Canal RSS

John Mayall: La traición sobre la piel.

Publicado en

Como músico de blues que he sido siempre, la honestidad es la bandera con la que me expreso”.

Tal vez algo irregular, la última etapa de británico John Mayall ha llevado su carrera a pasar por cambios bastante drásticos y notables, como la disolución de The Bluesbrakes (como banda) tras haberse fundado en 1963. La primera disolución llegó en 1967, para más tarde volver a reunirse en 1982. Desde entonces han seguido rodando y cambiando de componentes. Mick taylor, Eric Clapton, Peter Green o Harvey Mandel han sido los nombres estelares de un conjunto que ha acompañado al bluesman en diferentes episodios de su vida discográfica. A tenor de haber sido intermitente en los ochenta, mayall no se ha detenido en la experimentación y en el trabajo, pues su último trabajo en ver la luz en 2009 (“Tough”) es la antesala de “John Mayall – Live in London”, un DVD en directo grabado durante la pasada gira.

TEXTO: CHARLY HERNÁNDEZ.
Publicado en Popular 1 / Nº 454, Agosto 2011

Dejando atrás a The Bluesbreakers, ahora usted se acompaña de una banda integrada por músicos como Rocky Athas, Rzab Greg, Jay Davenport o Tom Canning. Reparando en su pasado e historia, se aprecia que usted supo seleccionar a cada uno, algo así como un all-stars. ¿Qué criterio tiene a la hora de buscar (que no encontrar) músicos para una banda?
Bueno, en primer lugar, Tom Canning dejó la banda el año pasado y desde entonces hemos sido un cuarteto. En cuanto a la creación de la música y la organización de una banda siempre me he guiado por mis instintos. Nos hemos dado cuenta que este formato da la oportunidad de explorar con mayor éxito la dinámica y por lo tanto, es más divertido enfrentarse a ciertos desafíos.

Escuchando “Tough” uno se da cuenta de que el blues vuelve a ser la tónica general. Destacable de este trabajo son: ‘Nothing to do with love’, ‘Tough times ahead’ o ‘How far down’ entre otros, que suenan como el blues del delta del Mississippi. ¿Tanto da de sí una vivencia o historia para acabar formando parte de su cancionero?
De las canciones que he escrito, las letras están destinadas a ser lo que son y son muy explicativas. Por ejemplo, mi sobriedad de los últimos veinte años o más, y también mi fe en el rock and roll clásico, además de mi disgusto por los mensajes denigrantes y negativos de la música rap. Todas las demás canciones fueron escritas por otras personas, pero absolutamente todas me atrajeron por su relevancia social y emocional.

Bueno, ‘Slow train to nowhere’ parece una obra muy autobiográfica en busca de la redención, incluso el título del álbum tiene un significado especial, como una declaración de intenciones.
“Pues ‘Slow train to nowhere’ es sólo un resumen de lo que el mundo está atravesando actualmente, y la verdad, es de nuevo un tema con el que todos pueden sentirse identificado, al menos así lo espero.

Por supuesto que usted tampoco se ha alejado demasiado del desarraigo a través de varias etapas, como lo fue en el jazz acústico, el blues no ortodoxo… pero siempre con el blues como trasfondo. ¿Qué importancia le da el cambio de sonido con cada nuevo proyecto?
Sinceramente, no veo ninguna diferencia por mi enfoque ahora o lo largo de mi carrera. Como músico de blues que he sido siempre, la honestidad es la bandera con la que me expreso. Es la emoción que me lleva, ya sea una observación oscura o una celebración de la vida, pero siempre con una buena dosis de optimismo. Esa ha sido siempre la función del blues, y no conozco otra manera.

¿Tiene planes de trabajar en un nuevo álbum, o prefiere relajarse y disfrutar de la gira?
El pasado mes de Noviembre se hizo una retransmisión en vivo desde Londres. Con ello se está preparando un nuevo dvd que se podrá obtener en nuestro sitio web y también espero esté a disposición del público que asista a nuestros conciertos. Se llamará “John Mayall – Live in London”.

Suele tener presente algo de lo que hablaba en los años sesenta y setenta; el amor libre, el sexo, las drogas, la represión policial…, etc. Como anécdota, en España durante la dictadura, la canción ‘Looking at tomorrow’ fue censurada porque le encontraron una temática homosexual. Tal y como dijo Eric Burdon, ¿trata usted de utilizar siempre la poesía y letras de las canciones como un arma contra la injusticia?
Creo que históricamente todos los músicos de blues aprovechan sus propias experiencias de la vida en todas sus facetas, y esto incluiría las observaciones de lo que pasa en el mundo que nos rodea, día a día. Como dice Eric Burdon; nosotros, como cantantes y músicos, todos los medios que tenemos para expresar nuestra opinión y puntos de vista son a través de la música. Esto ha sido siempre así, para los artistas y escritores y cualquier persona con una voz en las artes.

Un arma para esto también puede ser la guitarra, tanto en su sonido y estética, además de que cada músico tiene su fetiche, como BB King con la Gibson ES-355 “Lucille” o la Stratocaster “Blackie” de Clapton. ¿Cuál diría usted que es su “arma”?
La verdad es que eso es algo que no me ha importado demasiado. Suelo decantarme por una guitarra barata que, sin embargo tiene que tener buena acción y buen sonido, entonces es perfecta para descuartizarle el cuerpo y así personalizarla a mi manera. Sin embargo, mi guitarra preferida es la Rickenbacker de doce cuerdas.

Otro “luchador” es Johnny Winter, cansado físicamente pero rejuvenecido cuando toca. Aunque la edad hace mella en todos nosotros, ¿Qué es eso que puede tener el blues que puede hacer a un músico más que eterno, inmortal?
No tengo idea. Sin embargo la música es una fuerza energizante y aporta lo mejor de todos nosotros, tanto si somos músicos como si somos espectadores u oyentes.

Y hablando de rejuvenecer, ¿qué nuevos guitarristas le han llamado más la atención? John Mayer, por ejemplo, que a pesar de su juventud cuenta con una curiosa carrera teniendo un bagaje ciertamente interesante, aunque no termina por ser muy aceptado…
Veamos, cuando me hablan de John Mayer no me viene exactamente a la mente la imagen de uno de los jóvenes guitarristas. En cambio hay guitarras adolescentes como Eric Steckel y Shannon Curfman que han llegado a dominar el instrumento a una edad increíblemente temprana. Echa un vistazo a la canción ‘Kids got the blues’ con Eric y Shannon en mi disco “Along for the Ride”.

Y ya que mentamos esto de la edad. Los amigos, la memoria… van y vienen, ¿cree usted que lo mejor es jubilarse, o por el contrario morir -como se suele decir- con las botas puestas?
Creo que el tiempo que un músico tiene y dispone es la energía física y competencia para dar el 100%. No creo que la jubilación sea una opción mientras haya público para apreciar el trabajo.


Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: