músicos con los que toco va mucho más allá del estudio de grabación… o incluso de la banda. Con todos los que han pasado por The Lazy Stars, tanto los viejos compañeros comos los nuevos: Jokin Salaverría, Dan Wistrom, Brian Young, Joey Galvan, Rami Jaffee, y Chris Lawrence. Son todos de la familia. La clave para tener una gran banda, es ser capaces de llevarse bien, como amigos. Para mí esta es la regla número uno. El hecho de que todos ellos son músicos increíbles es una ventaja. Realmente, The Lazy Stars se han convertido en una gran banda en estos últimos seis años, pero no son solo mi banda de acompañamiento en “solitario”. De hecho, la única razón por la que opté por mantener lo de “Jonny Kaplan y The Lazy Stars” y no sólo “The Lazy Stars”, es para que la gente no se confunda. Vale, es cierto, yo escribo todas las canciones, pero no sabes lo que es tocar con ellos. Son muy buenos, tío.

Otro músico que siempre está contigo es Jokin Salaverría, como antes has dicho. Es el único miembro no estadounidense, pero se ha empapado de la esencia y belleza de la música y de la carretera americana. Tears for Fears también tenían un componente vasco y parece que les fue bien. Bromas aparte, ¿cómo llegaste a contar con Jokin?
Sí, bueno [risas]. En mi primera gira por España, teníamos un baterista que tuvo algunos problemas por los abusos, y por ende, estaba haciendo las cosas muy difíciles para nosotros. Ramiro Nieto (The Right Ons), que trabajaba para el sello donde estaba en ese momento, dijo: «¡Tío, tengo el hombre perfecto para ti!». Así que en una jam “secreta” que montamos en un estudio de grabación en Madrid apareció este hippie con pasos de altura y con botas de vaquero. Creo que lo primero que le dije fue: «¡Tío! ¿De dónde diablos has venido?» Y el respondió: «De Bilbao ¡por supuesto!» Jokin y yo conectamos de inmediato. Es un músico excepcional y una persona muy agradable. Como dije antes, él es mi socio en The Lazy Stars.

¿Qué músicos se mantienen en la banda dentro de este nuevo álbum? ¿Seguirá estando Brian Young?
Todavía estamos en medio de la grabación en este momento. Por lo tanto, no estoy seguro que “invitados especiales” tendremos todavía. Joey Gavan ha vuelto a tocar la batería en este disco. Él y Jokin son fantásticos cuando están juntos. Brian ha estado ocupado con Founatins Of Wayne. ¡Pero estoy seguro de que volverá en algún momento!

Estas preguntas surgen debido a la revisión de los créditos de los álbumes anteriores, ya que The Lazy Stars ha cambiado varias veces de componentes. ¿No te terminar por convencer el resultado final?
No es eso en absoluto. Estoy orgulloso de todo lo que hemos hecho. Cuando se trata de la grabación, hacemos lo que se necesita para la canción. A veces es necesario pedal steel, a veces órganos, a veces piano… Estamos tratando de experimentar con algunas cosas nuevas en el nuevo disco ¡¡que podrás escuchar muy pronto!!

Estos cambios pueden implicar diferentes estilos que existen en trabajos anteriores. Por ejemplo: en “California Heart” había un aire muy country, sin embargo con “Ride Free” sonaba más rock, pero en “Seasons”, se mezcla un poco de todo aunque era muy guitarrero. ¿Qué tipo de sonido te ronda en la cabeza para el nuevo disco?
Supongo que es simplemente una evolución. Posiblemente, una madurez en la forma de escribir las canciones. Nosotros hemos tenido un alto grado de profundidad, diversidad y sofisticación en estas nuevas grabaciones. Estamos todos muy entusiasmados con ello. Creo que este será el mejor álbum hasta la fecha.

Enfocándonos más en el nuevo álbum. Se que estás luchando mucho para terminarlo. No se si el dinero está siendo un factor. ¿Tan complicado es el problema?
En realidad, el dinero no ha sido el principal problema. Lo ha sido el cuadrar los horarios y el calendario con el tiempo del estudio de grabación. ¡Esta semana iré para grabar guitarras y voz en cinco de las canciones! No hemos estado luchando, hemos estado esperando: en primer lugar para curarme. Segundo; para que Jokin volviera a California. Y tercero; esperar para tener libre el estudio. Una vez terminemos de grabar, tendremos que encontrar a la persona adecuada para hacer las mezclas. Y finalmente, procurar tener un sello que nos distribuya por España.

Parece que la música no tiene mucho apoyo. ¿Puede ser frustrante?
Mucho. Sobre todo cuando tratas de esforzarte para que el público sienta lo que tocas.

Aunque es posible que “Ride Free” sea tu mejor trabajo, ¿un disco puede ser mejor si se invierte tanta energía y tiempo, como está sucediendo con este nuevo trabajo?
Me encanta “Ride Free”, pero yo no diría que es mi “mejor” trabajo. Creo que la gente le tiene más aprecio porque suena mucho más “rock”. En realidad, siento que el nuevo disco va a ser el mejor. Hay algo de rock que es increíble, pero también hay un montón de cosas interesantes.

Hemos hablado de las composiciones, historias… ¡pero no sabemos ni el título ni el número de canciones que contendrá este nuevo disco!
El álbum tendrá entre diez y once canciones, y si nada cambia se titulará “Sparkle And Shine”. Incluso te diré los títulos de las mismas: ‘Sparkle And Shine’; ‘Pretty Little Nose’; ‘When Your Down’; ‘Annalee Meets The Scorpion’; ‘Helena’s Afraid’; ‘I’ll Always Be Around’; ‘The Child Is Gone’; ‘Sweet Magnolia Flower’; ‘Billings Blues’; ‘Garage Cleaner’ y ‘Always’.

Aunque todavía no se sabe la fecha exacta del lanzamiento de “Sparkle And Shine”, si es seguro que este nuevo álbum vea la luz. En caso de que no sea así, ¿has pensado en la difusión a través de Internet o en alguna otra alternativa?
Ahora estamos trabajando en la construcción de un nuevo sitio web para así, tener más presencia en la red. Los seguidores podrán obtener el álbum, así como otros elementos especiales. Pero también lazaremos el CD en formato físico con un sello y también estará en las tiendas españolas.

Finalmente, ¿podría ser que Jonny Kaplan es una persona que nació como un músico y morirá como un músico?
¡Eso es lo que estoy buscando, amigo mío!


La Bien Querida: El traje de la canción.

Publicado en

“El que hoy me pone bien, en el siguiente disco me pondrá mal”.

Con únicamente un par de discos editados, una maqueta (grabada con la ayuda de Horacio Nistal) y varias colaboraciones como con Los Planetas o con Ed Wood Lovers, Ana Fernández-Villaverde (el nombre que está tras La Bien Querida) ha removido las aguas del indie patrio ocasionando así un océano que en ocasiones se embrava y en otras permanece reposado. “Romancero” (Elefant Records, 2009) tuvo una grata acogida, pero según fue sonando de manera creciente, los detractores también iban apareciendo. “Fiesta” (Elefant Records, 2011) tampoco pretende continuar el hito que tuvo su primer trabajo, pero si que quiere asentar las bases de una obra propia para seguir enriqueciendo su propia guitarra y cancionero. Sin buscar más allá del éxito que pueda suponer esto, únicamente equilibrar la balanza entre lo alto y lo llano. La joven con vocación pictórica (las portadas de “Grandes éxitos y fracasos” de Extremoduro son suyas) arrulla con una esquiva mirada que guarda tras las gafas de sol en una céntrica calle de la capital. Piensa siempre y habla cuando lo precisa.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.

Publicada en Paisajes Eléctricos

Partamos de la base de “Romancero”. Un disco muy sonado, del cual se dijo que fue lo mejor del año, pero… lo que ha despertado todo esto ha sido una reacción negativa hacia ti. No se como lo verás tú.
Pues no se. Bueno, habrá gente a la que no le guste y habrá gente a la que le guste. Pero si tú estás aquí entrevistándome será porque hay gente a la que le gusta.

Evidentemente… o no. Pero sigamos la historia. Todo empezó con la maqueta, MySpace y el apoyo de J. Tú escuchabas indie, y es curioso como los más acérrimos despreciaron a Los Planetas cuando sonaron en el mainstream. Raro que no los hayas despreciado.
No. Es que yo no los voy a despreciar nunca porque ya me gustaría a mí tener la trayectoria que han tenido ellos con no se cuantos discos. Pero vamos, que ya me gustaría a mí, no cualquiera tiene esos discos.

Dejemos claro que esta no es la única colaboración que has hecho. Hablamos tanto musical como pictóricamente.
Yo colaboro con los grupos que a mí me parecen interesantes y que me gusten sus propuestas. Los Planetas por supuesto, vamos. Pero como ya te he dicho; ya les gustaría a muchos grupos tener su trayectoria.

Lo que te han dicho o dicen de tu música, es que haces algo muy ñoño y encima vas de diva. Me consta que no te gusta leer las malas críticas porque te afectan.
Pues yo, ni me considero ñoña y no creo que vaya de diva. Pero es que depende. Habrá gente a la que se lo parezca, pero es que tú me puedes parecer un gilipollas, y eso que no te conozco de nada. […] Pero es que lo que dicen… ¿¿la gente que me conoce dice eso?? Pues entonces igual sí, pero vamos… […] Tampoco entiendo porque dicen que hago tonti-pop, ¡si yo no hago tonti-pop!

Te incluirán dentro de este “estilo” por compartir sello con gente como Papa Topo. Digo yo, eh.
Supongo, pero es que…

Si no te lo crees tú, nadie lo hará por ti.
[Silencio] Yo hago canciones y hago mis conciertos, ya está.

Es algo que has dejado claro; prefieres hacer canciones que leer las malas críticas.
¡Pero es que ni las buenas! El que hoy me pone bien, en el siguiente disco me pondrá mal, porque los periodistas sois así.

Y para colmo está el nombre; La Bien Querida. Te gustaba como quedaba y así se quedó, a pesar de sonar bastante pretencioso y no ser precisamente querida…
Cada uno lo ve como lo ve. Si me hubiese puesto La Mal Querida habrían dicho que voy de mártir y no se qué… Siempre te van a criticar. Tú haces un trabajo y te expones a esas cosas. […] Si te quedas abajo la gente te idolatra. Eso es como cuando vas a ver conciertos con cuatro gatos y dicen que es el mejor concierto del mundo, pero cuando ese grupo empieza a tener más fans parece que ya no mola tanto. Lo típico.

Ya, suele pasar. Incluso esa arrogancia que te atribuyen puede ser por la forma tan seria que tienes de trabajar…
¡Pero no es que me lo crea o sea arrogante! Es que si me preguntan gilipolleces pues soy arrogante. Es que todo depende. […] Yo hago mi trabajo en serio, pero no se si lo hago bien. Hago lo que puedo, con todo el cariño del mundo. Pero hago lo que yo siento con las cosas que me pasan. […] No se si lo hago bien o mal, probablemente lo haga mal, pero es que hago lo que puedo, como el carpintero en su trabajo hace lo que puede.

En este segundo disco [“Fiesta”] se aprecia que has dejado un poco la tónica de la música popular española y estéticamente (hablo de la portada) hay otro cambio. Ya no salen las faldas de tu madre, por ejemplo.
Pero me sigo poniendo faldas. La otra portada estaba hecha en la cocina de mi casa, pero esta también, solo que está desde más cerca y con el armario amarillo. No hay mucho más misterio.

Pero el cambio exterior acompaña al interior, que es lo que te quiero decir.
[Silencio] Sí, eso es. Yo les dije a los diseñadores que me gustaba el rayo, así que de algún modo lo metieron.

Muy ochentero, diría. Algo Bowie también.
Sí, muy ochentero. Me gustaba mucho el rollo Siouxsie de los ochenta. Era algo que me apetecía.

También hay arreglos de cuerda árabe, creo que hay un par o tres de canciones que las tienen, como ‘Hoy’ o ‘Queridos tamarindos’.
Hay tres, mientras que en “Romancero” había dos.

¿De que modo integraste este tipo de arreglos?
Esto se lo ocurrió al productor del disco [David Rodríguez]. Llamó a la Orquesta Arab de Barcelona, exactamente con Mohamed Soulimane. Contamos con él en el primer disco, al igual que aparece en este segundo.

“No sé si lo hago bien o mal, probablemente lo haga mal, pero es que hago lo que puedo”.

Y la voz… tú voz. Todos hemos leído aquella crítica en la que decían que no tenías buena voz. ¿Quizá para transmitir no hace falta cantar bien?
[Silencio incómodo] Es que yo canto como se. No pretendo…

De Dylan se dice que desafina.
Claro, eso es. Yo hago canciones y las canto. […] A mí cuando me dicen que defina a La Bien Querida en tres palabras (que me lo preguntan siempre), digo: «Joder, defínelo tú». Pero le acabo diciendo: «hago canciones, soy autora de canciones. Eso es lo que hago. Y las canto». […] Yo no soy cantante, no me considero cantante.

¿Y compositora?
Compositora sí. Autora de canciones. Y es que tampoco compositora. […] Me da vergüenza decir lo de compositora porque… te quiero decir; en el fondo hay gente buenísima en la música, entonces yo me siento súper pequeñita. […] Las canciones parece que han gustado a la gente… o no. Hay gente que me odia.

Y eso en parte está bien.
Sí.

No creas indiferencia…
[Silencio] Lo se.

Quiero decir que aunque generes cierto rechazo, la gente comprará tus discos solo por morbo, por ver donde has metido la pata.
[Silencio incómodo]

Otra característica clara es el folclore religioso.
El folclore religioso me ha gustado de toda la vida. De pequeña me gustaba hacer de cura. Aunque siempre me ha gustado todo el folclore, la temática religiosa…

¿Pero esto te venía de algo más? Igual tenías una vocación oculta.
Pues no lo se. No [risas]. Me gusta el folclore, pero no soy católica.

La banda que suena en ‘Monte Piedad’ es muy contundente. ¿Cómo entró aquello en la canción?
Ocurrió cuando David Rodríguez y yo íbamos caminando por la Calle Santiago, muy cerca de aquí. Era Domingo de Ramos y vimos la procesión de la Virgen, que iba acompañada de una banda que nos impactó muchísimo. Desde entonces tuvimos claro que para el segundo disco íbamos a vestir una canción así, como un paso.

Yo no se si habrás tenido presión cuando estabas trabajando en “Fiesta”. Me refiero a una presión que tú te impongas artísticamente. Está claro que haces esto para ti y no por los seguidores.
La presión me la puse yo porque no tuve ninguna. El sello me dijo que sacara el disco cuando yo quisiera y como diera la gana. Tengo la suerte de estar en Elefant Records porque voy como quiero, aparecen las fotos que me gustan, hago lo que da la gana… no me dicen absolutamente nada. […] Pero sí que yo tenía muchas ganas, porque las nuevas canciones iban surgiendo mientras yo estaba presentando “Romancero”. Sentía presión por mí porque quería sacar otro disco. […] Estoy muy orgullosa de este disco, porque sino no lo hubiese sacado.

Haces las cosas al cien por cien. Si van a ser a medias, no lo haces.
Exacto. Así no sacaría un disco.

De hecho ya querías sacar un álbum nada más acabar “Romancero”.
No fue justamente al acabar, pero sí, ya tenía ganas de empezar con el siguiente.

Entonces, ¿ha sucedido igual con “Fiesta”, que tengas ganas de sacar un tercero?
Sí, claro. Pero el tercero me da más miedo. […] Siempre me han preguntado si el segundo me daba miedo, pero es el tercero el que me da más miedo. […] Cuando yo crea que tenga un buen disco lo sacaré. Para mí, cuando he tenido un buen disco lo he sacado. Que me critique uno o me critique el otro, como en el fondo a mí me gusta, pues me da igual. […] Eso es lo que tiene que hacer un autor. Yo estoy a gusto con lo que he hecho y estoy dispuesta a defenderlo. Ya está.

Y al que no le guste, que se compre otro.
Claro.

“Hay que fidelizar en la vida”.

Por lo tanto, este tercero cumpliría el esquema de debut-asentamiento y…
¡Confirmación! Sí, sí [risas].

Pues estando con la temática religiosa, bautizo-comunión-confirmación.
Correcto [risas]. Tenía un título pensado que era “Ceremonia”.

¡Hombre! Va todo hilado.
“Romancero”, “Fiesta” y “Ceremonia”, la trilogía.

¿Será ese el título definitivo?
No lo se. Se me ha ocurrido, llevo tiempo pensándolo. Pero vamos, cambio de opinión constantemente.

¿Se pude cansar Ana Fernández-Villaverde de La Bien Querida o La Bien Querida se cansará de Ana Fernández-Villaverde? Y que conste, con esto no digo que seas un personaje.
Es que no soy un personaje. Pero el día que me canse de mí misma sacaré un disco de punk o de hardcore. Te quiero decir que no tengo ninguna obligación y que puedo hacer lo que me da la gana porque estoy en un sello que no me dice lo que tengo que hacer.

¿Te consideras una “curranta”? Puedes cambiar la palabra si esta no te gusta.
Pues sí, una curranta que está muy a gusto, muy contenta y muy privilegiada, porque hay mucha gente por ahí con mucho talento y no ha tenido la suerte que yo he tenido.

Una curranta que hace canciones de amor. Aunque no tiene porque ser malo, Julio Iglesias ha hecho carrera con canciones de amor.
Julio Iglesias y montones de artistas. Muchos artistas.

¿Cambiarás de sonido con el paso del tiempo buscando o algo y dando bandazos?
Es que no lo se porque no busco nada. En el momento hago lo que me apetece y lo que sale. En un disco no soy yo sola, hay un montón de músicos.

David Rodríguez es casi la mitad de esto.
Sí, sí. Pero también están los músicos que tocan en el disco y que son buenísimos. Gracias a ellos los discos suenan bien. […] Cuando empiece a grabar el tercero te diré, porque no tengo un esquema ni de mi vida, ni pautas. O de los próximos discos que sacaré o que no sacaré.

Ya que los has nombrado. ¿Cómo reuniste a los músicos que están contigo? ¿Vino todo por la maqueta?
No, con “Romancero”. Son los mismos que han tocado también en “Fiesta”. Incluso sigo con el mismo técnico.

Y supongo que pretendes seguir con el mismo equipo.
En principio, sí. Hay que fidelizar en la vida.

Nada mejor que crear un ambiente familiar en el entorno. ¿Sabes? Muchos músicos no quieren ni un productor nuevo, se sienten violentos. Como si alguien metiera las narices en su trabajo.
Bueno, hay veces en las que igual el grupo necesita refrescarse. Hay muchos casos de grupos que llevan como tres discos muy iguales, después llaman a un productor de fuera para que les de un aire fresco o un soplo. Eso me parece bien.

Para que se oreé un poco…
Sí. A mí no me importaría llamar a Brian Eno.

¡Mira! Igual tiras por el glam-rock.
[Risas] Brian Eno es muy listo, muy bueno y te hace lo que quieras. Ha hecho de todo y ha producido a los más grandes.


Willy Toledo: De rabia y miel.

Publicado en

“No vivimos en una democracia y, como no vivimos en una democracia, las ideas políticas se persiguen”.

A día de hoy, mostrar la verdad y ser políticamente incorrecto es motivo de exclusión. Guillermo Toledo (Madrid, 1970) no teme a decir lo que piensa contra la injusticia, tanto, que tampoco muestra reparo en pagar las consecuencias. Después de los últimos hechos ocurridos tras las huelga general del pasado 29 de Marzo, Toledo hace balance y analiza la situación.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.
FOTOS: JUAN PÉREZ-FAJARDO.
Publicada en Cambio 16 / Nº 2107, 21 Mayo 2012

Como decía Bertolt Brecht, “vivimos en un mundo donde la mentira es un hecho habitual y la verdad se ha convertido en un acto revolucionario”. ¿Qué hay de cierto en esa frase?
Más cierta imposible, como tantas otras cosas que dijo Bertolt Brecht. Sí, los que mienten, roban, engañan, tergiversan la realidad… son presidentes de Gobierno, del Consejo de Administración de Repsol o del Banco de Santander, pero los que buscan la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas son perseguidos como delincuentes.

Ya ves que la nueva reforma del código penal dice que sentarse en una calle pacíficamente a protestar por lo que sea va a ser considerado como atentado contra la autoridad. O publicitar una manifestación en tu Facebook va a suponer un acto de terrorismo.

Justamente. Ya que se equipara la resistencia pasiva con la activa y el terrorismo, la gente actuará en consecuencia pensando que “de perdidos al río”.
Claro. Yo creo que tenemos que tener mucho cuidado con eso porque es una estrategia del poder para incitar a la violencia ya que te va a dar igual ser pacífico que violento. Si aparece la violencia utilizarán eso en contra nuestra para llamarnos violentos y así justificar cualquier tipo de represión contra los que protestan. Por eso te digo que hay que tener cuidado con eso porque es una estrategia bien clara ahí detrás. A parte de que saben lo que están haciendo con nosotros. Tienen la conciencia clara de que nos están viendo en el fango y que el pueblo no se va a quedar cruzado de brazos, con lo cual están tomando las medidas preventivas para intentar desmovilizar a la sociedad.

Cuanto te detuvieron tras la huelga general detallaste que estuviste en un calabozo con veintidós personas más, de las cuales dos eran sindicalistas y los demás inmigrantes. Para esas personas, en este caso los inmigrantes, el sistema les tiene preparada la invisibilidad, justamente es lo contrario que pasa contigo. Parece que quieren tenerte en los medios como cabeza de turco.
Sí. Claro, los trabajadores inmigrantes no tienen la posibilidad de defenderse, entonces, lo que el sistema tiene preparado para ellos es la invisibilidad dentro de la cárcel, en el calabozo… en el agujero. Pero a los que sí tenemos la oportunidad de defendernos lo que se busca es eso, la persecución y la estigmatización de personas que se movilizan por los demás.

Yo estoy ahora mismo aquí hablando contigo, todavía estoy en la calle, pero a día de hoy hay gente que sigue presa por lo que sucedió con los piquetes en la huelga general. Hay chavales que están en la cárcel, todavía, por haber cruzado un contenedor en medio de la calle. ¡Y siguen presos!

Anteayer se murió otro chaval de Bilbao por un pelotazo de la Ertzaintza. En los últimos tres años hay seis o siete chavales a los que les han arrancado los ojos a base de pelotazos de goma. Entonces, la presesión continúa, aunque yo estoy libre… de momento.

Seguro te meterán en algún fregado…
¡Seguro!

No cuadra lo que sucedió el día de la huelga. Se supone que estabas en un bar. El dueño te denuncia, pero ni el cliente ni la vecina te vieron allí. Pero no te detienen esa misma noche, sino a la siguiente. Parece que te tienen ganas…
Ha sido algo muy oscuro y muy raro esto que ha pasado. Fue una detención anunciada. Dieciocho horas después vinieron a mi casa a eso de las doce de la noche para detenerme.

Y sin pruebas.
Efectivamente, y sin ningún tipo de pruebas, porque de hecho la denuncia no habla en ningún caso de que yo personalmente haya ejercido ningún tipo de violencia contra nadie, simplemente decía que yo alentaba a las masas. Debe ser que tengo un poder casi divino, el cual desconocía que tenía (risas). Es que es muy extraño que por una denuncia sin ningún tipo de prueba, sin ninguna diligencia policial, sin ningún tipo de investigación… y encima con una denuncia en la que no dice que yo haya ejercido la violencia ni contra él ni contra nadie, me vengan a detener a las doce de la noche. ¿Qué hay detrás de eso? No lo sé.

Rafael Contreras, el denunciante, no mostró fotos tampoco. Es más, al día siguiente el bar estaba impoluto.
Sí. Cuando tú pones una denuncia por destrozos en tu bar lo último que haces es recoger los destrozos y borrar las pruebas. Pero esto es por una sencilla razón: no hubo ningún destrozo en ese bar. Ninguno.

¿Es posible que fuese un señuelo?
Es que no sé que ha pasado. No sé si el tipo buscaba algo. A lo mejor pensó: “como éste es famoso igual es millonario y así le puedo sacar un dinero”. No lo sé. También él cambiaba su versión todo el rato. Al principio decía que yo había entrado, luego que no, luego que no estaba seguro, que me reconoció, que fue alguien que le dijo que yo era quién era… y luego que no, que vino la policía, le enseñó una foto y ya me reconoció. Como él ha cambiado tantas veces la versión no sé cual es la verdad. Ahora, lo que sí sé es que vinieron a mi casa a detenerme a las doce de la noche sin ningún tipo de prueba contra mí. Y todo por una denuncia de un tipo que ni siquiera me denuncia a mí por actos vandálicos.

Para colmo, pedían prisión preventiva para ti…
…y llega el fiscal y me quiere meter prisión preventiva y tres años de condena por una cosa en la que yo no había participado. Entonces, ¿qué hay detrás de eso? Persecución política. Claro, es que no vivimos en una democracia, y como no vivimos en una democracia las ideas políticas se persiguen. Hay muchos presos políticos en este país. Muchos. Pero nos dedicamos a meternos con los presos políticos de Cuba, los cuales no existen según Amnistía Internacional.

Al igual que para la ONU tampoco existe Siria.
¿Cómo que tampoco existe Siria?

Quiero decir, no ha entrado en el país para parar la matanza de civiles. ¿Tiene que haber petróleo para que entre en un país a “ayudar”?
Probablemente. Yo es que tampoco intervendría en Siria. No me fío de la ONU, es un instrumento más a las órdenes del capital. Y es un instrumento de legitimación a guerras ilegítimas. De legitimación, por ejemplo, la ONU fue la que decretó el embargo contra Irak entre el 1991 y el 2003. Doce años en los que murieron un millón y medio de personas por culpa directa del embargo, la mitad de ellos eran niños. Eso lo decretó la ONU y lo llevó a cabo la ONU. Entonces, es una organización criminal, como la OTAN. Es exactamente igual. Con su propia particularidad, pero es una organización criminal que está al servicio de los cinco miembros que tienen derecho a veto en el Consejo de Seguridad.

Aborrezco las intervenciones militares imperialistas como la de Libia, como la de Irak, como la de Afganistán, como la de Yemen, Costa de Marfil… La ONU, la OTAN, el Pentágono, FMI… cuanto más lejos, mucho mejor para todos.

¿Temes por tu vida? Cualquier día puede aparecer en los medios que Willy Toledo ha sufrido un “accidente”.
No temo por mi vida. No tengo miedo y no me dan miedo. Sé de lo que son capaces, pero asumo todas y cada una de las consecuencias de las acciones que hago. Por eso, entre otras cosas, me dio tanta rabia por todo lo que ha pasado con esta detención, porque yo asumo las consecuencias de mis acciones, pero lo que no permito es que se me atribuyan cosas en las que no he participado. Como cuando entré en el Congreso de los Diputados y fui detenido -por primera vez en la historia del Congreso de los Diputados- por protestar en una sesión parlamentaria. Yo sabía lo que me podía pasar y asumí las consecuencias. Me llevaron preso; pues muy bien, asumo las consecuencias. Pero esto que ha pasado…

No tengo miedo porque esa es la estrategia: infundirnos miedo, y cuidadito con lo que haces porque estas son las consecuencias. No me van a parar por eso, evidentemente.

¿Es posible que por ser una cara conocida la repercusión de ciertos actos tengan más repercusión ergo vayan a por ti?
Es posible, y claro que tiene más repercusión. Pero yo tampoco soy responsable de esto. El otro día yo era uno más, estaba absolutamente diluido el piquete. Yo no lideraba nada, era uno más allí. Pero claro, la policía me reconoció a mí… En fin, es lo que hay.

También has dicho que esto te afecta, laboralmente hablando.
¿Sabes lo que pasa? Que las consecuencias han sido tan brutales de lo que estaban siendo para mí que para otras personas. Muchos miles han sido asesinados, encarcelados o perseguidos de una manera mucho más brutal de lo que estoy siendo yo por la mitad de lo que estoy haciendo o diciendo. O sea, mis consecuencias están siendo insignificantes en comparación con las que están teniendo otras personas, como los miles de sindicalistas asesinados en Colombia, por ejemplo. Ya sabes, la democracia colombiana de nuestro “amigo” Uribe y Santos.

Realmente no me quejo y asumo lo que venga porque realmente soy insignificante en comparación con otras personas.

Y no te van a faltar compañeros que te respalden, ¿verdad?
Hombre. Hay millones de ciudadanos en el planeta que luchan y dicen lo mismo que yo. Miles de millones.

De ahí lo de ser cara conocida siendo un altavoz de aquellos que no pueden ser escuchados. Y sin quererlo.
Así es, sin quererlo. Además, no es mi intención y yo no represento a nadie más que a mí mismo. Eso lo tengo más claro que el agua. Pero sí sé que hay muchos miles de millones de personas en este planeta que actúan igual que yo.

Es curioso, incluso, porque los medios de comunicación rara vez hablan de tu trabajo; de tus películas o proyectos. Si mal no recuerdo, José Bono reconoció en Telecinco no haber visto ninguna de tus películas. Es extraño que además no conozca el gag del Niño Melón.
(Carcajada) Hombre, el señor Bono sabe perfectamente quién era yo porque ha visto películas mías, igual que las ha visto todo el mundo. Lo que pasa es que como el señor Bono responde con esa bajeza ética tiene que buscar un huequito para desacreditarte de la manera que pueda. Y la única que encontró este señor (tan amigo del señor Obiang, el criminal en Guinea Ecuatorial) fue para decir que no me conocía y que nunca me había visto trabajar. Allá él.

De igual manera te van a meter en el saco del PSOE, hagas lo que hagas. O sea, tus críticas son para ambos partidos, sin distinción, pero te marcan con la etiqueta de “los de la ceja”.
Eso sí que me jode (risas). Es la estigmatización y el identificar a alguien con un grupo para facilitar las cosas: es de “la ceja”. Pues una vez más, después de un millón de veces que lo he dicho, no tengo nada que ver con “la ceja”. Nunca he pedido el voto por Zapatero y jamás se me ocurriría porque el PSOE es un partido de derechas y yo soy una persona de izquierdas, por lo tanto, no puedo ser jamás de “la ceja”. En absoluto.

De hecho, en tu libro [“Razones para la rebeldía”] das caña a gente que está muy ligada al PSOE.
Sí. Es que el PSOE me parece un partido despreciable, y todos los que han trabajado en los diferentes gobiernos del PSOE me parecen gente personal y políticamente despreciables porque han trabajado a las órdenes del capital. Sólo hay que ver cómo la señora Salgado, después de salir del Ministerio, ha fichado por Endesa. Trabajan a las órdenes de las multinacionales, del capital y de los bancos. Y ya no hablo únicamente de Elena Salgado, sino también de Felipe González, José María Aznar, Joseph Piqué, Zaplana… todos los que quieras. Trabajan para las empresas privadas que privilegiaron cuando estaban en el poder. Es el premio por los servicios prestados. Y no es que lo diga yo, es que es así. Las pruebas están ahí.

Por eso mismo decía que rara vez hablan de tu trabajo. Te ligan a ciertos actos pero no hablan de Animalario, ni de “Urtain”, ni de “El Montaplatos” o de “Diamantes Negros”. En definitiva, de lo que vives.
Claro, es parte de la estrategia. Soy actor pero dicen de mí que nadie me ha visto actuar. Y que como no trabajo (según ellos) mi manera de salir en los medios es metiéndome en líos. Ese es el argumento. ¿Y qué le voy a hacer? Llevo veinte años sin para de trabajar. He hecho más de treinta películas; más de quince montajes teatrales; he hecho de protagonista en series de televisión… El que lo quiere ver, bien, y el que no… pues oye, allá ellos.

Diría que “El Montaplatos” es una obra que tiene mucho que ver con lo que está sucediendo. Es un reflejo cercano a la historia entre Caín y Abel.
De hecho, la escogimos porque es una obra que está escrita para hoy, aunque se escribió en 1958. Como todos los grandes autores, Harold Pinter estaba vigente cuando escribió sus obras y también a día de hoy. Es una reflexión sobre cómo el poder nos despoja absolutamente de todo lo que tenemos, encima riéndose de nosotros. También de cómo utiliza a los obreros en la medida de lo que puede para enfrentarlos unos a otros para así librarse del acoso a ellos mismos; al propio poder, estructuras del sistema… Sin olvidar de cómo la rebeldía –ante la injusticia provocada por el poder- se castiga incluso con la muerte.

Ya no hablamos de anular la libertad, sino de la muerte.
Sí. Y aunque no sea una muerte física por la eliminación del adversario. Por ejemplo; la reforma laboral es una condena a muerte para millones de trabajadores. Así de claro. La miseria, la desesperación, el hambre, la falta de vivienda, la falta de cultura, la de educación, salud pública… es condenar a la muerte a los ciudadanos. Y eso es justamente lo que está haciendo el gobierno de Rajoy; una declaración de guerra al pueblo español en toda regla.

¿Crees que el pueblo español va a responder?
Yo creo que sí. De hecho ya estamos respondiendo. Y la prueba de que ellos saben que vamos a responder es toda la reforma del Código Penal que están planeando. Saben que va a haber respuesta y saben lo que están haciendo porque conocen perfectamente que ni una sola de las medidas que están tomando para, presuntamente, paliar los efectos de la crisis (que en realidad es una estafa) van encaminadas a aliviar el sufrimiento del pueblo. Ni una, sino todo lo contrario; van encaminadas a terminar con los derechos civiles, los derechos políticos, los derechos laborales, el derecho a la protesta… directamente, el derecho a la libertad porque nos van a meter en la cárcel por protestar. Ellos saben lo que están haciendo y saben cual va a ser la reacción del pueblo, por eso se están preparando.

Volvemos a lo mismo de antes: cualquier protesta, por pacífica que sea, se terminará equiparando al terrorismo, ergo la violencia será mayor.
Claro. Si sentarme en medio de la Gran Vía y cortarla supone la misma pena que tirarle un cóctel molotov a la policía… ¿Nos están llamando para que tiremos cócteles molotov? Pues cuidado, no caigamos en eso porque es lo que están buscando. Sigamos por donde estábamos yendo porque lo estábamos haciendo bien.

Entonces, ¿crees que hay salvación aunque haya que pasar por la violencia?
Creo que nunca en la historia de la humanidad se la ha ofrecido la libertad al pueblo gratis. Nunca. Siempre que se ha conquistado la libertad ha sido mediante las armas. Y no porque el pueblo tenga sed de violencia ni de venganza o porque le gusten las armas, sino porque la reacción del poder siempre es ultraviolenta.

En este último año, desde el 15-M hasta ahora, los únicos que han ejercido la violencia han sido los cuerpos de fuerza y seguridad del Estado, ya sea la Ertzaintza, Mossos d’Esquadra, Policía Nacional… Pero el pueblo no ha ejercido ningún tipo de violencia. Entonces, cuando ves que el pueblo no ejerce ningún tipo de violencia pero el poder sí lo hace y de la manera más brutal, al final no queda otra solución que la de dar otro puñetazo contra otro puñetazo o un pelotazo contra otro pelotazo. No digo que sea la única manera, pero es que el poder no está dispuesto a renunciar a sus privilegios de manera pacífica. En absoluto. Para eso tienen a sus cuerpos de fuerza y seguridad del Estado. Además, fíjate cómo se dice el nombre: dicen que están para proteger al ciudadano, pero no es así. Cuerpos-de-fuerza-y-seguridad-del-Estado. Están para proteger al Estado y a los privilegios de los que lo sustentan.

Ya sabes, no hay revolución sin sangre.
Desgraciadamente es así. Dicen que nos podemos manifestar y salir a la calle siempre y cuando no ejerzamos la violencia, pero si lo hacemos quedaremos deslegitimados. Salimos a la calle, nos sentamos en el suelo en Plaça Catalunya y vienen los Mossos d’Esquadra repartiendo hostias con una saña, con una violencia y con un sadismo que pocas veces se ha visto. Entonces, ¿de qué me están hablando? O sea, ¿yo no puedo ejercer la violencia pero tú sí? Ya lo dijo Rubalcaba: “el Estado tiene la exclusividad de la violencia”. ¿Por qué? ¿Quién te lo ha dicho?

Suena muy “1984”…
Totalmente. Es que estamos viviendo una situación muy parecida. Y la Ley Sinde viene a apoyar todo eso, a tener un control absoluto de todo el estado de nuestras comunicaciones, de nuestros mails, de nuestros perfiles de Facebook, de nuestros móviles… de todo. Eso es la Ley Sinde también.

Justamente, la Ley Sinde o la SOPA pretenden poner puertas al campo y meter miedo.
De hecho, ya están cerrando páginas de intercambio de archivos a saco. La Ley Sinde, con la excusa de la protección de los derechos de la propiedad intelectual y de los derechos de autor, realmente lo que están haciendo es abrir las puertas a un control brutal de las comunicaciones por parte del Estado y de los que mandan.

Estamos gobernados por delincuentes, así que van a ejercer la delincuencia siempre que puedan. Y con total impunidad, además.

Curiosamente, aquellos que llamaban delincuentes a los que se compraban un reproductor de Mp3 (previo pago del canon) han terminado detenidos por desfalcar miles de millones.
Exactamente, y eso es así. ¡La SGAE nos ha llamado ladrones! Y además con todas las letras. Nos lo han llamado unos señores que, presuntamente, han cogido todo el dinero ingresado del canon digital y se lo han repartido entre ellos. ¿Y éstos son los que nos llamaban ladrones a nosotros? ¡Es un cachondeo!

Yo no soy socio de la SGAE, pero me jode ver a todos los socios que han mantenido la boquita cerrada durante todos estos años mientras se nos aplicaban leyes preventivas. En previsión de que tú puedas cometer un delito voy a cobrarte un plus por la fotocopiadora, por el ordenador, por el móvil… no vaya a ser que intercambies una canción de Alejandro Sanz. O sea, somos delincuentes preventivos, somos presuntos delincuentes todos los ciudadanos. Todo eso que cobra el Estado con nuestro dinero y con nuestros presupuestos se lo da directamente a la SGAE para que ellos, sin ningún control, lo distribuyan como les de la gana. Por supuesto, no ha llegado a los autores porque se lo han quedado, presuntamente, entre ellos.

Al fin y al cabo somos el enemigo.
Sí. El pueblo siempre es el enemigo. Siempre es el culpable, el responsable y siempre es el que paga. ¿Quiénes están en las cárceles? No veremos a un banquero porque en las raras veces en las que se les juzga y las rarísimas veces en las que se les condenan llega el Gobierno y los indulta, sea el PSOE o el PP.

Los policías a los que rara vez se juzga y casi nunca se les condena por torturas (como los cuatro Mossos d’Esquadra por torturas), cuando se les condena, llega también el Gobierno y los indulta. Por lo tanto; cuerpos de seguridad del Estado, banqueros, empresarios, grandes fortunas… tienen impunidad absoluta para hacer lo que les de la gana.

Así estamos, que todavía no se ha aclarado nada sobre el caso GAL.
Por ejemplo. Malos tratos y torturas siempre ha habido y seguirán existiendo en este país a manos de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Lo dicen todas las organizaciones internacionales y lo dicen los hechos. Ha habido policías de cualquier cuerpo del Estado (sean autonómicos, nacionales o municipales) que han sido condenados en firme por torturas y malos tratos. Todos y cada uno de ellos han sido indultados después por el Gobierno. Eso es un mensaje para decirle a la policía que pueden estar tranquilos, que no pasa nada. Veremos que pasa con el responsable de la muerte de este chaval que murió el otro día en Bilbao.

Bueno, ahora dicen que están investigando porque fue por una pelea y que la Ertzaintza lanzó el pelotazo para diluirla.
Sí. Y parece ser que el pelotazo fue a bocajarro, que era un chaval que estaba tomando una caña… En fin. ¿Qué va a pasar con esos policías?

Es querer apagar el fuego con gasolina.
Claro. Ahora salen diciendo que habrá una investigación exhaustiva, pero no es cierto, no habrá ninguna investigación. Ya me gustaría a mí que la hubiera y que hubiera responsables que pagaran las consecuencias. Pero lo dudo.

Es bastante utópico que paguen ellos las consecuencias.
Y lo es, pero lo es porque no lo han hecho nunca.


Stacie Collins: Al filo y al límite.

Publicado en

“En general, ser un artista independiente sin ningún dinero que te respalde es frustrante”.

Se dice que detrás de todo hombre hay una gran mujer. En este caso se puede aplicar una frase parecida, aunque el concepto acaba destruido. Stacie Collins se ha rodeado de una auténtica banda de grandes nombres para fomentar la palabra del Rock. Después de “Stacie Collins” y “The Lucky Spot” llegó “Sometimes Ya Gotta” y la rabia contenida del Rock maquillado de Blues. ¿Alguien da más? Ella misma se defiende a cara descubierta. Simplemente no hay que temerla, sino comprenderla.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.
Publicada en Popular 1

Eres energía y eres el puto Rock and Roll. ¿Deberían tenerte miedo los hombres?
¡Gracias por el cumplido! No, yo no creo que los hombres deban de temerme, sino todo lo contrario. A la mayoría de los chicos les encantan las chicas que no tienen miedo a nada y que se tiren al barro para acabar perdidas. El Rock and Roll no es bonito. ¡No se puede tener miedo a sudar!

¿Pero crees que hay que ser un poco hostil para estar haciendo Rock and Roll? El Rock and Roll es un terreno todavía poco transitado por las mujeres.
Tengo una frase favorita que dice así: ‘No vayas por donde el camino te lleve, sino por donde no hay camino para poder dejar el rastro’. Me gusta hacer algo que ninguna otra mujer ha hecho antes. Incluso si es difícil.

Entonces, ¿qué es lo que te motiva para hacer música, Stacie?
Me encanta crear música cada noche en el escenario con mi banda y para el público. Poder hacer de ese sitio un lugar muy mágico y marcar a la gente que vaya a verme.

¿Crees que sin una ciudad como Nashville no existiría tu música?
Nashville ha sido fantástica para mí, pero la experiencia de todos aquí es diferente. Me encanta esta ciudad porque tiene una gran energía y mucho talento, pero gracias a Internet, cualquier persona puede tener una carrera musical en estos días, sin importar donde vivan. Sin embargo, creo que es mejor si tú vives en una comunidad creativa musical que te inspira. Y Nashville lo hace conmigo.

Lo que está claro es que el Estado de Tennessee tiene “algo” en su tierra que todo lo que florecer termina siendo leyenda del Rock. ¿Piensas que esa leyenda está sobrevalorada?
Sí, es verdad que hay un montón de músicos cojonudos viviendo aquí. Eso es parte de su frescura. En cuanto a lo de que si Nashville está sobrevalorada; tú puedes salir cualquier noche de la semana y conseguir rockear en cualquier lugar donde te presentes en esta ciudad. Tratamos de mantener lo bueno de vivir aquí. ¡Un secreto para que no nos inunden con más tráfico!

¿Crees que esto puede condicionar a bandas que están empezando?
Depende. Es un buen lugar para vivir y llevar a cabo el negocio de la música. Pero puede ser un inconveniente por el número de bandas que hay aquí. ¡Tal vez sería mejor que ser de algún otro lugar!

También me pregunto si tú ya soñabas con ser alguien en el Rock and Roll.
Ser relevante en cualquier cosa es un pensamiento maravilloso y mucho más en el mundo del Rock and Roll. Me encanta ser una música y estoy feliz de ello cuando me pongo a tocar con mis amigos y algunos de los mejores músicos de este negocio.

¿Te ha resultado muy complicado llegar hasta donde estás ahora?
En general, ser un artista independiente, sin ningún dinero que te respalde es frustrante. Sin embargo, decidí hace mucho tiempo que no podía estar sentada y esperar a un permiso para tener una carrera musical y ser así descubierta. En su lugar, empecé mi propia editorial para poder mantener todas mis canciones y mi propio sello discográfico, llamado REV Records. Acababa de comenzar la edición de mis propias cosas y confiaba en que a la gente le gustaría. Por suerte para mí lo hicieron.

Ese camino ha sido creado por tres discos: “Stacie Collins”, “The Lucky Spot” y “Sometimes Ya Gotta”. ¿Piensas que cada último disco es mejor que el anterior?
Hacer discos es muy parecido a dar a luz. Se necesita mucho tiempo y al final esperamos no tienen un bebé feo. Uno nunca está seguro de si va a ser capaz de superar lo anterior. Creo que a veces, tienes que lograr ser y hacer todo de mejor manera a la anterior, pero realmente me gustan todos por diferentes razones.

Además, ¿alguna vez pensaste que el último iba a ser el definitivo?
Buena pregunta. Nunca he tenido el dinero adecuado para hacer mis discos, así que es siempre una posibilidad de que cada uno de ellos sea el último. Pero yo no me doy por vencida cuando me decido a hacer algo. Me imagino que de alguna manera tengo que hacer que esto suceda. Y también he tenido un montón de ayuda en el camino.

No obstante, la crítica opina que “The Lucky Spot” es mucho mejor. Más estable. “Ain’t Love” te dio a conocer mucho más allá de las fronteras americanas. Digo esto porque “Sometimes Ya Gotta” tiene más Blues que todos los anteriores. Pero también es cierto que hay más rabia.
Gracias, pero no estoy de acuerdo. ‘The Lucky Spot’ tiene más canciones de Blues que ‘Sometimes Ya Gotta’. Éste es, sin duda, el disco más Rock que he podido hacer. Aunque si prefieres Blues entonces, tal vez, ‘The Lucky Spot’ sería mejor.

Entonces, ¿cuál es tú opinión sobre ese álbum?
Me gusta ese disco, pero las opiniones son como las personas estúpidas. Todo el mundo conoce alguna. Tiene algunas canciones especiales en él y estoy feliz de que otros se sumerjan dentro de ese disco. Sin embargo, creo que a mucha gente dirá que ‘Sometimes Ya Gotta’ es el mejor trabajo con respecto a los dos, por lo que todo depende de gustos personales.

¿Y qué te parecen las buenas críticas?
Creo que es porque la música es fresca y emocionante en una forma familiar de edad. Además, mi marido, el bajista y co-escritor Al Collins escribe grandes canciones con la que la gente puede identificarse.

Otro detalle que veo es que entre cada disco ha pasado mucho tiempo. ¿Te tomas con mucha calma la creación de los discos por gusto o por obligación de otros factores externos?
En realidad es un poco más complicado de explicar. Escribir, grabar y lanzar el álbum es una de las cosas más difíciles que puedes hacer como artista independiente. Se necesita tiempo, dinero, energía, recursos, canciones y músicos. Así que muchas piezas del rompecabezas son necesarias para hacer que todo suceda. Cuando todo se alinea tienes un nuevo disco. Dicho esto, algunos artistas están obligados a poner un tiempo o fecha a los trabajos ya que tienen un ‘contrato de grabación’ que les obliga a lanzar algo todos los años, ¡incluso si es una mierda! Me gusta pensar que hago la mejor música que puedo, sin ninguna restricción y sin plazos o fecha de caducidad.

Sin embargo, está Dan Baird en la producción. Además, por segunda vez. ¿Cómo es trabajar con un adicto al trabajo –como él es- más allá del genio?
Hemos trabajado juntos en el estudio y en el camino en los últimos seis o siete años y me parece que él es una gran inspiración. Tiene un ritmo fresco y un método especial de sacar el mejor partido de todo el mundo en el estudio, especialmente cuando se trata de mí. Hace que la grabación sea un proceso divertido e indoloro.

¿Qué parte del trabajo te resulta más gratificante?
Pues llegar a viajar alrededor del mundo tocando en una banda de Rock junto con mi marido y conocer mucha gente interesante. Me encantan las amistades y relaciones que se hacen a través de la música. Es un regalo que sigue dando sorpresas”.

En las canciones, ¿prefieres tener más energía en las letras o en la música?
Mis puntos fuertes son los ‘ganchos’ y las melodías, pero yo no escribo letras de canciones. Mi pareja es el autor principal en la banda y el que a veces puede co-escribir con los demás. Mi forma favorita de escribir es cuando está sentado detrás de la batería con una armónica al cuello y un micrófono. Al instala su amplificador y Telecaster para empezar a trabajar por ahí. Es muy divertido.

¿Qué significa Al Collins para ti?
No tendrías ni tiempo ni espacio suficiente como para escribir la respuesta a esta pregunta. Digamos, sin Al no habría Stacie Collins.

Y tienes además una gran banda de All-Stars. Warner E. Hodges, Eric Borash, Dan Baird, Jimmy Lester y como no, Al Collins. Eras muy afortunada.
Sí. Me siento una chica muy afortunada.